Menú

Cerrar

¿Dónde quieres ir?
1 2
Descuentos
Compara
¡Comienza a comparar!
Haz clic en “Compara” para comparar las diferencias entre 2 o más hoteles.
Mapa
Compara
Occidental Playa de Palma

4/5

2914 reseñas


A 200 metros de la Playa de Palma
Reconocido centro de ciclismo, dotado con todo lo necesario
Piscina climatizada exterior
5 campos de golf a menos de 20 km
Compara
Compara
Barceló Ponent Playa

4/5

5132 reseñas


En primera línea de Cala Ferrera
Habitaciones con vistas a la playa
En un entorno ideal para actividades deportivas y al aire libre
Salas de reuniones y banquetes
Compara
Compara
Compara
Formentor Villas

4.5/5

1094 reseñas


En primer línea de la playa del paraíso del Formentor
Ideal para familias
Aparcamiento privado
Wi-Fi gratuito
Ver más
0/3 hoteles seleccionados para comparar
Compara hasta 3 hoteles y reserva el que mejor se adapte a tus necesidades

Mallorca es sin duda un verdadero paraíso. Su belleza natural ha quedado retratada a lo largo de la historia a través del arte, la literatura y la música. La cautivadora Serra de Tramuntana y las costas salvajes han inspirado a artistas de la talla de Pablo Picasso, Robert Graves y Frédéric Chopin, quienes quedaron prendados de este lugar y dejaron su huella en él para la posteridad. Hoy, los paisajes que se contemplan en este rincón del mediterráneo son reconocidos a nivel mundial y atraen a todo tipo de visitantes. La reputada fama de los hoteles en Mallorca y la diversidad de actividades ociosas son dos factores claves para que tus vacaciones sean inmejorables.

El suave clima con inviernos agradables y veranos cálidos permite disfrutar la mayor isla del archipiélago balear en cualquier época del año. Durante las estaciones más frías una opción de ocio ideal es dejarse deleitar por las bellas rutas de senderismo, repartidas por toda la sierra, que recorren cimas y valles descubriendo parajes frondosos con fuentes naturales y riachuelos. Aún con más de 300 días soleados al año, los veranos son todo un espectáculo de chapuzones refrescantes y atardeceres encendidos. A lo largo de toda la costa noreste, desde San Telmo, pasando por Sóller y el incomparable Cabo de Formentor hasta Puerto Pollensa, las pequeñas calas son un contraste único entre abruptos acantilados y aguas cristalinas.

Bañarse en lugares tan idílicos como Bañalbufar, Cala Deià, Cala Tuent, o Torrent de Pareis es un lujo que nunca olvidarás. El resto de la costa queda refugiada por las montañas de los intensos vientos mediterráneos, sus extensas orillas de arena blanca llenan el horizonte de tonos azul turquesa. Entre las playas más codiciadas como Can Picafort, Calas de Mallorca, Es Trenc o Sa Ràpita se esconden pequeños puertos de ensueño que ilustran el verdadero espíritu isleño.

¿Qué ver en Palma de Mallorca?

Reconocido por “The Times” como ‘el mejor lugar para vivir del mundo’, Palma es indudablemente el corazón de Mallorca. Sus calles llenas de vida invitan a pasear y parecen conducirte hasta plazas populares y zonas comerciales encantadoras. Mientras las callejuelas del casco antiguo esconden pequeños negocios como librerías, panaderías o tiendas de productos artesanales, las avenidas principales del centro rebosan de colores y exhiben en sus escaparates las grandes marcas de la moda. Culturalmente, Palma cuenta con toda una selección de teatros y galerías cuyas actuaciones y exposiciones llenarán tus veladas de música y arte.

La Catedral de Mallorca, La Seu, original del s.XIII, constituye uno de los monumentos más emblemáticos de la arquitectura gótica mallorquina y luce uno de los mayores rosetones del mundo conocido como el ojo gótico. El puerto de Palma se extiende hasta los pies de la Catedral adornando con multitud de veleros y yates un hermoso paseo marítimo que recorre toda la bahía donde podemos encontrar los hoteles más exclusivos con vistas al mar. En definitiva, un destino ideal para tus vacaciones en Mallorca.

Gastronomía en Mallorca

Si vienes a Mallorca no te pierdas los sabores locales, la gastronomía popular se ha ido recuperando a lo largo de los años y hoy es todo un tesoro para el paladar. En muchos comercios y restaurantes podrás degustar platos típicos como la Coca de Trampó, las Sopas Mallorquinas, el Frit de Matances o la popular Ensaimada. Hasta algunos de los restaurantes más lujosos y modernos también apuestan por los ingredientes y sabores tradicionales. Para culminar tu experiencia gastronómica, no te olvides de completar tu maridaje eligiendo un vino o una cerveza local.

Qué ver y hacer en Mallorca