×
Otros destinos ×

Qué ver en Lanzarote, las 13 paradas imprescindibles

Te contamos qué ver en Lanzarote, una isla que impresiona a cada momento. La extrañeza y el carácter poderoso, enigmático, de sus paisajes volcánicos producen muchas veces en el viajero la sensación de estar en otro planeta. Recorrer los 850 kilómetros cuadrados de su geografía de lava y mar es como acceder a un territorio nuevo. Ni la saturación turística ha conseguido acabar con su imagen de región ignota, que se intensifica especialmente en zonas como el Parque Nacional de Timanfaya.

Los visitantes se sienten cautivados por las playas, por la pequeña isla hermana de La Graciosa; en general por el magnetismo de sus espectaculares parajes naturales. Pero Lanzarote es también el resultado de la mano de un hombre, el artista César Manrique, quien fue capaz de frenar la especulación urbanística. Su respeto al Medio Ambiente y su capacidad para integrar la arquitectura con la naturaleza ha dado lugar a rincones inolvidables, como los Jameos del Agua, el Mirador del Río o el Jardín de Cactus. Ejemplos de cómo es posible añadir aún más belleza a la belleza.

  1. Los lugares imprescindibles de Lanzarote
  2. Los pueblos más bonitos de Lanzarote

Los lugares imprescindibles de Lanzarote

Timanfaya, un sublime paisaje volcánico

Un paisaje impresionante, como de otro planeta, es lo que se encuentran los viajeros que llegan a Timanfaya. Montaña de Fuego, Montaña Rajada, el islote de Hilario, la Caldera del Corazoncillo, las Montañas de Rodeos y de Señalo, el Pico Partido, la Caldera de Rilla… He aquí algunas de las formaciones volcánicas que componen esta extensión de malpaís en Lanzarote. Un lugar donde todo conduce al silencio y a la trascendencia.

La singularidad de Timanfaya es producto de la actividad volcánica que tuvo lugar entre 1730 y 1736, cuando parte de la isla se estremeció y quedó cubierta por lava y grandes rocas incandescentes. Hasta doces pueblos quedaron sepultados bajo las cenizas. Las altas temperaturas de la superficie recuerdan que bajo el terreno sigue latiendo una cámara magmática, un auténtico corazón de fuego.

La temprana declaración como Parque Nacional en 1974, ampliada más tarde como Zona de Reserva en más del 90% del territorio, ha permitido que el entorno permanezca prácticamente inalterado. Para conocer sus particularidades, lo primero que debe hacerse es acudir al Centro de Visitantes e Interpretación de Mancha Blanca. Es el espacio en el que conocer a fondo el fenómeno volcánico de este impresionante parque que ocupa más de 50 kilómetros cuadrados. Aunque una parte está protegida y resulta inaccesible para los visitantes, es mucho lo que puede verse. En esta extensión sublime, donde el negro se mezcla con encendidas tonalidades ocres y rojas, se accede a paisajes imposibles de olvidar.

Qué visitar en Lanzarote, Timanfaya

Timanfaya

Los amantes del senderismo pueden realizar distintos recorridos a pie por Timanfaya, pero lo más habitual y sencillo es hacer una ruta guiada en autobús. El itinerario recorre, durante 40 minutos, la ruta de los volcanes, un paseo entre tubos volcánicos, campos de piroclastos y lava. Quienes se queden con ganas de disfrutar más de estos insólitos parajes, cuentan con otras opciones, por ejemplo la ruta Tremesana o la del Litoral. Siempre es aconsejable realizarlas con guías, pero los caminantes más preparados tienen la posibilidad de acometer algunas de ellas libremente. También gozan de gran aceptación los paseos en dromedario por la zona. Una aventura ideal para las familias con niños.

