×
Otros destinos ×

Betancuria, la antigua capital de Fuerteventura

Fuerteventura es una isla llena de sorpresas que siempre nos sorprende con lugares que rezuman historia. Uno de ellos es Betancuria, la localidad menos poblada de esta isla canaria. En el recuerdo de esta población, de apenas 800 habitantes, queda el momento de su fundación, por Jean Betencourt, en el siglo XV.

Su ubicación en el valle del Macizo de Betancuria es, en parte, responsable de su trayectoria y del éxito turístico cosechado. De hecho, está considerada la población más importante a nivel artístico de Fuerteventura. Pese a no tener grandes playas o monumentos característicos, atrae cada año a miles de turistas que caen rendidos a su encanto.

Qué ver en Betancuria

Los principales reclamos turísticos de Betancuria se encuentran en su singular oferta  de naturaleza, en el disfrute de la auténtica gastronomía local y, sobre todo, en la hospitalidad que brindan sus vecinos al viajero. Entre las visitas imprescindibles en la isla se encuentran el Parque Rural de Betancuria, el mirador de Guise, el Museo Arqueológico y la iglesia de Santa María. Sigue leyendo porque aquí encontrarás toda la información que necesitas para gozar de unas vacaciones excepcionales.

  • Parque Rural de Betancuria

Los colores amarronados que presenta la orografía del Parque Rural de Betancuria es, sin duda, su principal peculiaridad. Este espacio natural ofrece un terreno de gran interés científico. En sus peñascos y macizos habitan infinidad de especies que actualmente se encuentran protegidas, como la Nicotina glauca que, a veces, se emplea mezclada con tabaco de escasa calidad. En las presas de Las Peñitas y Los Molinos también se puede observar una gran cantidad de fauna, al igual que en los acantilados, que sirven de cobijo a aves rapaces de la zona.

  • El macizo de Betancuria

    Betancuria

    Betancuria. Paraiso natural.

El macizo de Betancuria ha sido escenario de importantes hallazgos científicos, ya que se han encontrado sedimentos oceánicos y fósiles de animales marinos. No debes perderte el Monumento Natural de Ajuy, ya que aquí se encuentran las rocas más antiguas de todo el archipiélago.

La flora que sobrevive en los peñascos y macizos también merece nuestra atención, ya que atesora algunos endemismos majoreros como la tabaiba dulce, la cuernúa y el jorjao. Asimismo forman parte del paisaje, las palmeras y los tarajales, unos arbustos de los que se tiene referencias desde el siglo XV.

  • Mirador de Guise

Dos estatuas de gran tamaño de los antiguos reyes de Fuerteventura presiden el paisaje del mirador de Guise. No están allí colocadas por azar, sino que recuerdan que en el siglo XV la isla de Fuerteventura se dividía en dos reinos con dos monarcas al frente. En este caso, las esculturas representan a Guise y Ayose. Si te colocas a su nivel, obtendrás una inmensa panorámica que muestra un paisaje desértico donde predomina una gama cromática que va del ocre al amarillo.

  • Museo Arqueológico y etnográfico de Betancuria

Una visita que se debe contemplar en un viaje a Fuerteventura es el Museo Arqueológico de Betancuria. Se encuentra situado en una bonita casa de arquitectura tradicional canaria, en pleno centro de la ciudad.

Este museo consta de tres salas, dos de las cuales están dedicadas, principalmente, a piezas arqueológicas, mientras que la última sala se centra en objetos etnográficos.

A pesar del interés de estos espacios, también hay que señalar que la exposición que mayor interés atrae narra la historia de las primeras expediciones de europeos en las Islas Canarias, la forma de vida de los habitantes de entonces y su cultura.

Restaurantes donde comer bien en Betancuria

En Betancuria no sólo te nutrirás de historia y sorprendentes paisajes semidesérticos, sino que, además, tienes la posibilidad de disfrutar de una excelente experiencia gastronómica basada en productos típicos canarios.

  • Restaurante La Sombra

Este restaurante, situado en el corazón de Betancuria, es el resultado del sueño de Ismael y René. Curiosamente, antes de que La Sombra abriese sus puertas al público, en su patio solían reunirse los propietarios con sus amigos para charlar y pasar las tardes.

Considerado uno de los mejores restaurantes de Betancuria, ofrece una sabrosa comida rústica. Su carta está repleta de productos locales que hacen las delicias de los paladares más exigentes.

Su exclusiva y original decoración hará que te sientas en un oasis en medio de la isla.

Hamburguesas, tapas, todo ello a un precio recomendable y asequible para que quienes se acercan a La Sombra puedan disfrutar de una experiencia memorable.

  • Restaurante Casa Santa María

El restaurante Casa Santa María se encuentra situado dentro de una preciosa vivienda restaurada del siglo XVII, en el centro histórico de Betancuria y frente a la famosa iglesia de Santa María.

Este restaurante, premiado en varias ocasiones con la afamada y perseguida estrella Michelin, te invita a disfrutar de una experiencia culinaria única en un entorno arquitectónico espectacular. En su decoración refinada y elegante se emplea la piedra como material principal.

Su chef, Dusan Sekerik, mezcla tradición y creatividad en unos deliciosos menús donde destaca su cabrito al horno. También hay que señalar que cuenta con una fantástica carta de vinos.

  • Mirador Morro Velosa

Y para disfrutar de un té o café diferente con unas vistas impresionantes del macizo de Betancuria, te recomendamos el mirador de Morro Velosa. En su terraza te sentirás arropado por los mejores paisajes que regala la orografía de la zona.

La iglesia de Santa María

Otra visita imprescindible en Fuerteventura es su famosa iglesia de Santa María, que fue fundada en el siglo XV como una pequeña capilla para dar servicio eclesiástico a los habitantes de la isla. A pesar de su tamaño fue la primera catedral de Fuerteventura.

En este templo, que consta de tres naves separadas por arcos de medio punto, destaca su torre cuadrada, que fue construida por Pedro de Párraga. No dejes de fijarte también en su bonita fachada de inspiración renacentista.

Además, en la casa parroquial se encuentra un museo donde se exponen pinturas y esculturas de otras iglesias de Fuerteventura.

Restos del convento de San Buenaventura

El gran valor histórico de la localidad de Betancuria se descubre a cada paso, aunque no está de más visitar algunos referentes específicos, como los restos del convento de San Buenaventura. Éste fue el primer convento fundado en Canarias. En este cenobio convivieron monjes franciscanos que no sólo difundían la religión sino que, además, sirvieron de ayuda y apoyo a los habitantes del lugar. En este lugar fue enterrado un personaje ilustre, Don Claudio de Lila, que ejercía como ingeniero de la realeza.

Después de recorrer sus espacios naturales, paisajes y monumentos habrás podido comprobar que Betancuria es un pueblo pequeño pero que está lleno de historia, lugares místicos y restaurantes que te brindarán un recuerdo inolvidable.

Planes cercanos

Planes relacionados