Cerrar
 

Hoteles visitados Hoteles Relacionados Ayuda Icono Teléfono 1 800 227 23 56 | Barceló Agents |

Cerrar
my Barceló
Vistas del hotel Barceló Aranjuez

Encuentre
su hotel

Introduzca hotel o destino Cerrar

Barceló
Aranjuez

Seleccione fechas y personas

Su elección

Barceló
Aranjuez

Buscar otro hotel


Hoteles


Destinos

Temáticas

Hoteles con temática

Paises

Si conoce el nombre del hotel o la ciudad que busca, escríbalo.

Si no, le ofrecemos otras opciones de búsqueda:

VER MAPA VER LISTADO
Fechas de estancia:
Número de noches:
Personas/Habitaciones:
Descuento (opcional) Ver descuentos
Abrir Cerrar

Mi Barceló

  • Síganos en Facebook aquí
  • Síganos en Twitter aquí
  • Síganos en Google+ aquí

Mapa de España

Mapa Madrid

España datos de interés

Moneda: euro

Hora oficial: UTC + 2 en verano. UTC + 1 en invierno

Idioma oficial: español

Electricidad: 220 V

 > 
 > 
 > 
 > Hotel Barceló Aranjuez

Información del destino

País

España, por su diversidad y cultura, es uno de los destinos más atractivos del mundo. Su singularidad, clima, dieta mediterránea y calidad humana de su población, entre otros aspectos, le han proporcionado fama de buen país para vivir.

España es diversa; cada región tiene sus propias tradiciones y gastronomía. Tierra de vinos y de alegría, de flamenco, de danzas y tradiciones, España sorprende a quienes la visitan.

Además de su increíble y variada cultura y de la amabilidad de sus gentes, descubrirá un país de contrastes, de magnéticas ciudades e increíbles parajes naturales. Viaje por el interior de esta rica península para descubrir la España más castiza y descubra los mágicos parajes del Norte de España, con increíbles praderas y verdes bosques, regados por el Atlántico.

Acérquese a su costa mediterránea e islas frescas y verdes, donde la brisa del mar hará de su estancia algo inolvidable. Y no olvide visitar la rica Andalucía, inspiración de artistas de renombre como Hemingway.

Esto es España, un país que embruja a quienes lo visitan, una musa que embriaga.

Descripción de la zona

Madrid es pasión por la vida y sus visitantes no tardan en sucumbir a los encantos de la ciudad. La capital de España es una ciudad cosmopolita que mezcla lo moderno con un gran patrimonio cultural y artístico. Además, se erige como uno de los centros financieros, económicos y culturales del país.

El arte y la cultura ocupan un lugar destacado en Madrid. La capital cuenta con 73 museos, entre los que cabe destacar: el Museo del Prado, una de las más importantes pinacotecas del mundo; el Museo Thyssen-Bornemisza, un fondo artístico con 48 salas y cerca de 1.000 obras que ofrece un completo recorrido por la historia de la pintura europea de entre los siglos XIII y XX; y el Centro Nacional de Arte Reina Sofía, dedicado al arte español contemporáneo, con obras de Picasso, Joan Miró o Salvador Dalí, entre otros.

Madrid nunca duerme. Otro de sus grandes atractivos es su variada oferta de ocio, capaz de satisfacer todos los gustos. Disfrute de la animada vida nocturna y del buen ambiente reinante en los bares, pubs y discotecas de la capital. Una ciudad viva en la que podrá divertirse con conciertos, exposiciones, ballets o una selecta cartelera teatral, y degustar la mejor gastronomía española e internacional.

Gastronomía

La gastronomía es una de las señas de identidad de cualquier pueblo o ciudad, y qué mejor que disfrutar de ella en un marco incomparable como el que posee Aranjuez. La gastronomía se disfruta con los cinco sentidos: se ve, se huele, se siente, incluso se oye, y, como no, se saborea.

La huerta siempre ha acompañado en la mesa a la tradición cinegética. En la estela los reyes cazadores hoy pueden degustarse variados platos sobre todo de aves, entre los que destaca el típico faisán, pero también las perdices, codornices… Aquí se aprecian las influencias de las vecinas comarcas toledanas y manchegas.

