Hoteles visitados Hoteles Relacionados Ayuda Icono Teléfono 1 800 227 23 56 | Barceló Agents |

Cerrar
my Barceló

Encuentre
su hotel

Introduzca hotel o destino Cerrar

Barceló
Monasterio de Boltaña

Seleccione fechas y personas

Su elección

Barceló
Monasterio de Boltaña

Buscar otro hotel


Hoteles


Destinos

Temáticas

Hoteles con temática

Paises

Si conoce el nombre del hotel o la ciudad que busca, escríbalo.

Si no, le ofrecemos otras opciones de búsqueda:

VER MAPA VER LISTADO
Fechas de estancia:
Número de noches:
Personas/Habitaciones:
Descuento (opcional) Ver descuentos
Abrir Cerrar

Mi Barceló

  • Suscríbase al canal de YouTube aquí

Mapa de España

Mapa Huesca

España datos de interés

Moneda: euro

Hora oficial: UTC + 2 en verano. UTC + 1 en invierno

Idioma oficial: español

Electricidad: 220 V

 > 
 > 
 > 
 > Hotel Barceló Monasterio de Boltaña

Información del destino

País

España por su diversidad y cultura es uno de los destinos más atractivos del mundo. País de buen vivir, sus gentes disfrutan de la vida en la calle y en compañía.

España es diversa, cada región tiene sus propias tradiciones y gastronomía. Tierra de vinos y de alegría, de flamenco, de danzas y tradiciones. España sorprende a quienes lo visitan.

Además de su increíble y variada cultura, de la amabilidad de sus gentes, descubrirá un país de contrastes, de magnéticas ciudades e increíbles parajes naturales. Viaje por el interior de esta rica península para descubrir la España más castiza, descubra los mágicos parajes del Norte de España, con increíbles praderas y verdes bosques, regados por el Atlántico.

O su costa mediterránea e islas, frescas y verdes, donde la brisa del mar hará de su estancia algo inolvidable. Sin dejar de mencionar la rica Andalucía, inspiración de artistas de renombre como Hemingway.

Esto es España, un país que embruja a quienes lo visitan, una musa que embriaga.

Descripción de la zona

Con una historia de más de de 2000 años de antigüedad encontramos la ciudad de Huesca, situada en la fértil comarca de la Hoya. El Coso, límite de las antiguas murallas medievales, delimita un interesante entramado urbano que se encuentra presidido por la Catedral.

Y si quiere disfrutar de la cultura, Huesca le ofrece un rico patrimonio cultural y natural que atrae cada año a miles de visitantes. Podrá admirar los bellos parajes naturales en el Parque Natural de los Cañones de Guara, a tan solo unos kilómetros de la capital y donde tendrá la oportunidad de realizar deportes al aire libre como el barranquismo, entre otros muchos.

Venga a conocer Huesca y pasee por sus parques para admirar las esculturas de Coscolla o Ramón Acín, cuyas Pajaritas son el emblema de esta hermosa ciudad.

Gastronomía de Huesca

Las carnes y los embutidos son dos de los principales reclamos de las excelencias culinarias de Huesca.

El cordero asado, con la Denominación de Origen Ternasco de Aragón, es uno de los platos más emblemáticos de toda la región.

Lo mismo ocurre con el bacalao, un ingrediente indispensable en la elaboración del ajoarriero de Huesca, hecho a base de bacalao, aceite y ajo.

Otra opción son los huevos al salmorejo, una especie de huevos escalfados con carne y embutido.

En cuanto a los postres típicos, cabe mencionar las castañas de mazapán y las colinetas.

Además, en la provincia de Huesca se producen excelentes vinos con Denominación de Origen Somontano.

Visitas

Visitas culturales

Los años de historia que han pasado por esta Comarca, que una vez fue Reino, han hecho que los paseos por ella nos devuelvan a épocas pasadas.

Desde el primitivo Dolmen de Tella, pasando por las distintas fortalezas y castillos (Boltaña, Alquezar, Abizanda, L'Ainsa…), ermitas e iglesias (San Juan de Toledo, Tella, San Vicente de Labuerda…), nos muestran vestigios del pasado que fue.

