×
Otros destinos ×

Maspalomas, playas y diversión en el sur de Gran Canaria

Son muchos los millones de visitantes que cada año eligen pasar sus vacaciones en Maspalomas. Esta localidad del sur de Gran Canaria pertenece al municipio de San Bartolomé de Tirajana, y es toda una tentación. El visitante experimenta que ha entrado en otra dimensión cuando se acerca a Las Dunas, una especie de Sáhara en miniatura. Y no deja de maravillarse ante el permanente espectáculo paisajístico del entorno.

Los parajes naturales son fascinantes. Y las inmensas y kilométricas playas resultan irresistibles. Son razones más que suficientes para acercarse a Maspalomas. Pero este inmenso territorio ofrece muchos más alicientes al viajero. Todo en la zona invita a la contemplación y al relax, pero también al ocio y a  la diversión. Maspalomas ofrece atractivos a todo tipo de públicos. Es un lugar muy visitado por el colectivo gay, que considera el lugar un punto de encuentro a nivel mundial.

Maspalomas, corazón turístico de Gran Canaria

 Maspalomas es una localidad que abarca una de las zonas turísticas más atractivas y visitadas del archipiélago canario. El núcleo urbano cuenta con todo tipo de servicios y actividades. El abanico de propuestas para ocupar el tiempo de vacaciones es amplio. Los más activos cuentan con instalaciones para la práctica de todo tipo de deportes: golf, submarinismo, surf, paracaidismo… Los centros comerciales abundan. La avenida marítima está llena de restaurantes, terrazas y locales, y la vida nocturna resulta muy animada. Pero quien quiera alejarse del mundanal ruido también ha encontrado su lugar. En las larguísimas playas de Maspalomas hay rincones en los que poder perderse.

Un viaje al pasado de Maspalomas

Distintos hallazgos arqueológicos dan cuenta de asentamientos aborígenes en Maspalomas. Los guanches de la zona vivían de lo que les ofrecía la tierra y el mar en medio de un paisaje tan árido como sublime. Después de la conquista de la isla, a finales del siglo XV, el territorio pasó a manos de familias de nobles peninsulares. Era un cortijo dedicado a la explotación agraria. No fue hasta 1961 cuando empezó a proyectarse como espacio turístico. Por iniciativa del conde Alejandro del Castillo se convocó el “Concurso Internacional Maspalomas Costa Canarias”. Lo ganó una empresa francesa que presentó un proyecto respetuoso con el Medio Ambiente. A partir de ahí el boom turístico ha sido imparable.

En la localidad aún se pueden encontrar huellas del pasado en algunos edificios. La calle Alcalde Marcial Franco es el lugar al que debe dirigirse el visitante interesado. Allí podrá visitar la ermita de San Fernando El Chico, de estilo franciscano, y la señorial Casa Condal de San Fernando de Maspalomas.

Las playas de Maspalomas y del Inglés, paraísos en los que perderse

maspalomas

Playa del Inglés

 La playa de Maspalomas abarca una extensión de tres kilómetros. Su arena es blanca y fina. Sus aguas son limpias, cálidas, tranquilas y poco profundas. El buen clima permite disfrutar del baño en cualquier época. Cada cual encuentra el tramo de costa que más se adapta a sus necesidades. El lado de la playa idóneo para una jornada en familia es el más cercano al núcleo turístico, ya que ofrece todo tipo de servicios. Quienes se inclinen por los deportes acuáticos o la práctica del nudismo deben encaminarse hacia la Punta de Maspalomas. Y también hay zonas, como la popular ‘El Siete’, frecuentadas mayoritariamente por público LGTB+.

En el lugar donde Maspalomas se junta con la playa del Inglés tienen su territorio los surfistas. Es la vertiente más salvaje y menos transitada. En realidad ambas playas configuran un mismo recorrido. La del Inglés se extiende a lo largo de tres kilómetros de arena dorada y sus aguas son igualmente tranquilas. Cuenta también con zonas idóneas para la familia y con otras destinadas al deporte. Es muy frecuentada por los más jóvenes.

Qué ver y hacer en Maspalomas: Las Dunas, La Charca y El Palmeral

La playa de Maspalomas es un espacio para tomar el sol, darse un placentero baño y pasear. Su entorno, combinación de desierto y oasis, depara una ruta llena de sorpresas. En el camino, resulta asombroso encontrarse frente al paisaje de las Dunas. Este espacio natural protegido impresiona por su belleza y por la variedad de ecosistemas que alberga. La movilidad de la arena determina dos zonas diferenciadas. Las dunas fijas se mantienen estables y acogen especies vegetales autóctonas. Las grandes acumulaciones de arena de las móviles están en constante movimiento debido a la acción del viento. En ellas la vegetación es más escasa.

Dunas Maspalomas

Vistas desde las Dunas de Maspalomas

Impresionante resulta también El Palmeral. Un lugar donde resguardarse a la sombra. Y, por supuesto, la Charca de Maspalomas. Se trata de una pequeña laguna de aguas salobres, donde habitan distintas especies de peces. La Charca es visitada también por diferentes comunidades de aves. Está separada del mar por una barra de arena. En las escasas épocas de intensa lluvia esta barrera natural se quiebra y hace que el agua se renueve.

El faro de Maspalomas, un testigo permanente

El antiguo faro de Maspalomas es todo un símbolo. La edificación ha sido testigo del paso del tiempo y de los cambios experimentados en la zona. Se empezó a levantar en 1861 y las obras se prolongaron durante 28 años. Su luz se encendió por primera vez en 1890. Guiaba a los barcos que cubrían la ruta entre Europa y América. En esa época, su figura de 55 metros se alzaba en un paisaje árido y aislado, en medio del grandioso paraje de las Dunas. Entonces era la única construcción, al lado de algunas casas de pescadores. Hoy es un punto de referencia, un gigante que acompaña mientras se recorre esta costa tan espectacular.

Dónde comer en Maspalomas, una variada oferta

Maspalomas cuenta con una rica y variada oferta de restaurantes donde probar distintas variedades de cocina internacional. Quienes quieran disfrutar de la comida típica canaria tienen interesantes opciones. El Rincón Canario, en el edificio Águila Playa, es un buen establecimientos para degustar los mejores platos tradicionales, entre ellos el pulpo con mojo verde o cualquier pescado de la zona.

Muy cerca del faro de Maspalomas, en una sencilla terraza a pie de playa, se encuentra El Senador, otro sitio ideal, especializado en arroces, mariscos y pescado. Y en Playa del Inglés destaca La Palmera Sur, un moderno local especializado en cocina canaria creativa, que es muy apreciado entre los lugareños.

Discotecas en Maspalomas, para todos los gustos

Las discotecas, en la zona de Playa del Inglés, son otro de los focos de atracción de Maspalomas. Turistas y grancanarios se encuentran en el centro comercial Kasbah. En sus distintos locales se puede disfrutar de variados estilos de música. Los amantes de la salsa se reúnen en el pub Mojito, conocido por sus fiestas temáticas.

Ozono es una de las discotecas más populares de la isla. Aquí la fiesta se prolonga hasta altas horas de la madrugada. Está especializada en música techno y ofrece actuaciones de destacados disc-jockeys. También cuenta con salas para escuchar música más relajada. Otra opción es Pachá Gran Canaria. Consta de diferentes ambientes y una amplia terraza para descansar. En el centro comercial Yumbo se ubica Mantrix Disco, la discoteca gay más popular del sur de Gran Canaria.

Planes cercanos

Planes relacionados