Como complemento, la tradición vinatera ha tomado un nuevo impulso con cuidadosas iniciativas emprendidas en los últimos decenios, al abrigo de la riqueza natural y cultural del Real Sitio. Los numerosos restaurantes, mesones y bares de la ciudad han sabido aprovechar y reinventar la riqueza gastronómica del Real Sitio, descubriendo profesionales que brillan con luz propia y que, en repetidos casos, han alcanzado fama internacional.

Los reyes y su corte han alcanzado fama internacional. Los reyes y su corte barroca e ilustrada gustarían hoy, sin duda, de probar los platos imaginados por los modernos pobladores del lugar, declarado por la UNESCO Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad. Hay que reseñar también el prestigio de la ciudad por su exquisita gastronomía, ganado a pulso por los restauradores ribereños, y que se ofrece a los ciudadanos y a todo aquel que nos quiera visitar.

Visitas

En Madrid no se pueden dejar de visitar los siguientes puntos:

Palacio Real
Residencia oficial del Rey Juan Carlos I aunque no vive en este palacio. Recorre sus impresionantes salones.

Gran Vía-Plaza España
100 años de historia en una sola calle. Con sus edificios y su oferta de ocio y tiendas no te la puedes perder.

Plaza Mayor
Su estilo porticado es admirable y la historia que hay en ella merece una digna visita.

Catedral de la Almudena
Frente al Palacio Real sobresale la Catedral, un edificio moderno pero con un gran estilo.

Calle y Puerta de Alcalá
La Puerta más famosa de Madrid y una de las calles más señoriales de la ciudad.

Plaza de Cibeles
En el centro se halla la espectacular Fuente de Cibeles. En cada esquina se levanta un impresionante Palacio.

Puerta del Sol
El centro no sólo de Madrid, sino de España. Admira su reloj y descubre todas las calles que llevan ella

Parque del Retiro
El pulmón de Madrid. El lugar donde relajarse y respirar naturaleza. Un parque para perderse en él.

Museo del Prado
El museo más importante de Madrid y una de las pinacotecas más importantes del mundo.

Centro de Arte Reina Sofía
El Guernica es su obra más importante, pero no hay que dejar de ver el resto de maravillas de grandes artistas como Picasso, Dalí o Miró.

Museo Thyssen Bornemisza
Una de las colecciones privadas más importantes del mundo, que abarca todos los estilos.

Compras

Desde un punto de vista económico y social, la actividad comercial en Aranjuez sigue siendo una fuente de elevada aportación a la creación de riqueza y empleo, dinamizando a su vez otros sectores de actividad.

Qué Hacer

En Aranjuez existe multitud de oferta cultural y de ocio. No pueden perderse la visita al Real Palacio de Aranjuez, con sus maravillosos jardines y fuentes, o el viaje al pasado en el famoso “Tren de la Fresa”, que le conducirá por los maravillosos parajes naturales.

Además, Aranjuez es el lugar ideal para practicar distintas actividades deportivas y de aventura como rutas en piragua, paseos en globo, rutas a caballo e incluso saltos en paracaídas, en la localidad cercana de Ocaña.

La ciudad de Aranjuez también cuenta con un gran casino, donde podrá relajarse tras sus paseos diurnos por la ciudad y tener un rato de diversión y ocio.

Si viene con niños, no pueden dejar escapar la oportunidad de visitar el Parque Warner Madrid, situado a escasos Km. y donde sus hijos disfrutarán un día maravilloso rodeados de los personajes que marcan su infancia.

Gastronómicamente podrá deleitarse con los maravillosos productos de la huerta de Aranjuez, regados por los maravillosos vinos de la zona en cualquiera de los restaurantes de la ciudad.

Y para terminar, no puede marcharse sin regalarse un momento de relax en el maravilloso U-Spa del hotel Barceló Aranjuez, donde le haremos sentirse como un auténtico rey antes de su regreso.

Historia

Aunque la historia de Aranjuez actual se origina a finales de la Edad Media, se tienen noticias de acontecimientos históricos de cierta importancia, así como asentamientos continuos desde la Prehistoria.

Se han encontrado restos del paleolítico, del neolítico y de la edad del bronce y del hierro, como es el caso de las hachas célticas conocidas como “piedras del rayo”, pertenecientes a poblaciones que probablemente se dedicaron a la caza, el pastoreo, la agricultura y al salitre.