Tantos años de historia, tanta mezcla de culturas, hacen que no resulte extraño encontrar un centro budista (Panillo) cerca de un santuario cristiano (Santuario de Torreciudad).


Visitas a bodegas

Fértiles suelos resultado de un pasado volcánico, llanuras de tierra que dan paso a los Pirineos, clima frío en invierno y templado el resto del año, hacen que sea zona de extensos viñedos con sus respectivas bodegas que podrán visitar bajo petición de hora (Olvena, Viñas del Vero, Enate, Otto Bestué…).

*Domingos cerrado.


Excursiones

Territorio extenso que va desde la tierra plana del prepirineo hasta los jóvenes picos del Pirineo, nos ofrece numerosas excursiones de todos los niveles y para todos los públicos:

· Valle de Pineta (Marboré, Lagos de la Larri…)
· Valle de Ordesa (Cola de Caballo, Gradas de Soaso…)
· Valle de Añisclo (Ermita de San Urbez, Nerín, Cueva del Moro…)
· Bal de Chistau (Basa de la Mora, Puerto de Sahún…)
· Parque Posets Maladeta
· Geoparque
· Fortalezas de Sobrarbe: Muro de Roda (s.XI), en el valle de La Fueva. Es la segunda en importancia en la provincia de Huesca, detrás del Castillo de de Loarre)
· Monasterio de San Victorían: Fue uno de los monasterios más importantes y con más poder de la península ibérica, así como uno de los más importantes lugares históricos de la Comunidad de Aragón

El condado y reino de Sobrarbe

Sobrarbe es uno de los tres condados que formaron Aragón. Fue uno de los condados de la Marca Hispánica, cuya oscura historia fue entrelazada con leyendas en la época de Íñigo Arista de Pamplona, primer rey de Navarra y al parecer conde de Sobrarbe.

En el siglo X, el condado de Sobrarbe fue absorbido por el condado de la Ribagorza. Sancho el Grande de Navarra aprovechó las dificultades del territorio, usando sus derechos como descendiente de Dadildis de Le Pailhars para realizar la anexión en 1016–1019. Más tarde dividiría sus territorios entre sus hijos, dejando al tercero, Gonzalo Sánchez, como rey de Sobrarbe y Ribagorza. Tras la muerte de Gonzalo en 1038, el territorio pasó a su hermano, Ramiro I de Aragón, con lo que se conformó el primitivo territorio del reino de Aragón.

· Capitales: Boltaña y Aínsa
· Superficie: 2.202,70 Km2
· Población: 7.764 habitantes (2009)

Boltaña

A la llegada al territorio de los romanos, la villa era la capita de la llamada Boletania, lo que parece ser el antecedente etimológico del nombre actual. Sin embargo, el núcleo de población se encontraba en el paso entre el actual castillo de Boltaña y el río Ara, recibiendo de los romanos el nombre de Municipium Boletanum.

El castillo es de origen árabe, emplazado en la cima del llamado monte de San Martín, y su existencia está atestiguada ya en el reinado de Sancho Ramírez de Aragón, que confió su custodia a Jimeno Garcés para hacer frente a las incursiones musulmanas en el Sobrarbe.

Antes de la conquista cristiana, Boltaña era únicamente una fortaleza desde la que los musulmanes impedían el avance cristiano por la cuenca del río Ara, y se tiene constancia de que Abderramán III nombró como gobernador del lugar a Amrus ibn Muhammad. Se desconoce la fecha exacta en que tuvo lugar la reconquista cristiana, pero se sabe que en el año 941 el rey de Pamplona García Sánchez I de Navarra contaba a la villa de Boltaña entre sus posesiones.

En el siglo XI, durante el reinado de Sancho Garcés III de Navarra, la plaza de Boltaña estuvo a cargo de so sobrino Jimeno Garcés (desde 1028 hasta 1031); y de Sancho Galíndez entre 1036 y 1080, bajo el reinado de Ramiro I de Aragón. Esto nos da una idea de la importancia estratégica que en esos momentos poseía Boltaña.

