×
Otros destinos ×

Costa Calma, la puerta de entrada a las playas de Sotavento

Inscrita en el sureño municipio de La Pájara, la localidad de Costa Calma es, a día de hoy, uno de los núcleos turísticos más importantes de Fuerteventura. Enclavada al inicio de la península de Jandía –antiguamente una isla independiente de la principal–, Costa Calma presume de ser uno de los centros de población más jóvenes de la isla, surgido al calor del creciente turismo a principios de los años 70.

En la actualidad, con alrededor de 5.000 habitantes empadronados (y una población flotante de 15.000 durante todo el año), Costa Calma se consolida como un centro vacacional de fama internacional. Además, se encuentra favorecido por el conjunto de playas que lo rodean –conocido popularmente como costa de Sotavento–; así como por la belleza del Parque Natural de Jandía en el que se inscribe. Por otro lado, gracias a la llegada constante de los vientos alisios a sus playas, las escuelas de windsurf y kitesurf abundan en la zona; mientras que el Oasis Wildlife Fuerteventura, un enorme zoológico ubicado en la localidad vecina de La Lajita, asegura entretenimiento para los más pequeños.

La observación de las estrellas desde sus miradores; o la degustación de la genuina gastronomía del municipio en alguno de sus restaurantes, ponen el broche de oro a la experiencia que nos brinda esta encantadora y aislada zona del sur de Fuerteventura.

Qué ver y cómo llegar a Costa Calma

El nombre de Costa Calma –que no debe confundirse con la Costa de la Calma mallorquina–, proviene, de manera irónica, del viento marino que azota el litoral de manera constante durante todo el año, generando pequeñas olas, y un ir y venir de arenas procedentes de las cercanas dunas de Jandía.

Costa Calma se encuentra a 67 kilómetros de Puerto del Rosario, la capital de Fuerteventura. Fácilmente alcanzable a través de la carretera principal FV-2, Costa Calma nos recibe rodeada de palmeras, dunas de arena, y extensas playas blancas. Además, su núcleo urbano presenta una mezcla heterogénea, con imponentes hoteles y apartamentos turísticos, por un lado; y una zona residencial de casas bajas encaladas, por el otro. Y es que, si antes de 1970 los terrenos de Costa Calma tan sólo acogían dispersos conjuntos de casas humildes, desde entonces el interés de turistas extranjeros –especialmente alemanes e ingleses– no ha hecho más que aumentar la oferta alojativa de la zona. Chiringuitos, centros comerciales y escuelas de surf completan la oferta de ocio de la zona.

Playas de Costa Calma en Sotavento

Costa Calma

Vista de costa calma

Sin lugar a dudas, el gran atractivo de Costa Calma son sus playas. De hecho, son muchos los que no dudan en afirmar que estas se encuentran entre las más bellas de Fuerteventura. Instaladas a los pies de un entorno desértico como es el Parque Natural de Jandía, y enfrentadas al vasto océano Atlántico y sus vientos alisios, las playas de Costa Calma presumen de ser salvajes, cambiantes y diversas.

  • Playa de Costa Calma: ubicada justo enfrente de la localidad de Costa Calma, esta playa de aproximadamente 2 kilómetros de longitud se encuentra rodeada de hoteles. Es la más accesible de todas las que forman el conjunto de Sotavento, y por ello, dispone de los más variados servicios. A pesar del viento habitual, sus olas son amables y se prestan al baño tranquilo, por lo que resultan ideales tanta para adultos como para niños. Ahora bien, como en el resto de playas de la zona, también resulta habitual presenciar el entrenamiento constante de surfistas, windsurfistas y kiters, muchos de ellos con material alquilado en la escuela de surf que existe en un extremo de la playa. Dos chiringuitos ubicados en la arena completan la oferta de ocio de esta playa principal.
  • Playa Esmeralda (Norte y Sur): bordeando la costa hacia el sur, la siguiente playa que nos encontramos es la de Esmeralda. Con un nombre tan sugerente, no nos sorprenderá descubrir aguas turquesas en sus orillas. A menos de diez minutos en coche, esta playa nos recibe rodeada de acantilados y de algún hotel apartado. Además, dependiendo del estado de la marea, podemos encontrarla dividida en dos pequeñas bahías. Por último, un servicio de tumbonas y un pequeño restaurante elevado nos permiten continuar apreciando la práctica de windsurf en la lejanía.
  • Playa de la Barca y Risco del Paso: aún más al sur se encuentran estas dos playas que juntas conforman la denominada playa de Sotavento. Caracterizadas por unas condiciones meteorológicas especiales, ambas playas se muestran especialmente propicias para la práctica de deportes acuáticos de vela. Tanto es así que, desde 1986, la playa de la Barca acoge la celebración del Campeonato del Mundo de Windsurfing y Kiteboarding durante los meses de julio y agosto. Además, disponen de sendos pequeños centros turísticos compuestos de alojamiento y bares de playa. Sin embargo, su mayor atractivo lo encontramos en el aspecto cambiante que adoptan en función de las mareas lunares. Si bien su estado normal es el de una playa ancha y alargada, con kilómetros de arena para pasear y correr, cada dos semanas la subida de la marea ocasiona la formación de una pequeña laguna libre de olas en mitad del arenal. Concretamente a la altura del Risco del Paso, encontramos un mirador desde el cual apreciar tranquilamente este curioso fenómeno. ¡Y atención! Si buscamos zonas nudistas, el extremo sur de esta playa esconde una muy bien valorada por la intimidad que permite.
35
Oasis Park Fuerteventura

Otros entretenimientos en Costa Calma

Sin embargo, las posibilidades de ocio en Costa Calma no terminan en sus playas. Tal y como adelantábamos, en la vecina localidad de La Lajita –a tan sólo 12 minutos en coche– encontramos el Oasis Wildlife Fuerteventura, uno de los zoológicos más grandes no sólo de las islas Canarias, sino de toda España. Originado en 1985 a partir de un modesto safari a lomos de camellos, ha ido consolidándose como un verdadero tributo a la fauna de sabana: primero con papagayos, canguros y primates; y más tarde con elefantes, jirafas, hipopótamos y leones marinos. Eso por no mencionar el gigantesco jardín botánico que acoge en su interior, surcado por numerosos senderos que permiten conocer de primera mano la flora más exótica de Fuerteventura.

Y si buscamos naturaleza en estado puro, a nuestras espaldas yace el Parque Natural de Jandía, que tiene 15.000 hectáreas de superficie transitable. Formado por un arco de montañas abierto hacia el norte, entre las mismas encontramos el Pico de la Zarza, el más alto de la isla con sus más de 800 metros de altura. Es, además, el mejor mirador de estrellas que podréis encontrar en la isla, dado que su aislamiento y su altitud proporcionan una visibilidad estupenda del firmamento canario.

Planes cercanos

Planes relacionados