Además de los restos arqueológicos encontrados en la zona, se dispone de referencias documentales de que existía por en este territorio un núcleo de población a partir de la época romana. Polibio y Tito Livio relatan una importante batalla ganada por Aníbal muy cerca de la unión del Tajo y el Jarama.

En 1171 Alfonso VIII pone esta zona fronteriza bajo el dominio de la real Orden de Santiago.
En 1178 se produce la conquista definitiva de Aranjuez, que se convierte al poco en residencia de los Grandes Maestres de la Orden. Estos pasan largas temporadas de descanso en el Palacio que construyen en el lugar donde posteriormente se levantaría el Palacio Real. Por este motivo, la cruz de Santiago forma parte del escudo de Aranjuez, aprobado por el Consejo de Ministros el 17 de febrero de 1956.
En la época en que el Tajo era frontera entre cristianos y musulmanes, y tras la formación de las Órdenes Militares, el Rey Alfonso VIII concede el Castillo de Oreja a la Orden de Santiago, en la persona de su Maestre y fundador, Rodrigo Fernández de Fuente Encalada.

Se crea en 1272 la Mesa Maestral de Santiago, que incorpora las tierras de Aranjuez como recreo de los maestres. A finales del S. XV, el maestre Lorenzo Suárez de Figueroa ordena la construcción de una Casa-Palacio junto a la ría actual, en el lado norte de lo que hoy es el Palacio Real. Fue derribada en el S. XVIII.

Aranjuez y los Reyes

La vinculación de Aranjuez con los reyes comienza en el reinado de Isabel I, quien consigue para Fernando V el nombramiento de administrador vitalicio del Maestrazgo de la Orden de Santiago en 1489. Aranjuez comienza entonces a ser frecuentada por los reyes. Se inician las reformas en la Casa Palacio y en el primitivo Jardín de la Isla, conocido como el Jardín de la Reina.

En 1520 se nombra a Gonzalo Chacón Alcalde de la Casa Palacio, quien realiza distintas obras hidráulicas y mejoras en el sitio.

En 1523, la Dehesa de Aranjuez se convierte en propiedad Real al formar parte de la Mesa Maestral el Rey Carlos I. Éste había recibido del Papa Adriano VI la dignidad de Maestre de Santiago y la administración de la Mesa Maestral a perpetuidad.

Carlos I, gran aficionado a la caza, acomete reformas y crea el Real Bosque y Casa de Aranjuez, como lugares de ocio y caza.

Entre 1534 y 1543 quedan agregadas a Aranjuez las encomiendas circundantes de Otos, Oreja, Aceca y Alpajés, así como las propiedades del alcaide de la casa palacio, dehesas y tierras de pueblos y nobles.

La participación del Rey Felipe II fue fundamental para el desarrollo de Aranjuez, nombrando Aranjuez Real Sitio en 1560. El Real Bosque crece en esos momentos en notoriedad y tierras. Ya en 1550, siendo aún príncipe, había empezado los plantíos de árboles. En 1564 ordena una nueva forma del Jardín de la Isla, ampliando setos de flores, estatuas y fuentes. Se construyen caces y acequias, se explotan numerosas huertas, se plantan grandes avenidas de chopos, olmos negros, naranjos, jazmines y parras.

En 1561 se decide construir un Palacio más acorde con la residencia digna de un monarca bajo la dirección de Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera. Se prohíbe el asentamiento de poblaciones. El Real Sitio será exclusivo del Monarca.

Los sucesivos monarcas continuaron la obra de Felipe II y fueron modelando Aranjuez a su gusto. Por un lado lo llenaron de monumentos, y por otro, impidieron el desarrollo normal de la población, prohibiendo el asentamiento de los pobladores y la edificación. Aranjuez era una monumental finca privada de los reyes.

Serán los Borbones quienes dieran a Aranjuez el último impulso que la convertiría en núcleo cortesano de rango monumental.

El primer Borbón que se asentó en Aranjuez fue Felipe V. Durante su reinado, e influenciado por su refinada educación francesa, el monarca convirtió la localidad en marco administrativo de los Reales Sitios establecidos por la corte itinerante. Comienzan ampliaciones en el Palacio Real, derribando el antiguo Palacio Maestral en 1727. Se establecen 700 familias al servicio del rey, por lo que se nombra el cargo de Alcalde Mayor.