Durante el siglo XII, a diferencia de lo acontecido durante el siglo anterior, Boltaña pierde importancia en favor de Aínsa, que ya había sido conquistada por el reino de Aragón, especialmente después de la concesión a la misma de una carta puebla en 1124 por parte del rey Alfonso I de Aragón, El Batallador. Durante los siglos posteriores, se acentuó el proceso de constante decadencia de Boltaña frente a Aínsa, hasta el punto de que llegó un momento en que, jurídicamente, Boltaña pasó a ser considerada una mera dependencia o aldea de Aínsa.

En 1430 se concedió el señorío de Boltaña a Juan de Bardají, pero tras la oposición de los infanzones del lugar el rey Alfonso V de Aragón revocó la concesión y los derechos revirtieron a la Corona de Aragón.

Como Patrimonio cultural en Boltaña encontramos:

· Castillo de Boltaña, de origen musulmán, conocido popularmente como el castillo de los condes de Sobrarbe, y que tiene la peculiaridad de poseer una torre del homenaje de planta hexagonal. Está catalogado como bien de interés cultural de Aragón
· Iglesia parroquial, antigua Colegiata de San Pedro, de estilo románico, del siglo XII, remodelada en el siglo XVI
· Plaza mayor, dotada de amplios soportales
· Puente a las afueras, sobre el río Ara, de estilo románico. Se puede contemplar desde la entrada a las instalaciones del hotel Barceló Monasterio de Boltaña
· Real Monasterio de San Victorián, BIC en restauración
· Monasterio del Carmen, rehabilitado como hotel Barceló Monasterio de Boltaña
· Biblioteca municipal, la más antigua del Pirineo aragonés, y poseedora de los índices de lectura más altos de Aragón

Aínsa

Está situado en el alto Pirineo de Huesca, en la comarca del Sobrarbe. Es, junto con Boltaña, la cabeza histórica de la misma, del antiguo condado y posterior reino del Sobrarbe.

Su núcleo original, que se emplaza en un promontorio sobre la confluencia de los ríos Cinca y Ara, está formado por dos calles casi paralelas, la calle Mayor y la de Arriba, y por la plaza Mayor que se sitúa a continuación del castillo y éste enfrente de la explanada donde la leyenda sitúa el milagro de la aparición de la cruz de fuego sobre una carrasca que dio la victoria a las tropas cristianas al mando del rey García Jiménez.

Con clara distribución medieval, el casco histórico de Aínsa está declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1965. Actualmente es un centro turístico de relevancia en toda España.

Aunque la leyenda sitúa el nacimiento de Aínsa en la conquista de la plaza por las tropas del rey Garcí Ximénez en el año 724 gracias al milagro de la cruz de fuego (desde el siglo XVI hay una cruz en el lugar donde supuestamente ocurrieron los hechos) las fuentes históricas apuntan que los musulmanes no llegaron a establecerse en esta tierras.

El castillo de Ainsa, que data del siglo XI, formó parte de la línea de defensa de los territorios cristianos (línea que se extendía hasta Abizanda), y se convirtió en el embrión de la villa, que en tiempos de la Edad Media fue amurallada, y se convirtió en la capital del condado de Sobrarbe que perteneció al reino de Nájera-Pamplona (antes de que éste diera lugar al Reino de Navarra) y luego se integrara en el reino de Aragón.

En 1124 el rey Alfonso I el batallador otorgó la Carta puebla por la que se beneficiaba a sus habitantes con el fuero de Jaca. La importancia de la plaza llevó que la iglesia de Santa María fuera concebida también como defensa, tal y como atestiguan las saeteras de su torre.


Siglo XX

La pérdida de importancia de la comarca del Sobrarbe llevó a una relajación de la actividad de Aínsa que se mantuvo en un estado de subsistencia hasta principios del siglo XX cuando las actividades tradicionales se vieron perturbadas con los planes de construcción de diferentes presas, pantanos y otros sistemas hidráulicos, destinados a la producción de electricidad y al suministro de agua para la llanuras del Ebro.

