×
Otros destinos ×

Port Olímpic de Barcelona: para disfrutar de la noche (y del día)

El Port Olímpic de Barcelona alberga en sus muelles más de 740 embarcaciones de recreo, pero también es uno de los espacios de ocio más concurridos de Barcelona. La práctica de deportes náuticos, sus playas y los restaurantes, además de pubs, cafeterías y discotecas, son algunos de los atractivos de este espacio de la Barcelona que mira al mar surgido tras las Olimpiadas de 1992. También es posible ir de “shopping” por las tiendas que se hallan repartidas por encima de los muelles.

El Port Olímpic de Barcelona fue proyectado por los arquitectos Oriol Bohigas, Josep Martorell, David Mackay y Albert Puigdomènech como una ciudad concebida para el ocio y para el disfrute. Por la mañana suele ser un lugar al que acuden numerosas personas para desayunar, “tomar algo” en sus soleadas terrazas o comer en alguno de sus restaurantes. Por la noche, sin embargo, el ambiente se transforma y cobran vida los locales que hacen oír su “música” y convierten el Puerto Olímpico en un espacio muy animado y festivo. Sin embargo, existen planes municipales para desterrar en los próximos dos años las discotecas y locales nocturnos del Port Olímpic con el fin de potenciar los negocios vinculados a los deportes náuticos.

Escuela de vela en el Port Olímpic

Son varias las instituciones que tienen su sede en el Port Olímpic, entre ellas el Centro Municipal de Vela, una escuela en la que se puede inscribir cualquier persona que lo desee al estar gestionada por la Federación Catalana de Vela. También se halla aquí el edificio de Capitanía, una institución que controla el tránsito diario del puerto, además del alquiler de los amarres y de las estancias en el varadero. Y además, el Club de Mar Port Olímpic, un club de navegantes de crucero que organiza regatas, charlas y encuentros para armadores, regatistas y navegantes.

El Port Olímpic, que ya ha superado 25 años de vida, se halla en el entorno del Poblenou, también denominado “Manchester catalán”, ya que aquí estaban afincadas numerosas fábricas e industrias pesadas. Los Juegos Olímpicos de 1992 dieron al traste con la mayoría de los edificios industriales que quedaban y en su puesto se levantó la Villa Olímpica, para dar residencia a los deportistas que participaban en el evento internacional. Evidentemente, el aspecto de la zona cambió de forma radical. Sólo algunas naves sobrevivieron a este proyecto y hoy están ocupadas por artistas, pintores y diseñadores que aportan un toque bohemio al barrio. También se ha conservado una gran chimenea de 58 metros de altura de la vieja fábrica Folch.

Recuperación de cuatro playas

Hay que recordar que la gran remodelación que sufrió el barrio debido a las Olimpiadas de 1992 supuso también la recuperación de cuatro playas, Nova Icària, Bogatell, Mar Bella y Nueva Mar Bella, que se suman a la vecina Barceloneta, la más célebre de todas las playas barcelonesas. Todas ellas tienen su correspondiente paseo marítimo y están salpicadas de agradables jardines, terrazas y locales de ocio de diseño vanguardista. A su alrededor, se pueden ver numerosas personas que pasean, patinadores, ciclistas y vendedores ambulantes. La zona del Port Olímpic se remata con dos rascacielos gemelos de 156 metros de altura: la Torre Mapfre y el Hotel Arts, a cuyos pies se halla una enorme escultura en bronce de Frank O. Gehry conocida como “El pez de oro”.

Otras opciones de ocio que ofrece el Port Olímpic es la práctica de la pesca deportiva en el rompeolas, en cuyas inmediaciones se halla también el parque del Puerto Olímpico, uno de los cinco grandes espacios verdes que conforman los conocidos como Parques del Litoral. En su interior hay una gran escultura de Cobi, la mascota de los Juegos Olímpicos de 1992, rodeada prácticamente de pinos piñoneros, plataneras y palmeras.

De Shôko Barcelona a Catwalk Barcelona

Si existe un restaurante emblemático en la zona del Port Olímpic de Barcelona entre los muchos locales de restauración que existen, éste es Shôko Barcelona (Paseo Marítimo de la Barceloneta, 36). Se trata de un establecimiento que fusiona la cocina tradicional oriental con la mediterránea y que ha sido galardonado como uno de los Top 100 Mejores Clubs del Mundo. Abre todos los días de la semana y cuando llega la medianoche, se convierte en un club seductor y cosmopolita que, dicen, organiza las mejores fiestas de Barcelona. Dispone también de una terraza espectacular, a escasos metros de la playa, donde puedes tomar una copa frente al mar. Son famosas sus fiestas de los miércoles, que atraen a los estudiantes de Erasmus que llegan a Barcelona con ganas de fiesta. Y también sus cenas con espectáculo.

Y si lo que quieres es una discoteca “cool” de referencia, ésta es Catwalk Barcelona (Ramón Trías y Fargas, 2-4). Se halla en el Marina Village, al lado del Hotel Arts y el Gran Casino de Barcelona. Con más de 1.500 metros cuadrados, es un club de dos plantas, con una terraza espectacular en la azotea, y con diferentes ambientes con música diferenciada. Son muy famosas sus fiestas de hip hop en su Skyroom. En la planta baja nos encontramos con la Mainroom, donde se suceden propuestas musicales diferentes. La discoteca dispone de varios reservados VIP.

En las proximidades del Puerto Olímpico de Barcelona,  existen también numerosos servicios turísticos, como un casino, 2 hoteles, el Hospital del Mar y el centro comercial El Centre de la Vila, con 15 salas de cine y supermercado.

Planes cercanos

Planes relacionados