Jameos del Agua, un viaje al centro de la tierra

Los Jameos del Agua es una fascinante intervención de César Manrique. El artista se hace presente, una y otra vez, en los rincones de la isla. Sus arquitecturas, siempre cuidadosas con el medio ambiente, se integran en la naturaleza de un modo magistral. En el caso de los Jameos, el creador jugó con la idea de un viaje al centro de la tierra. Esta impresión acompaña al visitante desde que se inicia la visita y baja las escaleras del primer tramo. A partir de ese momento las expresiones de asombro se suceden.

Manrique ideó este sueño arquitectónico a partir de su fascinación por el túnel volcánico que se había originado tras la erupción del Volcán de la Corona. Tiene más de seis kilómetros de longitud y se prolonga desde el mismo cráter del volcán hasta el mar, introduciéndose bajo el océano un kilómetro y medio. Los Jameos del Agua se sitúa en la sección más cercana a la costa del túnel. Debe su nombre a la existencia de un lago interior que constituye una formación geológica singular. Se origina por filtración al encontrarse por debajo del nivel del mar. Lo constituyen tres jameos o aberturas en el terreno. El “Jameo Chico”, por donde se realiza el acceso al interior, el “Jameo Grande” y un tercero, denominado “Jameo Redondo”.

Qué visitar en Lanzarote, Jameos del Agua

Los Jameos del Agua

La vegetación brota del basalto y unos diminutos cangrejos albinos habitan en el lugar. Una piscina de contornos encalados, un auditorio y un centro especializado en vulcanología, componen el espacio, concebido como un Centro de Arte, Cultura y Turismo. En su recorrido se encuentran rincones impactantes. Está, por supuesto, el lago natural, con sus aguas transparentes, y una bóveda de cañón, que recuerda a la nave de una catedral, con un agujero en la parte superior por donde entra un impresionante haz de luz de forma cenital.

En las zonas ajardinadas la vegetación se muestra de forma exultante. Las palmeras, los cactus y las higueras parecen custodiar la piscina blanca de formas onduladas. El verde de las plantas, el níveo de la piscina, el azul del agua y el negro de la roca volcánica forman un conjunto de gran belleza. Quienes hayan asistido a algún concierto en el auditorio de los Jameos del Agua, en el interior de una gruta volcánica, saben que se trata de un lugar privilegiado por sus características geológicas y condiciones acústicas.

Cueva de los Verdes, los caprichos de la lava

También en el interior del túnel producido por la erupción del Volcán de la Corona, se encuentra la Cueva de los Verdes, situada en el municipio de Haría. El espacio aguarda al viajero como un espejismo. Es una especie de laberinto en el que se enlazan tres galerías superpuestas y conectadas entre sí de manera vertical. En algunas zonas alcanzan los 50 metros de altura.

Qué visitar en Lanzarote, Cueva de los Verdes

Interior de la Cueva de los Verdes

Las caprichosas formas de la lava sorprenden a quienes visitan este singular rincón de Lanzarote. El paseo por el interior siempre es agradable por la temperatura constante (en torno a 19 ºC) y por las curiosidades que los guías van relatando. Suelen destacar las formaciones y estructuras pétreas más peculiares como estalactitas de lava y marcas que indican los niveles del paso del río de fuego. Algunos de sus espacios más destacados son el Auditorio, la Sala de las Estetas, la Garganta de la Muerte y la Puerta Mora.

En el pasado el lugar sirvió de refugio para el ganado a la familia de Los Verdes, propietaria del terreno. De ahí su nombre. Y aún antes, en los siglos siglos XVI y XVII, permitió  a los lugareños ocultarse durante los ataques de piratas procedentes del norte de África. No fue hasta un siglo después cuando su importancia geológica fue reconocida y comenzó a recibir las visitas de científicos y eruditos europeos que quedaron fascinados por una formación volcánica tan poco habitual.

