×
Otros destinos ×

Viajar en grupo a Lanzarote

Agradables playas, vida nocturna, paisajes singulares… Sobran los motivos para decidirse a preparar la maleta y tomar un avión con rumbo a Lanzarote. La cuarta isla en extensión del archipiélago canario, declarada Reserva de la Biosfera en 1993 por la UNESCO, reúne una serie de atractivos turísticos que la convierten en una opción ideal para disfrutar de unas vacaciones estupendas, ya sea en solitario, en pareja o en grupo. Además, como en el resto de las Islas Canarias, su afortunada climatología —la temperatura media se mantiene de forma permanente entre los 17 y 24 grados—permite visitarla en cualquier época del año, si bien la temporada más recomendable para hacerlo es de octubre a mayo.

Lo ideal para viajar en grupo a Lanzarote es alquilar uno o varios coches, pues, aunque el transporte público llega a prácticamente todos los rincones de la isla, tendréis mucha más independencia y, por tanto, aprovecharéis mejor vuestra estancia. Para grupos más numerosos, también cabe la posibilidad de alquilar un microbús o un autobús, existiendo diferentes empresas que ofrecen este servicio.

¿Qué ver con tus amigos en Lanzarote?

El Parque Nacional de Timanfaya. Lo primero que llama la atención de Lanzarote, incluso antes de aterrizar en la isla, es la belleza insólita de un paisaje volcánico fruto de las erupciones acontecidas a lo largo de los siglos XVIII y XIX. En este sentido, una toma de contacto perfecta es visitar el Parque Nacional de Timanfaya, una plataforma de 200 kilómetros cuadrados en la disfrutaréis de un paisaje casi lunar, el cual fue generado por la actividad continuada de cerca de 300 volcanes. Se puede acceder al parque por carretera e, incluso, dar un paseo por el mismo en camello. La contemplación de los cráteres y el pensar que diez metros por debajo de vuestros pies la tierra hierve a 300 grados os provocará una sensación impactante. Además, podréis almorzar en el restaurante El Diablo y degustar los platos cocinados en su horno con el calor natural que emana de la tierra.

Túneles volcánicos. La actividad de los volcanes generó también en Lanzarote diversos túneles esculpidos por el avance imparable de la lava. Es el caso de los Jameos del Agua, un espectacular túnel de 6 kilómetros —aproximadamente 1 kilómetro y medio se halla por debajo del agua— habilitado como espacio multifuncional por el artista lanzaroteño César Manrique. Esta formación natural es además el hábitat de una especie de crustáceo endémico de la isla: el cangrejo ciego.

El Mirador del Río. También con el sello del polifacético César Manrique, este mirador ubicado a 480 metros de altitud, sobre el Risco de Famara, ofrece una de las panorámicas más bellas de la isla. Su construcción supuso un verdadero reto, pues fue necesario excavar el terreno, levantar el edificio y cubrirlo posteriormente con piedra volcánica. Todo ello para que su impacto en el paisaje fuera mínimo, destacando sin embargo por las impresionantes vistas al archipiélago Chinijo que se pueden apreciar desde sus ventanales.

Jardín de Cactus. Siguiendo aún la huella de Manrique —personaje siempre presente en Lanzarote—, os animamos a visitar este precioso jardín situado en una antigua cantera de ceniza volcánica. En él podréis encontrar más de 4.500 ejemplares de cactus llegados de latitudes tan remotas como Madagascar o Perú. Además, se trata de un espacio que derrocha paz, constituyéndose su recorrido interno en un verdadero espectáculo para los sentidos. Conviene tener en cuenta que muchos de estos espacios son en realidad Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote, y que esta entidad ofrece bonos para la visita conjunta de varios de ellos. Así pues, vale la pena planificar previamente el recorrido, ya que, si finalmente os animáis a visitar diferentes centros, os resultara más económico hacerlo comprando uno de estos bonos.

Piscinas naturales. Otra de las singularidades de la isla es que cuenta con agradables piscinas naturales ocasionadas por las coladas de lava y por el empuje del océano Atlántico. Las más espectaculares son las ubicadas en la zona de Los Charcones, pese a que llegar hasta ellas puede resultar algo penoso. Otra opción más accesible es dirigirse hasta Punta Mujeres, pues las piscinas de esta localidad —situada al norte de la isla— se encuentran en el propio núcleo urbano y son más seguras.

Visita a la isla de La Graciosa. Una excursión muy entretenida para realizarla en grupo es la que nos lleva a la octava isla canaria. Para ello, es necesario tomar un barco en el puerto de Órzola y navegar poco más de 30 minutos hasta el pueblo pesquero de Caleta de Sebo. Allí podréis alquilar una bici y recorrer el bello y desértico territorio insular, o tal vez daros un baño en alguna de sus solitarias playas.

¿Qué tal un poco de deporte?

La isla de los volcanes es asimismo un destino perfecto para practicar deportes de agua, destacando entre ellos:

Surf y kitesurf. Hay empresas especializadas en dichos deportes, por ejemplo, en la localidad de Caleta de Famara, en el municipio de Teguise. Si investigáis un poco, seguro que encontraréis descuentos para grupos. Además, las condiciones climatológicas son ideales y el paisaje, de ensueño.

Buceo. Los amantes de las inmersiones hallarán en Lanzarote lo más cercano al paraíso, ya que cuenta con espacios tan espectaculares para el buceo como el Agujero Azul, la Catedral o la Cueva de las Gambas. Sin embargo, seguramente el rincón más especial de la isla sea el precioso Museo Atlántico, una atípica colección escultórica sumergida en el fondo del océano por el artista británico Jason deCaires.

La vida nocturna en Lanzarote

Finalmente, los que se animen a descubrir la vida nocturna lanzaroteña encontrarán los mejores pubs y discotecas en las localidades más turísticas. Así pues, las zonas con más marcha son: en Puerto del Carmen, el entorno de la avenida de las Playas y el área de Varadero; en Playa Blanca, alrededor de la línea de costa y el puerto; y en Costa Teguise, el sector de la avenida del Jablillo. La capital de la isla, Arrecife, conserva un ambiente más tradicional, lo que os permitirá descubrir establecimientos que destacan por su identidad, siendo los preferidos de buena parte de los lanzaroteños.

Ya lo veis, la oferta de ocio de la isla abarca propuestas de tipo cultural, excursiones para disfrutar de la naturaleza, deportes acuáticos y, por supuesto, un poco de fiesta. No lo dudéis, viajar en grupo a Lanzarote será siempre una decisión acertada.

Planes cercanos

Planes relacionados