×
Otros destinos ×

Alcazaba de Almería, una monumental fortaleza árabe

Sobre el cerro más alto de la ciudad se yergue imponente y majestuoso el Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería, no sólo la mayor fortaleza construida por los árabes en la Península, sino la construcción que dio nombre y supuso el origen de la actual urbe andaluza.  

La contundente anatomía de las piedras de este espectacular castillo sirvió otrora como amenazante faro para los barcos que se aventuraban por la costa española del Mar de Alborán. Ahora, la Alcazaba es el principal referente para que los almerienses y foráneos se orienten por las calles de su ciudad.   

Por encima de todo, la Alcazaba supone la seña de identidad de los vecinos de Almería capital e incluso de toda la provincia, pues cuando Abderramán III mandó levantar allá por el siglo X esta magnífica edificación defensiva la llamó simplemente “la atalaya”, que en árabe se escribe como Al-Mariyyat, palabra de la que deriva el nombre de la luminosa capital más oriental de Andalucía.  

La Alcazaba de Almería, una construcción militar

Sobre el puerto que antiguamente servía para abastecer a la cercana localidad de Pechina, el califa de Al-Andalus Abderramán III mandó construir este fuerte musulmán en el año 955. La principal diferencia de esta Alcazaba con los alcázares que los árabes levantaron por estas fechas por toda la Península Ibérica es que la de Almería no era un palacio fortificado como sí lo son los alcázares, sino un edificio únicamente militar.  

Sobre esta base eminentemente defensiva, se fue levantando la ciudad que en poco tiempo se alzó en el puerto más importante de España, al convertirse en la entrada del comercio del Califato de Córdoba con Oriente y el Norte de África. 

El importante político y militar Almanzor se encargó de ampliar el recinto original del castillo, pero no fue hasta la caída del Califato de Córdoba y la toma de control de la ciudad andaluza por parte de Jairán cuando tanto la Alcazaba como su ‘medina’ alcanzaron su mayor esplendor.  

alcazaba almería

La Alcazaba en el crepúsculo

Jairán al-Amiri era un personaje muy peculiar. Este esclavo de origen eslavo –que trabajaba en el cuerpo administrativo de Almanzor– consiguió hacerse fuerte tras la descomposición del Califato, convirtiéndose en rey de las taifas de Almería y de Murcia entre 1013 y 1028. Consecuencia de la inestabilidad política y militar que vivía la España musulmana, Jairán obligó a ampliar el perímetro defensivo de la Alcazaba y del resto de la ciudad con una imponente construcción amurallada de la que hoy queda el tramo conocido como muralla del Cerro de San Cristóbal.

La fortificación sobrevivió al sitio, conquista y posterior destrucción de la ciudad por el rey Alfonso VII de Aragón en el siglo XII. Tras la reconquista musulmana por parte del reino nazarí de Granada, se acometieron obras de restauración en la fortaleza. Sin embargo, en la ofensiva definitiva de los Reyes Católicos para controlar el último reducto musulmán en la Península Ibérica, éstos tomaron el control de la Alcazaba de Almería en 1487, cinco años antes de la caída de Granada.

Alcazaba Almería

Jardines de la Alcazaba

Los Reyes Católicos mandaron construir un castillo en la parte más occidental y elevada de la Alcazaba, que no se terminaría hasta tiempos de Carlos I. También reconvirtieron una antigua mezquita en la que hoy es la ermita de San Juan, situada dentro de la edificación.  

Un grave terremoto acaecido en el año 1522 afectó no sólo a la ciudad sino también a la Alcazaba. La parte más afectada se reconstruyó para albergar un jardín claramente influido por los de la Alhambra de Granada. 

Ya en el siglo XVIII el rey Carlos III mandó construir la Campana de la Vela, en el Muro de la Vela que separa el primer y segundo recinto de la alcazaba. El último uso defensivo de la misma tuvo lugar en 1836, durante la Primera Guerra Carlista. En 1931, la Alcazaba de Almería fue declarada Monumento Histórico Artístico.  