El proyecto de habilitarla como foco turístico comenzó en 1964, cuando se habilitaron dos kilómetros de recorrido. Desde ese momento se incorporó a la red de Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote. En la actualidad el aspecto de la Cueva de los Verdes se debe al artista Jesús Soto, habitual colaborador de César Manrique. Sobresale la utilización de la luz y las sombras, con el objetivo de destacar la piedra y de resaltar las contorsiones de la lava, sus tonos rojos, grises, negros y ocres.

La Graciosa, la octava isla canaria

Cualquiera que haya visitado la isla de La Graciosa no podrá olvidar el impacto de su imagen cuando el barco se va acercando al puerto. Cada treinta minutos parten ferrys desde el puerto de Órzola en Lanzarote. La corta travesía se convierte en un viaje hacia un sueño. Porque La Graciosa, la octava isla habitada del archipiélago, es un paraíso en diminuto. En ella no hay asfalto. Sus calles de arena sorprenden cuando se llega a Caleta de Sebo. Entonces se paran los relojes. Aquí hay que olvidarse de las prisas. El tiempo se detiene y todo aleja al viajero de la fisonomía y los ruidos de la urbe.

En el extremo más oriental de Canarias, La Graciosa es un rincón de sosiego con una población de menos de 1.000 habitantes. Caleta de Sebo es el núcleo más habitado, seguido del poblado de Pedro Barba, una aldea con apenas un puñado de casitas blancas para gente que busca privacidad y mucha tranquilidad.

Qué visitar en Lanzarote, La Graciosa

Vistas de la isla de la Graciosa

Los volcanes de Las Agujas, El Mojón, Montaña Amarilla y Montaña Bermeja dominan el entorno. Y en el mar asoman los islotes de Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y Roque del Oeste. En este paisaje de tonalidades rojas, amarillas y ocres todo parece hecho para detenerse y contemplar. A lo largo de sus 27 kilómetros cuadrados, la isla sorprende con sus playas desiertas y sus fascinantes paisajes volcánicos. A pie o en bicicleta, se pueden recorrer decenas de senderos por los que perderse en el silencio y la belleza de la naturaleza salvaje.

Entre los atractivos del lugar, conviene destacar el centro de buceo, bajo el nivel del mar. La isla es parte de la Reserva Marina del Archipiélago Chinijo, la mayor de Europa, que comprende 70.700 hectáreas en las que se concentra la mayor biodiversidad marina de las Canarias. El territorio abarca también las islas de Alegranza y Montaña Clara, deshabitadas y con espectaculares playas. A ellas se puede acceder en las excursiones en catamarán o barco que se organizan por la zona.

En una estancia en La Graciosa no puede faltar una visita a la Montaña Amarilla. La ruta se puede realizar a pie o en vehículo privado. Merece la pena acercarse a este antiguo volcán cuyo sugerente color contrasta con el azul del cielo y el turquesa del mar. Y después darse un baño en la Playa de la Francesa, una amplia extensión de arena blanca, que conduce, en su extremo, a través de un estrecho sendero, a la Playa de la Cocina, una bella cala encajonada al pie mismo de la Montaña Amarilla.

También es espectacular la salvaje Playa de Baja del Ganado, en la costa norte. Aquí, donde se entremezclan la arena y las rocas volcánicas, se puede disfrutar de una espectacular vista de la cercana isla de Montaña Clara. Aún más al norte se encuentra la Playa de las Conchas. Este extenso y solitario arenal es acosado por fuertes corrientes oceánicas. Aquí es fácil sentirse como un náufrago en una isla desierta. Y bordeando la costa aparece una de las imágenes icónicas de La Graciosa. Se trata de los Arcos de los Caletones, unos arcos naturales de basalto formados por la erosión de las olas del mar que fluye por debajo. Muy cerca se ubica la Playa del Ámbar, rodeada de dunas de arena.

Mirador del Río, “ojos” sobre el Archipiélago Chinijo

El Mirador del Río, obra de César Manrique, es uno de los rincones más especiales de la isla de Lanzarote. Su localización en lo alto del Risco de Famara –un macizo montañoso de 22 kilómetros de longitud– le otorga unas panorámicas únicas del parque natural del Archipiélago Chinijo. La obra se halla sobre las Salinas del Río, las cuales llaman la atención por la tonalidad rojiza que aportan al paisaje.

