×
Otros destinos ×

Campiña-Condado

La comarca de Campiña o El Condado, cuyo antecedente histórico fue el antiguo Condado de Niebla, está situada al este de la provincia de Huelva, lindando con tierras de Sevilla y Cádiz, así como con las comarcas onubenses de El Andévalo, la Cuenca Minera y la Comarca Metropolitana de Huelva.

Esta región cuyo litoral se encuentra bañado por las aguas del Atlántico acoge atractivos templos barrocos y sorprendentes playas, al tiempo que brinda paisajes de gran belleza como los del Parque Nacional de Doñana.

En lo que a patrimonio histórico se refiere, es obligada la visita al Dolmen de Soto, pues se trata de uno de los monumentos megalíticos más relevantes y mejor conservados del continente europeo. Descubierto en 1923 por Armando de Soto, el propietario de la finca triguereña en la que está situado, este singular conjunto presenta un túmulo de 60 metros de diámetro y una galería cuyas piedras muestran representaciones de figuras humanas equipadas con puñales, báculos y hachas. Por si esto fuera poco, la galería está perfectamente orientada de levante a poniente, de modo que durante los equinoccios de primavera y otoño el sol penetra en ella llenándola por completo de luz.

Otro de los grandes reclamos de la comarca de El Condado es la preciosa localidad de Niebla, alzada sobre una colina situada a la orilla del río Tinto y cuyo centro histórico se encuentra totalmente ceñido por dos kilómetros de murallas. Su casco antiguo, que conserva en buena medida el trazado original, y su magnífico castillo merecen por sí mismos una visita. Al igual que el de Niebla, el centro histórico de Palma del Condado también ostenta la denominación de Bien de Interés Cultural, valiendo la pena acercarse hasta allí para contemplar la iglesia de San Juan Bautista, ya que constituye un magnífico ejemplo del barroco tardío de claro influjo sevillano.

Aunque si por algo es conocida esta región es por sus fiestas populares. Para empaparse de las mismas lo mejor es dirigirse hasta la aldea de El Rocío, en el municipio de Almonte, a la que, año tras año, miles de personas peregrinan en una de las romerías más importantes de España. Sus calles sin asfaltar, sus fachadas encaladas y su proximidad a las marismas os permitirán palpar la esencia más rural de Andalucía. En el otro extremo de la comarca se encuentra Bonares, donde la cuarta semana del mes de mayo se celebra la festividad de las Cruces de Mayo, la cual ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía.

Dejando la devoción a un lado, sería imperdonable marcharse de El Condado sin disfrutar de los paisajes del Parque Nacional de Doñana, espacio natural en el que recalan miles de aves africanas y europeas y hogar de especies en peligro de extinción como el lince ibérico y el águila imperial ibérica.

Y como colofón, nada mejor que bañarse en las aguas del Atlántico en la playa de Matalascañas y testar la gastronomía onubense, acompañada, cómo no, por uno de sus vinos con denominación de origen propia

Planes cercanos

Planes relacionados