Una visita al conjunto monumental de la Alcazaba de Almería

alcazaba vista aérea

Vista aérea de la Alcazaba

Los vaivenes históricos que ha sufrido la Alcazaba de Almería a lo largo de los siglos han hecho que buena parte de su pasado esplendor se haya perdido para siempre. Si bien, aún se conserva una estructura abrumadora de un sobriedad monumental difícil de igualar. Recordemos que este edificio es la mayor fortificación levantada por los musulmanes en nuestras tierras. Sus dimensiones marean: su superficie ocupa 43.500 metros cuadrados, con un perímetro de 1.430 metros. Por todo ello, bien merece la pena dedicar no menos de dos horas para pasear por su recinto.

Alcazaba

Fuente en jardín de la Alcazaba Almería

La edificación está cerrada por murallas almenadas. Al interior se accede a través de una entrada con un soberbio arco de herradura, que nos habla de los orígenes omeyas de la fortificación.  

El primer recinto fue en sus orígenes el centro comunal. Contaba con baños, viviendas y otro tipo de construcciones. Tras el terremoto de 1522 se sustituyeron sus ruinas por un exuberante jardín con canales de agua a imagen de la Alhambra. Desde las almenas de este recinto se divisa la ya mencionada muralla de Jaydán así como unas impresionantes vistas de la ciudad y de la costa.

Aunque en su origen la Alcazaba era exclusivamente una fortificación, el soberano taifa Almotacín mandó levantar un palacio en el que hoy es el segundo recinto de la Alcazaba. En su interior también se construyó una mezquita que fue sustituida por la ermita de San Juan por los Reyes Católicos y que hoy se puede visitar.   

La parte más elevada forma parte del tercer recinto. Ahí se encuentra el castillo que mandó construir los Reyes Católicos y que se concluyó en época de Carlos I. Su torre del homenaje alberga una galería que acoge exposiciones de arte.   

Curiosidades de este castillo de Almería

Tanto la Alcazaba como sus alrededores tienen multitud de elementos curiosos. 

Las casas-cueva de la Chanca

Alcazaba del Almería

Muralla de la Alcazaba del Almería

Cerca de la Alcazaba, en la misma ladera de la colina donde se sitúa, se encuentran una serie de casas-cueva cuyas fachadas están pintadas por colores intensos y variados. Tradicionalmente, esta zona que se encuentra en proceso de recuperación ha sido hogar de familias gitanas. 

La Alcazaba: escenario de ‘Juego de Tronos’ y de múltiples películas

Tanto por la contundencia de sus formas como por la buena conservación de sus instalaciones, la Alcazaba de Almería ha sido una recurrente localización para filmar múltiples superproduciones cinematográficas. El recinto aparece en películas como ‘Cleopatra’ (1963), ‘Conan el Bárbaro’ (1982) o ‘Indiana Jones y la última cruzada’ (1989). También es escenario de la segunda parte de Wonder Woman, ‘Wonder Woman 1984’, que se estrena en 2020. 

Además, la Alcazaba de Almería se convirtió en Lanza de Sol, la capital del reino de Dorne en la sexta temporada (2016) de la exitosa y multipremiada serie épica ‘Juego de Tronos’. 

Información de interés

Cómo llegar a la Alcazaba de Almería 

  • A pie. A la Alcazaba de Almería se accede a pie por una escalinata de la calle Almanzor. Se tardan alrededor de 10 minutos en llegar andado a la fortificación desde la plaza de la Catedral.  
  • En autobús. Las líneas 2 y 3 de autobús pasan cerca del edificio. 

Visita a la Alcazaba de Almería 

Precio de la entrada:  

  • La entrada a la Alcazaba de Almería es gratuita.  

Horario Alcazaba de Almería:  

El recinto abre de martes a domingo. El horario de los domingos es de 9 horas a15 horas. Y de martes a sábado corresponde con lo señalado a continuación: 

  • Entre enero y marzo, y entre septiembre y diciembre: de 9 horas a 18 horas.  
  • Entre abril y junio: de 9 a 21 horas.  
  • Entre julio y septiembre: de 9 a 15 horas y de 18 a 22 horas.  

Para preparar de antemano la visita recomendamos acceder a la web oficial de la Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería. 

Planes cercanos

Planes relacionados