Como es habitual en las creaciones de Manrique, la construcción se integra de tal modo en el entorno que resulta prácticamente inapreciable desde el exterior. El ingreso al mirador se realiza a través de un pasillo flanqueado por hornacinas, las cuales acogen cerámicas tradicionales ejecutadas por el artesano local Juan Brito. El corredor desemboca en el corazón del edificio, en su gran sala central. Dispone de una agradable cafetería y es donde se encuentran los espectaculares ventanales que cumplen la función de “ojos del mirador”.

Qué ver en Lanzarote, Mirador del Río

El Mirador del Río

A través de ellos se divisa el conjunto de islotes que conforman el parque natural del Archipiélago Chinijo, entre los que destaca la isla de La Graciosa. En primer término se puede vislumbrar también el tramo de mar que separa a la pequeña isla de Lanzarote. Los locales lo denominan “río”, siendo por tanto la toponimia de este elemento natural la que da nombre al mirador.

Playa Papagayo, tesoro del Sur

Papagayo es la más popular de las playas que integran la zona de Punta del Papagayo, un lugar recóndito en el extremo sur de Lanzarote, dentro del Parque Natural de los Ajaches. Debido al carácter protegido del área, para acceder a ella hay que pagar tres euros. Un precio irrisorio teniendo en cuenta todos los tesoros de esta zona sin domesticar, llena de playas vírgenes. Aquí los únicos signos de civilización son un parking, un camping y un par de chiringuitos.

La playa Papagayo posee una característica forma de media luna perfecta y está totalmente protegida del viento por acantilados. Al tratarse de una pequeña bahía, sus aguas son especialmente recomendables para la práctica del snorkel. Está rodeada por otras zonas de baño también idílicas: Playa Mujeres, Caleta del Congrio, Caletón de San Marcial, Playa de la Cera, Playa del Pozo y Playa Puerto Muelas. Arenas doradas, agua cristalina y suave oleaje son un denominador común en este entorno alejado, en el que siempre es posible encontrar un rincón para la soledad y el aislamiento.

Punta Papagayo

Punta Papagayo

Jardín de Cactus, un lugar de gran belleza

El Jardín de Cactus, la última intervención de César Manrique en Lanzarote, es actualmente uno de los espacios más visitados de la isla. El jardín alberga en torno a 4.500 ejemplares de cactus, un total de 450 especies distintas. Pero la colección se va incrementando, por lo que, poco a poco, van sumándose nuevas plantas llegadas de los cinco continentes. Aquí hay ejemplares originarios de Madagascar, Perú o Tanzania, así como cactus autóctonos del archipiélago canario.

La llamativa diversidad y el magnífico diseño de César Manrique han contribuido a que el conjunto sea considerado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Jardín Histórico. Como es habitual en todas las creaciones del artista canario, el Jardín de Cactus es una obra de arte total. En ella se conjugan disciplinas como el paisajismo, la arquitectura, la pintura o la escultura. Los viajeros que visitan el conjunto se enamoran de un espacio que destaca por su estética y tranquilidad.

La estructura del Jardín de Cactus fue ideada con una intención efectista, persiguiendo deliberadamente la sorpresa del espectador. Al lugar se entra a través de un acceso curvo que sortea una escultura central. Una vez superada esta, el visitante puede gozar de una panorámica completa del jardín y descender por las escalinatas para disfrutar de la impresionante concentración de cactus.

