×
Otros destinos ×

Casco Antiguo de Cáceres

El distrito Centro-Casco Antiguo de Cáceres acoge uno de los conjuntos monumentales del Medievo más impresionantes de cuantos se conservan en Europa. Aunque conviene decir que buena parte de su belleza la aportan, también, los muchos edificios renacentistas que jalonan sus calles y plazuelas.

Tanta belleza convenció al comité evaluador de la Unesco que, en 1986, declaró el casco histórico cacereño Patrimonio de la Humanidad. Un reconocimiento a los indudables valores monumentales de esta ciudad y a un urbanismo realmente evocador.

Incluso los productores de la serie televisiva Juego de Tronos se rindieron a la autenticidad del casco antiguo de Cáceres. Por eso, diferentes lugares de esta zona sirvieron como escenario a varios episodios de la séptima temporada, emulando a las imaginarias ciudades de Desembarco del Rey y Antigua.

La puerta de entrada a esta auténtica fantasía medieval y renacentista es el Arco de la Estrella, que comunica el Casco Antiguo de Cáceres con la Plaza Mayor, y que forma parte de la muralla medieval. El actual arco, del siglo XVIII, sustituyó a otro del siglo XV.

A su izquierda se sitúa la torre de Bujaco, probablemente el símbolo más conocido de la ciudad de Cáceres. Se construyó en el siglo XII, sobre sillares de la época romana, y tiene 25 metros de altura. Su aspecto, robusto y firme, podría considerarse una carta de presentación de lo que luego se admira por el casco antiguo: construcciones pétreas de aspecto compacto que, en conjunto, transmiten una gran armonía.

Buen ejemplo es la Concatedral de Santa María, edificada entre los siglos XV y XVI en estilo Gótico tardío, que conserva detalles del templo anterior (siglo XIII). Esta construcción destaca por su especial sobriedad y por la belleza de sus muros de piedra dorada.

No muy lejos se encuentra el palacio de los Golfines de Abajo, una de las muestras más admirables de la arquitectura civil en el casco antiguo de Cáceres. Hoy se ha transformado en un museo en el que descubrir la forma de vida de la nobleza a partir del Renacimiento. Tanto como su interior, destaca su fachada plateresca (siglo XVI), que es uno de los mejores ejemplos de ese estilo en Extremadura.

En cuanto al cercano palacio de los Golfines de Arriba, es anterior al de Abajo, pues su construcción se inició en el siglo XIV. Por tanto, es un edificio aún medieval y, como tal, mantiene elementos que recuerdan más a una fortificación que a una residencia palaciega. Como curiosidad, aquí se aclamó a Francisco Franco como Jefe del Estado durante la Guerra Civil.

Hay varios palacios históricos más en el Casco Antiguo de Cáceres. Entre ellos, el de Las Veletas que, junto a la Casa de los Caballos, alberga el Museo de Cáceres. La visita a este palacete se recomienda, sobre todo, por sus fondos arqueológicos que van desde la Prehistoria a la época romana.

Planes cercanos

Planes relacionados