×
Otros destinos ×

Faros de Fuerteventura: el paseo más romántico por la isla

Recorrer los faros de Fuerteventura es una manera original y romántica de descubrir la geografía de una isla con más de 320 kilómetros de costa. Y es que estas construcciones que arrojan luz sobre las aguas del litoral presentan siempre un gran magnetismo, ya sea por su emplazamiento en parajes recónditos y bellos o por todas las historias que giran en torno a los naufragios y a la soledad de los fareros.

Tal vez, sumidos como estamos en el ajetreo cotidiano, en el continuo bombardeo de la información, en el ir y venir apresurado de personas que siempre llegan tarde… poner rumbo a un faro escondido, al igual que subir a una montaña solitaria, puede ser una estrategia acertada para reconectar con uno mismo, para dejar a un lado las preocupaciones y disfrutar del rítmico movimiento de las olas chocando contra un acantilado. Si es esto lo que os pide el cuerpo, seguid leyendo. En este artículo repasamos uno a uno los mejores faros de Fuerteventura. ¡Comenzamos!

Faro del Tostón, una atalaya en el estrecho de la Bocaina

Erigido a finales del siglo XIX en Punta Ballena –al norte de Fuerteventura–, la imagen actual del faro del Tostón responde a diversas intervenciones posteriores; de ahí que ahora cuente nada más y nada menos que con tres torres, entre las que destaca la más espigada, con sus inconfundibles franjas blancas y rojas que se aprecian desde la lejanía. Este faro se ha convertido en una de las postales más icónicas de la isla de Fuerteventura, y es una apuesta segura si buscáis un lugar para disfrutar de un bonito atardecer.

Junto con los faros de Punta Pechiguera, en la vecina isla de Lanzarote, y el de Punta Martiño, en la isla de Lobos, conforma el triángulo de vigías que custodian el estrecho de la Bocaina, o lo que es lo mismo, el brazo de mar que separa Fuerteventura de Lanzarote. En su interior se halla el Museo de la Pesca Tradicional, en el que podréis descubrir las técnicas que empleaban los habitantes de Fuerteventura para conseguir pescado en zonas donde el desarrollo de tal actividad no resultaba sencillo. Además, en las inmediaciones del faro encontraréis una serie de bellas calas donde disfrutar de un baño relajado en aguas cristalinas.

El aerofaro de Punta La Entallada

Faros de Fuerteventura

Faros de Fuerteventura

Continuamos nuestro recorrido dirigiéndonos a la costa este de Fuerteventura rumbo al faro de Punta La Entallada. Se trata de un faro moderno y muy alejado a nivel constructivo de la imagen que normalmente asociamos a este tipo de edificaciones, pues presenta una planta en forma de “U” y está compuesto por tres núcleos realizados con cal y piedra pómez roja. La parte que realmente ejerce de faro es la central y apenas alcanza los 12 metros de altura.

Sin embargo, esto no supone ningún inconveniente para desempeñar su función, puesto que el edificio se alza sobre un acantilado de 200 metros de altitud. Desde ese punto se pueden admirar panorámicas únicas del océano Atlántico y de los Cuchillos de Vigán, unas espectaculares formaciones rocosas cuyo aspecto afilado se debe al desgaste causado por la erosión. El faro de Punta La Entallada se encuentra en la zona de la isla más próxima al continente africano, quedando la costa marroquí a una distancia aproximada de 100 kilómetros. Además, cuenta con una peculiaridad muy especial, pues se trata en realidad de un aerofaro, lo que quiere decir que también se utiliza para orientar a aviones.

Si queréis visitar el faro de Punta La Entallada, tened en cuenta que su acceso en coche desde el pueblo de Las Playitas se realiza por una carretera muy estrecha y con bastantes curvas. Eso sí, seguro que al llegar y disfrutar de las vistas convendréis que el trayecto ha valido la pena.

Faro de Punta Jandía, el vigilante de las costas del sur

Este faro, enclavado en el extremo más meridional de la isla de Fuerteventura, es uno de aquellos lugares que invitan a perderse y a conectar con la esencia de la naturaleza. Levantado en 1864, su gran atractivo radica en el hecho de hallarse en el punto exacto donde finaliza una lengua terrestre, en un paisaje volcánico totalmente aislado que se enfrenta al océano Atlántico. Dentro del edificio se encuentra el centro de interpretación del Parque Natural de Jandía, donde se explican las características geológicas, la flora y la fauna autóctonas de la península de Jandía. Hace asimismo hincapié en los motivos por los cuales la Unesco declaró Reserva de la Biosfera a Fuerteventura en el año 2009.

Se puede acceder al mismo en automóvil en aproximadamente 40 minutos (22 kilómetros) desde la localidad de Morro Jable, si bien, convendría realizar el trayecto en un vehículo que fuese todoterreno. También hay un microbús 4×4 que hace la ruta entre este pueblo y El Puertito, un pequeño conjunto de casas próximo al faro donde se dice que se come el mejor caldo de pescado de Fuerteventura.

Faro de Morro Jable, una imponente torre de hormigón

Aún en el sur de la isla, el faro de Morro Jable es uno de los que ofrece un acceso más sencillo, pues se encuentra en plena playa del Matorral, una extensión natural de cuatro kilómetros de arena blanca situada frente a esta localidad del municipio de Pájara. Sin embargo, el hecho de estar rodeado por un núcleo urbano y su estética moderna (fue levantado en 1996 con hormigón) hacen que carezca del encanto y la belleza que sí poseen los anteriormente descritos.

Faro de San Martiño, entre Fuerteventura y Lanzarote

Dejamos para el final este pequeño faro emplazado al norte de la isla de Lobos, un solitario peñón que se encuentra a poco más de dos kilómetros de Corralejo y que está separado de Fuerteventura por un canal conocido como “El Río” o “Paso de Orchilla”. Para llegar al islote es necesario tomar un ferry y recorrer la isla siguiendo uno de los dos senderos habilitados. La opción más lógica es realizar el trayecto de ida por uno de ellos y la vuelta por el otro, ya que apenas hay diferencia de distancia y así podréis disfrutar de ambos caminos (el que avanza junto a la costa y el que cruza el islote por el interior). Sin duda, el paisaje de la isla de Lobos constituirá un magnífico punto final para esta ruta por los mejores faros de Fuerteventura.

Planes cercanos

Planes relacionados