×
Otros destinos ×

Arrecife de las Sirenas, donde habita la leyenda

Almería cuenta con una docena de lugares que desprenden un magnetismo muy especial, y el arrecife de las Sirenas es uno de ellos. Situado junto al faro de cabo de Gata es uno de los lugares que no pasan desapercibidos a los turistas que viajan a la provincia almeriense. Como estamos seguros de que lo tendrás apuntado entre tus visitas imprescindibles a Almería, te contaremos con detalle en qué consiste, cómo se formó, las leyendas que lo envuelven y, por supuesto, cómo llegar hasta el mirador del arrecife de las Sirenas.

¿Por qué deberías conocer el arrecife de las Sirenas?

El arrecife de las Sirenas es un conjunto de formaciones rocosas que emerge del mar Mediterráneo de manera vertical. Realmente esta fantasía de la naturaleza son los retales de una antigua chimenea volcánica. Lo que más llama la atención de este arrecife son las siluetas afiladas de los peñascos, que se originaron tras la cristalización del magma. El nombre de arrecife de las Sirenas responde a las historias que contaban los pescadores que, debido a la fuerza del mar, muchas veces casi llegaban a chocar contra estas rocas. En esas aproximaciones ellos creían ver seductoras sirenas, aunque probablemente fuesen focas monje, que hasta mediados del siglo XX se refugiaban en este lugar.

El arrecife de las Sirenas se encuentra englobado dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, un espacio sorprendente que cuenta con paisajes tan variados como salinas, conos volcánicos, acantilados, playas o zonas desérticas. No te pierdas las Salinas de Cabo de Gata, uno de los ecosistemas más interesantes de Andalucía, donde se pueden ver hasta 80 tipos de aves, entre ellas el flamenco rosado.

Mirador del arrecife de las Sirenas

Las mejores vistas panorámicas del arrecife de las Sirenas se obtienen desde el mirador situado junto al faro de cabo de Gata. Es una zona bien acondicionada, con paneles informativos y una barandilla, para que el viajero disfrute de la panorámica sin peligro alguno. La fotografía se puede tomar a distintas alturas, ya que hay una cómoda escalera que llega hasta la base del faro.

Si visitas el mirador del arrecife de las Sirenas por la mañana el color azul turquesa de sus aguas es impresionante; sin embargo, si acudes al atardecer serán las siluetas recortadas contra el mar las que se quedarán grabadas en tu memoria.

El mirador está situado sobre un promontorio rocoso denominado ‘Morrón de cabo de Gata’, que es el punto más sudoriental de la Península. Entre los nombres que ha recibido este lugar concreto está el de ‘Promontorio de las Ágatas’, nombrado así por las gemas que se encontraban en los alrededores y que, probablemente, derivó en el posterior nombre de ‘Gata’.

arrecife de las sirenas

Arrecife de las Sirenas

Y, por supuesto, aprovecha para admirar de cerca el faro de cabo de Gata que se levantó en este lugar en el año 1863 sobre el patio del antiguo castillo de San Francisco de Paula, que pertenecía al sistema defensivo de la costa almeriense en tiempos de Felipe V. Fíjate también en uno de los vidrios del faro, de color rojo, ya que cuentan que señalaba a una roca, la Laja del Cabo, que era particularmente peligrosa para los barcos, ya que estaba a menos de tres metros de profundidad.

Hay un quiosco informativo en el mirador del arrecife de las Sirenas, así que no dudes en pedir algún plano o datos de todo este magnífico entorno natural.

Calas y playas cercanas al arrecife

arrecife de las sirenas

Arrecife de las Sirenas

Una vez admirada la panorámica del arrecife de las Sirenas hay dos opciones, la más cómoda es dirigirse a la larga playa de cabo de Gata para disfrutar de un baño, un paseo kilométrico y animados chiringuitos, o bien caminar unos 5 minutos hasta la cala de las Sirenas. Si eres de los valientes, sigue el camino descendente desde la zona del quiosco informativo hasta llegar a la primera playa desde donde obtener otra original imagen del arrecife a ras del agua. Merece mucho la pena pero si se tienen problemas de movilidad o no se lleva calzado adecuado (nada de tacones) es mejor optar por la primera propuesta que os hemos sugerido.

¿Cómo es la cala de las Sirenas? Realmente es pequeña, de ahí el nombre de cala. Incluso con la marea baja apenas entran seis o siete toallas. A la entrada de la misma verás algunos vestigios de carriles por donde se deslizaban las embarcaciones hasta el agua. Si desde arriba el agua del mar te parecía bonito desde aquí comprobarás que es aún más cristalino. De hecho, es habitual ver por allí a submarinistas disfrutando de la fauna acuática de esta Reserva Marina. Llévate al menos gafas, tubo y aletas y aprovecha para practicar un poco de esnórquel porque se pueden ver muchos peces sin alejarse de la línea de costa.

Existen otras pequeñas calas y playitas menos concurridas, que no deben tener ni nombre, pero para acceder tendrás que seguir caminando por el sendero que transcurre sobre el acantilado.

Dónde se encuentra y cómo llegar al arrecife de las Sirenas

Pocos lugares son tan fáciles de encontrar cuando viajas por Almería como el arrecife de las Sirenas, ya que el faro de cabo de Gata nos sirve de orientación desde la lejanía. Además, justo al lado hay un aparcamiento por lo que es una visita muy rápida o para hacer camino de otro lugar.

Si vienes desde Almería capital debes tomar la autovía del aeropuerto hasta la N-344, ya que el mirador de las Sirenas se sitúa al final de la carretera de Las Salinas. Si llegas desde el lado opuesto, es decir desde el pueblo de San Miguel de Cabo de Gata, sólo hay que seguir la carretera AL- 3115, que es la que conduce directamente al faro.

Planes cercanos

Planes relacionados