Qué ver en Lanzarote, Jardín de Cactus

El Jardín de Cactus

En el horizonte del Jardín sobresale el perfil de un molino de millo —es así como se conoce al maíz en las Islas Canarias–, radicando su interés en el hecho de ser uno de los últimos edificios de esta tipología conservados en la isla. Este edificio de comienzos del siglo XIX servía para elaborar gofio, un producto fundamental en la gastronomía de la región. Desde el molino, se puede disfrutar también de una de las mejores panorámicas del área. Dentro del anfiteatro sobresalen dos construcciones rematadas en cúpula, destinadas a acoger la cafetería y la tienda del Centro de Arte, Cultura y Turismo.

Los Hervideros, un espectáculo asombroso

Los Hervideros, en la costa suroeste de Lanzarote, son unas extraordinarias grutas. Su fisonomía es el resultado del contacto de la lava expulsada por los volcanes del Parque Nacional de Timanfaya, entre 1730 y 1736, en contacto con el océano Atlántico. Las caprichosas formas que tienen las rocas en este lugar se deben a la acelerada solidificación y a la continua erosión de las olas.

A medio camino entre las Salinas de Janubio y la localidad costera del Golfo, Los Hervideros permiten admirar las reiteradas embestidas del mar y presenciar cómo el agua rebota contra las rocas generando una nube que por momentos queda suspendida en el aire. El agua del mar parece que estuviera hirviendo; de ahí su descriptiva denominación. Asimismo, el agua ingresa en las cavidades abiertas por el avance imparable de la lava y, siempre que la fuerza de las olas sea suficiente, emerge con potencia por los aliviaderos, es decir, por las aberturas que se hallan repartidas en la superficie del risco.

Qué ver en Lanzarote, Hervideros

Los Hervideros

Cuando el Atlántico está agitado el espectáculo es aún más asombroso. Pero hay que seguir al pie de la letra las indicaciones para visitar la zona y caminar por los senderos delimitados con piedras, ascendiendo y descendiendo por las escalinatas habilitadas para tal fin. Se han creado una serie de balcones artificiales para experimentar desde dentro la fuerza del océano. Aunque es habitual encontrar pescadores locales que conocen el lugar y se mueven libremente por áreas no habilitadas, el visitante debe ser muy cauteloso, ya que el terreno es irregular y la fuerza del Atlántico incontrolable.

Fundación César Manrique, naturaleza y cultura

En la isla de Lanzarote todo evoca la memoria de César Manrique. Naturaleza y cultura se dan la mano. Riesgo creativo y conservación del entorno conviven. La arquitectura y el espíritu volcánico se integran de tal modo que el resultado resulta impresionante. Gran parte de la isla es un museo al aire libre. Manrique tuvo una visión y la llevó a cabo. Su figura, su obra, su activismo en defensa del Medio Ambiente y contra la especulación urbanística, se han convertido en referente del ecologismo en todo el mundo.

Tras una larga estancia en la ciudad de Nueva York, el artista regresó a su isla y empezó a hacer realidad su sueño. En una burbuja volcánica, en Tahíche, construyó su primera casa, Taro, a la manera de las antiguas construcciones de piedra de Lanzarote. El espacio fue creciendo hasta convertirse en la Fundación César Manrique. Se inauguró en 1992 —seis meses antes de que falleciera Manrique—, y alberga la antigua vivienda, las dependencias para el servicio y los garajes.

El edificio cuenta con detalles realmente espectaculares, como ventanas por las que penetra la lava, creando una conexión tal entre el edificio y el volcán que cuesta saber dónde termina uno y comienza el otro. El contraste entre el negro de la roca volcánica y el blanco luminoso de las paredes se halla presente en toda la construcción.

Qué ver en Lanzarote, Fundación Cesar Manrique

Fundación Cesar Manrique

En espacios como la piscina se observa cómo el arquitecto canario reaprovecha la materia lávica para crear un puente. Y ya en el exterior, vale la pena detenerse en el mural ejecutado por Manrique entre 1991 y 1992, creando sus trazos con piedra volcánica, para luego rellenar los espacios interiores con azulejos. En el jardín destacan diferentes ejemplares de cactus y palmeras.