Esta actividad llevó a la expropiación y pérdida de las mejores tierras de cultivo de los valles y a la emigración de sus gentes. Muchos de los pueblos vecinos vieron cómo desaparecían la totalidad de sus habitantes y en otros como éstos disminuían drásticamente. Esto llevó a que pasaran a depender del ayuntamiento de Aínsa.

La limitación de recursos de todo tipo que la baja densidad de población y la complicada orografía provocan llevaron a una crisis importante a mediados del siglo XX. Esta crisis fue superada mediante el recurso turístico y el florecimiento del turismo rural y natural.

La creación de varios parques naturales y naturales, primero el del Ordesa y Monte Perdido seguido de otros como el de la Sierra de Guara y la afición a la montaña y a los deportes de aventura se convirtieron en la actividad económica más relevante...

El propio núcleo urbano original de Aínsa es en sí mismo un monumento digno de visitarse, tal como se reconoció en su declaración de Conjunto Histórico Artístico. Dentro de él destacan:

· Castillo de Aínsa, data del siglo XI y XVII siendo una obra de varios siglos que conserva muy pocos elementos del original edificio románico
· Iglesia parroquial de Santa María, románica iniciada en el siglo XI y finalizada en el siglo XII. Se consagró en 1181. De sencilla portada de cuatro arquivoltas apoyadas en otros tantos pares de columnas de capiteles labrados
· Plaza Mayor, presidida por el edificio del ayuntamiento y abierta al castillo, se rodea por soportales en ambos lados. En estos soportales se ubican sendas prensas comunitarias en las que se realizaba la prensa de la uva.

Historia del Monasterio de Boltaña (s. XVII)

El Monasterio de Boltaña fue construido a mediados del siglo XVII por la Orden de los Carmelitas Descalzos, sobre una vieja ermita. Los monjes carmelitas se asentaron justamente en Boltaña por ser un lugar tranquilo, bello, fértil, por estar a la orilla de un río caudaloso y por un valle, protegido por la cordillera pirenaica de los vientos del norte, por un apacible microclima soleado y mediterráneo. Es más, se cuenta que los primeros asentadores del pueblo de Boltaña, también lo eligieron por estas características y precisamente le dieron el nombre de Boltaña, que en galeico significa “hermoso lugar” o “tranquilo lugar”.

El núcleo antiguo sobre el que se construyó el convento era la ermita del Espíritu Santo. Justo encima se ubicó la Iglesia, de época barroca. Típica de los Carmelitas Descalzos, es una de las que se conservan puras de esta Orden. De planta de cruz latina, con bóveda de cañón y serie de capillas a la entrada de la nave principal. Estructura de arcos curvos, de muy buenas proporciones y una superficie de 600 m2 aproximadamente.

El claustro antiguo se encuentra en el corazón del edificio, en cuyo centro hay un patio cuadrangular, rodeado de dos pisos en galería abovedada.

Tras la desamortización de Mendizábal (1835 – 1836), los monjes que habitaban el monasterio tuvieron que abandonar el edificio y el monumento pasó a manos de sucesivos propietarios que continuaron con la explotación agrícola y ganadera.

Sobre 1920, el monasterio fue adquirido por el Dr. Isaac Noguera, cirujano reputado de Barcelona y oriundo del Sobrarbe, y reconvertido en sanitario para tuberculosos. El clima era muy conveniente para personas con problemas respiratorios. Posteriormente, el sanatorio quedó como dispensario de medicinas hasta que nuevamente fue reconvertido para otro uso. En este caso se convirtió en albergue. Así estuvo unos años hasta que el propietario lo vendió al grupo empresarial que actualmente lo posee, quienes tras ardua tarea de restauración lo trasformaron en hotel, y como tal abrió sus puertas en julio del 2005.

Desde el Barceló Monasterio de Boltaña, le invitamos a que descubra parte de la historia de nuestro establecimiento y sea testigo de su presente y futuro mas cercano.