×
Otros destinos ×

Comida típica de Fuerteventura, saborea la isla majorera

Para entender la esencia de la comida típica de Fuerteventura hay que remontarse a sus primeros pobladores. Los aborígenes canarios legaron a la isla una magna carta de sabores que, con el tiempo, ha ido ganando en matices hasta convertirse en lo que es hoy la gastronomía propia de la isla. La cocina majorera conserva la elaboración natural y sencilla pero vestida con sabores intensos que dejan huella.

Comer es un placer y en este paraíso de playas infinitas y vientos incesantes, no lo es menos. El pescado es una de las materias primas principales de buena parte de sus recetas, lo mismo que el gofio, las papas arrugadas (o arrugás), la carne de cabra y, cómo no, el popular queso majorero. La comida típica de Fuerteventura abre la puerta a una experiencia gastronómica diferente, un placer para los sentidos que no te dejará indiferente.

Básicos de la gastronomía de Fuerteventura: gofio, papas arrugás y sancocho

  • Pescados

El pescado es una de las materias primas favoritas de la gastronomía de la isla, obviamente, por su estrecha relación con el mar. Pero en este capítulo los majoreros cuentan con sus propias recetas y platos estrella. Las ‘viejas’, por ejemplo, son de lo más popular, sobre todo sancochadas (cocidas), aunque también es habitual encontrar en los mejores restaurantes de Fuerteventura deliciosas cazuelas de pescado a base de gofio, lapas, mejillones, burgados y caracolillas.

Dentro de la comida típica de Fuerteventura destaca, eso sí, el sancocho, un plato propio de Semana Santa. El cherne, la corvina o la lubina en salazón suelen ser la base de esta receta que se sirve acompañada de papas, boniatos, gofio (en rodajas) y mojo.

  • Carne de cabra

Los pescados y mariscos constituyen la base de buena parte de la comida típica de Fuerteventura, aunque no son la única especialidad. De hecho, la carne de cabra es uno de los ‘imprescindibles’ de la gastronomía local. Estos animales llevan años campando a placer por el paisaje desértico de la isla y, en consecuencia, los productos derivados de su cría están muy presentes en la oferta culinaria.

Las cabras majoreras son protagonistas de las zonas más deshabitadas de Fuerteventura y no es extraño encontrarlas en una ruta por los pueblos del interior. Entre las recetas más populares a base de carne de cabra, no puedes dejar de probar el puchero majorero, un cocido local de lo más sabroso. Si quieres algo más ligero, siempre puedes decantarte por probar la carne de cabra asada o frita.

  • Gofio

    Comida típica de Fuerteventura

    Gofio

Si hay un alimento que no puedes dejar de probar, ése es el gofio. Esta comida típica es parte del legado de los aborígenes canarios, una harina tostada de trigo o millo a la que se añade una pizca de sal, de lo más común en el recetario de la isla. Si bien es cierto que puede tomarse con leche, amasado o completando la preparación de un postre, una de las elaboraciones más populares es el llamado gofio escaldado.

Como parte intrínseca de la gastronomía de Fuerteventura puede servirse como aperitivo o como plato contundente para entrar en calor. Para darle el punto apropiado hay que añadir el gofio a un caldo de pescado y removerlo hasta conseguir una crema o puré espeso que resulta realmente exquisito.

  • Papas arrugadas

Si ya te has enfrentado a la tarea de decidir donde comer en Fuerteventura, habrás comprobado que en cualquier restaurante tradicional nunca faltan las papas arrugadas. Estos tubérculos son todo un clásico de la gastronomía canaria y, por extensión, también de la oferta majorera.

Para conseguir ese aspecto singular, las papas arrugadas se saturan de sal en el momento de cocinarlas. La tradición manda que deben tomarse bien calientes y acompañadas del popular mojo verde o mojo picón.

Queso majorero: un tesoro de Fuerteventura

Hay mucho donde escoger a la hora de elegir qué comer en Fuerteventura aunque, si buscas algo genuinamente local, no puedes abandonar la isla sin probar el queso majorero. Sus orígenes se remontan a hace más de dos mil años, momento en el que los guanches encontraron en esta delicatesen un auténtico tesoro.

Su elaboración tradicional –una mezcla de leche de cabra majorera y hasta un 15% de leche de oveja (cuando se destine a maduración)– fue el motivo por el que fue elegido en 1996 el primer queso de Canarias con denominación de origen. Además, también fue el primero de España en estar protegido.

Una de sus señas de identidad es la huella de hoja de palma que se usa para moldear la corteza en el lateral. Su aspecto, eso sí, puede variar en función de cómo se vista su superficie aunque lo más común es que se frote con pimentón, aceite o gofio. Con un sabor suave (si es fresco) o intenso y algo picante (en caso de ser curado), el queso majorero es uno de los máximos exponentes de la gastronomía de Fuerteventura.

En la actualidad, su producción se concentra en los términos municipales de Antigua, Betancuria, La Oliva, Pájara, Puerto del Rosario y Tuineje, aunque puedes degustarlo en multitud de restaurantes repartidos por la isla.

Qué más comer en Fuerteventura

Los sabores de la isla recorren con delicadeza desde el mar hasta la montaña deteniéndose en las bondades que ofrecen la tierra y la inmensidad del océano. Pero más allá de las papas arrugadas, deliciosos asados de carne de cabra o pucheros, hay que dejar sitio para los postres. Y es que el broche de oro a la selección de recetas locales de Fuerteventura lo ponen, como no podía ser de otra manera, pequeños bocados que saben a gloria.

Fachenda, leche machanga, buñuelos de queso majorero… Hay mucho donde elegir, aunque uno de sus máximos exponentes es el frangollo. Su ingrediente principal es la harina de millo poco molida, con grano grueso y sin tostar, algo que la diferencia del gofio. La receta tradicional se elabora añadiendo a la base: leche de cabra, azúcar, pasas, yemas de huevo y unas cáscaras de limón. Es un dulce típico que no te puedes perder.

Planes cercanos

Planes relacionados