La Fundación, visita obligada para quienes se sientan atraídos por la figura y la obra del artista, acoge su colección de arte contemporáneo. Incluye obras de Cuixart, Chirino o el Equipo Crónica. El museo también dispone de una pequeña muestra de arte canario y de tres salas destinadas a la producción de César Manrique.

Visita los pueblos más bonitos de Lanzarote

Teguise, una costa que evoca el Lanzarote antiguo

Teguise es el municipio más extenso de Lanzarote. Alcanza tanto su costa este como la oeste. La Villa de Teguise, defendida en su día de los piratas por el Castillo de Santa Bárbara, perdió el título de capital a mediados del siglo XIX a favor de una ciudad con puerto, Arrecife. Blancas casas antiguas y plazas con encanto destacan en el casco urbano de esta localidad impregnada de austera elegancia.

Si algo destaca en el entorno es la costa, que acoge el macrocomplejo turístico de Costa Teguise. En su concepción urbanística tomó parte el omnipresente artista canario César Manrique, quien, preocupado por la sostenibilidad del pujante turismo, se esforzó por imprimir aquí las señas de identidad del Lanzarote antiguo. Alrededor del llamado Pueblo Marinero —homenaje de Manrique a la arquitectura tradicional canaria— se despliegan multitud de espacios abiertos, hoteles de lujo y urbanizaciones con reminiscencias de lujo setentero. Un campo de golf, un parque acuático y un gigantesco acuario completan, junto a las cuatro playas naturales del cinturón marítimo, la amplia y variada oferta recreativa de la zona.

Otro vestigio casi tan antiguo se encuentra en la Residencia Real de La Mareta, situada a orillas del mar en las afueras de Costa Teguise. Su historia se remonta a finales de los setenta. Se trata de una lujosa construcción perteneciente, en origen, al rey Hussein I de Jordania, quien posteriormente la cedería al rey Juan Carlos I a modo de obsequio. Hoy forma parte del patrimonio canario, habiendo veraneado en ella durante años personalidades tan dispares como el exdirigente soviético Mijaíl Gorbachov y los expresidentes del Gobierno español José María Aznar y  José Luis Rodríguez Zapatero.

Qué ver en Lanzarote, Teguise

Teguise

Entre las playas, destacan la de Las Cucharas, la de Los Charcos y la del Jablillo. La primera es la más grande y la única con fina arena dorada. En ella abundan las escuelas de windsurf, gracias a su privilegiada situación para este deporte. La segunda se caracteriza por su arenal blanco y la tercera es la más pequeña y tranquila de las playas de Costa Teguise. Cuenta con unos rompeolas que durante las mareas bajas forman una especie de piscina natural en torno a la misma. El conjunto se completa con la playa Bastián, manchada de negro por la presencia de picón volcánico en su arena.

En Costa Teguise es amplia la oferta de ocio y de actividades deportivas. Entre los muchos lugares para visitar, se encuentra Aquapark Costa Teguise, el parque acuático más grande de Lanzarote. Y el Aquarium Lanzarote, que alberga cientos de especies en su interior.

En el interior de este hermoso rincón de la isla también hay cimas volcánicas sorprendentes como las de las montañas de Tahiche, Tinaguache, Corona o Tejida. La de Corona y Tinaguache son las más cercanas y sus moderadas altitudes, no superiores a los 230 metros, las hacen accesibles casi a cualquier público. Cuentan con hermosos miradores con vistas al Atlántico.

Haría, un entorno bucólico

Haría es un pueblecito pintoresco en el centro del valle de las Mil Palmeras. Ubicado a la sombra del volcán de La Corona, fue el lugar elegido por César Manrique para ubicar su taller, en una casa de labranza rehabilitada. En esta villa alejada, perdida, en el norte de la isla, vivió el artista y arquitecto el último trecho de su existencia (murió en un accidente en 1992). Hoy puede visitarse su residencia, convertida en casa museo. Y después merece la pena darse un paseo tranquilo por el pueblo.