Fernando VI da los primeros pasos para engrandecer la incipiente población al permitir el libre asentamiento de pobladores. Con la llegada de Santiago Bonavía en 1740 y la ayuda de Alejandro González Velázquez se realizó una planificación de Aranjuez. En 1747 se inicia el desarrollo urbanístico de la ciudad con una planificación previa, con posteriores aportaciones de Sabatini y Juan de Villanueva. Nuevas calles, plazas y edificios se construyen aplicando conceptos arquitectónicos como la línea recta, perspectiva, uniformidad y monumentalidad. Nacen algunas normas de edificación para que el conjunto de Aranjuez guarde armonía: altura de las casas, trazado y anchura de la calles, fachadas... Aranjuez se convierte en un centro comarcal, con actividad industrial y comercial.

Carlos IV pone fin a la época de esplendor del Real Sitio construyendo fuentes, la casa del Labrador, los Chinescos, la Casa de Marinos, Casa de Infantes, Palacio de Godoy y de los Duques de Medinaceli. Se puso fin a la época dorada del Real Sitio por la difícil situación a la que había llegado Aranjuez, y que estaba causada por la pésima administración y la nula rentabilidad de las propiedades reales. Esto obligó a una impopular reforma de las ordenanzas de gobierno que permitiese sanear la hacienda y hacer frente a un elevado presupuesto del Real Sitio.

En 1801, bajo el reinado de Carlos IV, se firma el Tratado de Aranjuez. España se alía con Napoleón para unir sus fuerzas navales contra los ingleses. Este pacto fue aprovechado por el emperador francés para invadir con sus tropas nuestro país tres años después, marcando el comienzo de la Guerra de la Independencia.

En 1808 se sucede en Aranjuez el Motín de Aranjuez, fruto de las intrigas de Fernando VII contra el Ministro de Carlos IV, Manuel Godoy. Godoy propone a Carlos IV que embarque desde Sevilla a América y se ponga a salvo de las tropas francesas que ocupan España y del propio clima revuelto de esta época de descontento. Fernando VII y sus seguidores se oponen a este plan. En la noche del 17 de Marzo de 1808, la multitud, dirigida por partidarios de Fernando, asaltan la Casa de Godoy, que no es encontrado. En la mañana del 19 de Marzo, Godoy es descubierto y trasladado hasta el Cuartel de Guardias de Corps en medio de una lluvia de golpes. Fernando interviene, impide el linchamiento y consigue que su padre abdique en él a medio día de esa misma jornada. Poco después, el propio Fernando tuvo que dejar la corona en manos de José Bonaparte, hermano de Napoleón, conocido por el mal nombre de Pepe Botella.

En Septiembre de 1808 se reúne en Aranjuez la Junta Central, organismo que se encargó de encabezar y coordinar las acciones contra Napoleón.

En 1809 se crea en Aranjuez un Ayuntamiento provisional, siendo Domingo Gaspar Pérez el primer Alcalde en la Historia de Aranjuez.

El 2 de Enero de 1835 se suprime el cargo de Gobernador del Real Sitio y se establece definitivamente el Ayuntamiento de Aranjuez, con el nombramiento de José Ignacio de Ibarrola el 9 de Septiembre de 1836. El Real Sitio deja de ser gobernado directamente por la Corona, estableciéndose a partir de entonces el gobierno municipal de los Ayuntamientos Constitucionales.

En 1846 le sucede Gavino Ruiz, liberal ribereño. Se crean las escuelas de niños, el Colegio de la Unión y la Escuela de Agricultura.

En la primera mitad del S.XIX el desarrollo industrial era escaso, primando el sector comercial y el Mercado de Abastos sobre todo. Se mantenían las Jornadas Reales de Primavera, que incluían las Fiestas Patronales de San Fernando y las ferias del Ganado. Estas últimas recientemente sustituidas por las Ferias del Motín de Aranjuez, fueron declaradas de Interés Turístico Nacional en 1992. Se planeó durante estos años lo que debía ser la primera línea férrea española, Madrid-Aranjuez o Tren de la Fresa. Antes de la inauguración de esta línea, en 1851, ya funcionaba la línea Barcelona-Mataró.

En 1899 recibe el Título de Villa, por lo que a esta ciudad se la conoce como Real Sitio y Villa de Aranjuez. En 1930 dejan de celebrarse las Jornadas Reales de Primavera. En 2001, Aranjuez es declarada como Ciudad Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.