×
Otros destinos ×

Málaga Este

Con el desarrollo comercial e industrial de Málaga en el siglo XIX, la alta burguesía comenzó a comprar fincas de veraneo en la más desahogada zona de colinas al este del Distrito Centro. Así comenzaron a formarse los hoy más de 50 pequeños barrios que integran el distrito Málaga Este, el más extenso de la ciudad aunque esté lejos de ser de ser el más poblado. Sus alrededor de 60.000 habitantes están muy concentrados en la franja de terreno que corre entre el litoral y las colinas, donde encontramos barrios llenos de contrastes: las exclusivas casas en la tranquilidad de las colinas de barrios como El Limonar chocan con antiguos barrios de pescadores situados en el litoral como El Palo.

Siguiendo el litoral hacia el este desde la Playa de la Malagueta, podemos caminar durante varios kilómetros por el paseo marítimo, pasando frente a varios barrios y sus playas. Así llegaremos a enclaves como la playa de los Baños del Carmen, llamada así por un antiguo balneario de 1918 que recientemente, tras décadas de abandono, ha sido reconvertido en un restaurante con una increíble terraza asomada al Mediterráneo. Un poco más allá se encuentra el barrio de Pedregalejo, que comenzó a formarse en el siglo XIX como lugar de veraneo de la burguesía malagueña. Por su bonito paseo marítimo, lleno de chiringuitos que invitan al tapeo, es fácil encontrar a residentes extranjeros y estudiantes que han venido a aprender español en alguna de las muchas academias de idiomas que hay en la zona.

Un poco más hacia el este, separado de Pedragalejo por el Arroyo Jaboneros, nos espera el humilde barrio de El Palo, que aún mantiene parte de su espíritu marinero tradicional. Aquí podemos ver aún jábegas –embarcaciones tradicionales que datan de época fenicia- navegando las aguas y antiguas “casas mata” de pescadores a lo largo del paseo marítimo, donde encontramos varios chiringuitos de toda la vida donde probar el típico espeto de sardinas. Si se viene a El Palo a mediados de julio, no hay que perderse sus tradicionales Fiestas Marineras y Deportivas, cuyo momento cumbre es una procesión marítimo-terrestre en la que se lleva en barca a la Virgen del Carmen. El Palo es también un buen sitio desde el que subir al Monte San Antón, una colina a la que los locales han peregrinado desde hace siglos que ofrece, desde sus 500 metros de altitud, unas estupendas vistas de la ciudad y la bahía de Málaga.

Casi cerrando el distrito por el litoral encontramos el barrio de El Candado, donde se halla el pequeño puerto deportivo de El Candado. Un poco más allá, entre este barrio y el de La Araña, también podemos visitar el Peñón del Cuervo, una gran formación rocosa que divide en dos la preciosa y aislada playa del mismo nombre.

Dejando el litoral, las villas residenciales más lujosas y espectaculares se encuentran en barrios de las colinas como El Limonar, donde merece la pena ver Villa Suecia, la primera vivienda modernista que hubo en Málaga, construida en 1904. Otro ejemplo del poderío de la alta burguesía en la época es Villa Fernanda, un palacete de estilo regionalista con jardines románticos que se encuentra en el barrio de Miramar.

Planes cercanos

Planes relacionados