×
Otros destinos ×

Sant Martí

Al noreste de Barcelona, las chimeneas de antiguas fábricas evocan el pasado obrero e industrial del distrito de Sant Martí, el segundo más poblado de la ciudad con 237.000 habitantes. Desplegados sobre el llano de Barcelona, prácticamente a nivel del mar, los diez barrios del distrito ocupan los terrenos del antiguo municipio de San Martín de Provençals, independiente hasta 1897. En las últimas dos décadas, dos acontecimientos han transformado radicalmente Sant Martí. Primero los Juegos Olímpicos de 1992, que devolvieron al distrito su acceso al mar con la construcción de la Vila Olímpica, un puerto deportivo y un gran paseo marítimo, además de sustituir las antiguas fábricas y naves por viviendas nuevas, zonas verdes y modernos equipamientos urbanos. En segundo lugar, la iniciativa municipal Distrito 22@, que desde el año 2000 ha convertido el antiguo Poblenou industrial en el distrito innovador y tecnológico, una especie de Silicon Valley barcelonés donde las empresas de tecnología punta colaboran con los campus universitarios asentados en la zona.

La curiosa combinación de pasado industrial y vanguardia de Sant Martí puede apreciarse en el contraste de antiguas fábricas –reconvertidas en estudios de diseño o museos como el de Can Framis, de pintura contemporánea- con innovadoras construcciones como el edificio Media-TIC y la Torre Agbar. Los mejores ejemplos de esta transformación los encontramos en barrios míticos, de fuerte tradición obrera y anarquista, como Poblenou y El Clot. En la Rambla del Poblenou, la Horchatería El Tío Ché lleva sirviendo horchatas desde 1912, pero los clientes han cambiado: los obreros que salían agotados de la fábrica son ahora jóvenes modernos que trabajan en startups. A dos pasos, en unas barracas de gitanos que vivían en la playa del Somorrostro, hoy solo llena de turistas, nació la gran bailaora Carmen Amaya. La antigua fábrica textil Ca l’Aranyó es ahora sede de la Universidad Pompeu Fabra, mientras que en otra fábrica se encuentra Razzmatazz, la discoteca más conocida de Barcelona.

Y en El Clot encontramos otros tantos ejemplos. Junto a la famosa Torre Agbar se levanta el Disseny Hub Barcelona, un edificio sostenible en forma de paralelepípedo que, además de ser una obra de arte del diseño, acoge el Museo de Diseño de Barcelona. La Farinera del Clot, un edifico modernista que albergó la fábrica de harinas San Jaime hasta 1991, es hoy un moderno centro cultural. Paseando por el barrio nos iremos encontrando más indicios de otro tiempo, como el Pasaje de Robacols, donde parece que el tiempo se paró en el pasado rural del barrio, la antigua masía de la Torre de Fang o el premodernista Mercado del Clot, inaugurado en 1889. Tampoco podemos dejar de visitar el parque del Clot ni el Mercat dels Encants, un mercadillo callejero que data del siglo XIV y en la actualidad se celebra cerca de la importante Plaza de las Glòries.

El más moderno reclamo de Sant Martí es el parque del Fòrum, buque insignia del nuevo barrio de Diagonal Mar i el Front Marítim del Poblenou, creado para acoger el primer Fórum Universal de las Culturas, en 2004. El parque integrado por el Edificio Fòrum, hoy sede del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, el parque de los Auditoris, una enorme plaza y una zona de baños compuesta por varias piscinas de agua de mar. Aquí se celebran algunos de los grandes eventos culturales de Barcelona, como el festival Primavera Sound o la Feria de Abril.

Planes cercanos

Planes relacionados