×
Otros destinos ×

Isla de Lobos, un planazo para una excursión

Una excursión a la isla de Lobos es un plan muy aconsejable si estás de viaje en Fuerteventura o en Lanzarote. Se trata de una pequeña isla protegida en su totalidad, un mini paraíso desierto donde poder disfrutar de la playa, el senderismo y el surf sin que nadie te moleste.

El islote de Lobos tiene una extensión de unos seis kilómetros cuadrados de superficie, y se sitúa a dos kilómetros al noreste de Fuerteventura y a ocho al sur de Lanzarote. Lobos es una verdadera joya ecológica donde desconectar durante una jornada.

Islote de lobos, cómo ir y requisitos de entrada

Al ser una pequeña isla protegida, el acceso a Lobos está limitado a 400 personas diarias. El Cabildo de Fuerteventura expide la autorización de visita a la isla de Lobos en dos turnos diarios, mañana y tarde, de 200 plazas cada uno y cuatro horas de permiso. Es decir, que solo podrás estar allí cuatro horas.

Los permisos están disponibles online desde tres días antes en el Cabildo de Fuerteventura.

  • Barcos y excursiones a Isla de Lobos desde Corralejo

Para llegar a la isla de Lobos puedes subir a alguno de los barcos que parten de forma regular desde el puerto de Corralejo, al norte de Fuerteventura. En apenas 15 minutos de trayecto estarás en el pequeño islote.

Además de los ferries regulares, en Corralejo también puedes contratar un barco privado para hacer una excursión por Lobos. Encontrarás opciones y actividades para todos los gustos: desde catamaranes, veleros, kayaks y water taxis, hasta combinaciones de barco con esnórquel, pesca o trayectos en buggy (pequeños coches de golf) y bicicleta por el islote.

isla de lobos fuerteventura

Isla de Lobos. Fuerteventura.

  • Barcos a Lobos desde Lanzarote

También es posible llegar a Lobos desde la vecina isla de Lanzarote, situada al norte del islote y del llamado estrecho de La Bocaina. Aunque está un poco más alejada que Fuerteventura, si estás de viaje por Lanzarote también puedes plantearte esta excursión. En la zona de Playa Blanca, al sur de la isla, encontrarás varias opciones para viajar hasta Lobos, incluso con la posibilidad de avistar delfines en el trayecto.

Normalmente las excursiones privadas ya incluyen el permiso obligatorio, aunque no está de más confirmarlo junto con la reserva.

Una excursión a la isla de Lobos, qué se puede hacer allí

La isla de Lobos es un paraje natural de gran importancia ecológica. No esperes encontrar otros recursos turísticos más allá de la propia naturaleza. En Lobos podrás disfrutar de un paisaje volcánico virgen, intacto, un lugar mágico como pocos.

Isla de lobos

Disfrutarás de un entorno paradisíaco

El ferry te dejará en el pequeño muelle situado al sur de la isla. Muy cerca de allí, hacia el este, están las únicas construcciones que ocupan el territorio. Son una serie de casas bajas al pie del agua donde encontrarás el único chiringuito en donde poder comer. Ante el poblado se admira una minúscula bahía de aguas turquesas salpicada por varios islotes de roca negra.

La escasa profundidad premia la vista con ese maravilloso color de aguas paradisíacas. La fauna marina se muestra sin miedo para hacer las delicias de los aficionados al esnórquel, que disfrutarán de unas aguas casi transparentes. Un pequeño pantalán de madera se adentra unos metros sobre el agua, el Puertito de Lobos, para aquellos que quieran tirarse o buscar la foto perfecta. Este rincón no es más que el inicio de la excursión por la isla.

  • Playas y surf en Lobos

Al oeste del puerto donde desembarca el ferry se encuentra la sorprendente playa de la Concha de Lobos. Como si de una concha o medialuna se tratase, su espectacular silueta parece completar una circunferencia completa, transmitiendo una sensación de estar en un lago, más que en una islita de Canarias. Y aunque Lobos no ofrece más playas que las dos joyas anteriores, su particular costa regala rincones donde poder bajar a la orilla a darse un baño.

Pero, además, como el resto de la islas Canarias, Lobos es también sinónimo de surf. Pese a su pequeño tamaño, la costa oeste del islote esconde la ola más larga de Canarias, ‘la ola derecha de Lobos’, de entre 300 y 500 metros de longitud. Se encuentra en la zona cercana al volcán de La Caldera.

  • Senderismo en Lobos

Junto a las playas y el mar, el otro plan para hacer en el islote de Lobos es el senderismo. Recorrer Lobos caminando es muy sencillo, ya que apenas tiene dificultades y los senderos están bien señalizados. El único problema real es medir bien el tiempo para no excedernos de las 4 horas de permiso y volver a tiempo al puertito.

Lo ideal es hacer una ruta circular. Partiendo de la playa de la Concha, se puede alcanzar el principal hito de la caminata: el volcán de la Caldera, techo del islote con 127 metros de altitud. Su escasa altura no impide divisar cómodamente las vecinas islas de Lanzarote y Fuerteventura, con las dunas de Corralejo en primer término.

Aun siendo una corta subida, la pendiente es inevitable y, como en cualquier paisaje canario, el camino es de piedras, por lo que debes ir con el calzado apropiado.

Retomando el sendero tras el descenso, la ruta continúa hacia el norte de la isla, dejando varias caletas en la costa occidental. Alcanzarás el vértice septentrional de Lobos, donde se encuentra el faro de Punta Martiño, fundamental para señalizar el paso por el estrecho de La Bocaina. Desde allí, otro sendero te devolverá al Puertito a través del lado oriental de la isla, no sin antes detenerte en la zona de Las Lagunitas, donde el agua llega a invadir pequeños espacios del litoral.

Planes cercanos

Planes relacionados

Experencias exclusivas 2020

Descubre nuestra colección Unique Experiences 2020 diseñada para convertir tu estancia en una experiencia inolvidable.