En el entorno bucólico de Haría destacan plazas como León y Castillo, donde descansar a la sombra de laureles y eucaliptos, la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y la Ermita de San Juan Bautista. También hay un mercadillo de artesanía muy visitado por los lugareños y turistas. En la zona, en la estrecha y sinuosa carretera que desciende hasta el pueblo, destaca el Mirador de Haría, también tocado por la mano de Manrique, quien incluso diseñó una pequeña casa para los senderistas.

Qué ver en Lanzarote, Haria

Haría

Situado en un área muy rica geológica, agraria y paisajísticamente, entre palmeras y dragos, se le conoce también como Mirador de Malpaso. Desde él el viajero contempla inigualables panorámicas del municipio de Haría, incluidos sus palmerales, sus bancales cultivados y su línea costera al fondo.

La Geria, los buenos vinos de Lanzarote

El Valle de La Geria, ocupado por cinco de los siete municipios de Lanzarote, es una inmensa extensión de ceniza volcánica situada al suroeste de la isla. Está muy cerca del Parque Nacional de Timanfaya y es muy conocido por sus bodegas de vino. En este lugar se aprecia la asombrosa capacidad de adaptación de la población conejera, la cual ideó un ingenioso sistema de cultivo basado en hoyos —o gerias— que ha permitido una profusa producción vinícola en la zona.

Hilera tras hilera, estas perfectas oquedades, teñidas de verde, ocre y negro, terminaron por dibujar un patrón único en el suelo. Con el tiempo, tan sólo las bodegas y algunos edificios agrícolas han permanecido en la zona, desperdigados en perfecta sintonía con un paisaje de conos volcánicos, lagos de lava y misteriosas cuevas. Es muy frecuente acercarse a La Geria a visitar alguna de las numerosísimas bodegas que pueblan los alrededores de la LZ-30, la modesta carretera que parte en dos el valle.

Qué ver en Lanzarote, La Geria

La Geria

Los campos de vides, a la manera genuinamente canaria, confieren al espacio un aire onírico. Degustar un vaso de malvasía, especialidad de la isla, mientras se contempla el paisaje, es un plan altamente placentero. Reconocido en 1987 como Área Protegida, y en 1994 como Espacio Natural, el Valle de La Geria también acoge desde 2011 la celebración del Festival Sonidos Líquidos: una creación local enfocada a la promoción del vino autóctono a través del disfrute de música alternativa al aire libre.

El Golfo y el Charco de los Clicos

También conocido como el Lago Verde, el Charco de los Clicos es otro de esos rincones inolvidables de Lanzarote. Se encuentra en el pequeño pueblo pesquero del Golfo, en el extremo suroeste del Parque Nacional de Timanfaya. La pequeña bahía, apenas a dos minutos del municipio, parece uno de esos paisajes de la imaginación, propio de planetas lejanos, inexplorados. En realidad, se trata del cráter de un volcán, invadido parcialmente por el océano. La otra media luna, ocupada por una playa de arena negra y una laguna de aguas verde esmeralda –su color se debe a una alta concentración de algas-, ofrece un panorama bello y desolado que ha aparecido en películas españolas e internacionales.

Qué ver en Lanzarote, El Golfo

El Charco de los Clicos

Este magnético paisaje llamó poderosamente la atención de Pedro Almodóvar. El director grabó aquí una secuencia romántica, protagonizada por Penélope Cruz y Lluís Homar, para su filme Los abrazos rotos (2009). Los amantes del cine clásico podrán recordar a Raquel Welch saliendo de las aguas verdes de un lago en bikini “prehistórico”. Esa escena de la película británica Hace un millón de años (1966), desarrollada en el Paleolítico, se rodó en este enigmático rincón de Lanzarote.

Planes cercanos

Planes relacionados

Experencias exclusivas 2020

Descubre nuestra colección Unique Experiences 2020 diseñada para convertir tu estancia en una experiencia inolvidable.