×
Otros destinos ×

El Pardo, un real sitio con mucha historia y naturaleza

El Pardo no es un municipio, sino un bonito barrio de Madrid, perteneciente al distrito de Fuencarral-El Pardo. Situado a unos 10 kilómetros del centro, es un destino muy especial para programar una jornada de ocio junto a la naturaleza, da lo mismo que sea con amigos, con familia, en pareja o en solitario. El Pardo ofrece de todo: gastronomía, deportes, palacetes, patrimonio monumental, historia…

El Pardo, un destino de reyes

Todo el mundo sabe que El Pardo fue el lugar de residencia de Francisco Franco, pero pocos conocen que aquí han morado también los reyes desde el siglo XIV. Tienes que conocer este destino, porque además podrás gozar de la naturaleza en el Monte de El Pardo, uno de los bosques mejor conservados de Europa. Tiene una extensión de 16.000 hectáreas y está atravesado por el río Manzanares.

El origen del nombre de El Pardo no se conoce con seguridad, pero son muchos los que se lo achacan al color pardo de la tierra y otros, al oso pardo que transitaba por la zona en tiempos pasados.

El Monte de El Pardo: senderismo, jabalíes y gamos

El Monte de El Pardo ha sido utilizado por los reyes españoles y, después, por Franco como coto privado de caza, ya que aquí es abundante la fauna silvestre. Esta situación particular ha servido para preservar el valor medioambiental de la zona. Desde 1982 está gestionado por Patrimonio Nacional y en 1987 fue declarado Zona Especial de Protección para Aves (ZEPA).

En el Monte de El Pardo existen 120 especies diferentes de árboles y arbustos, como encinas, alcornoques, jaras, robles, fresnos, juncales, chopos y negrillos. Y otras 125 especies de aves, 35 de mamíferos, 19 de reptiles y 13 de anfibios. Sin embargo, los animales más célebres, que además se pueden contemplar desde lejos, son los gamos (4.000), los ciervos (3.600), los jabalíes (500) y los conejos (30.000), aunque también se pueden ver gatos monteses, tejones, zorros, garduñas y ginetas. Si decides hacer senderismo por estos parajes, podrán salirte al paso muchos de estos animales.

monte-del-pardo

El Monte de El Pardo

La mayor parte del territorio del Monte de El Pardo está rodeado por una valla de 86 kilómetros de longitud, que fue mandada construir por Fernando VI en 1753 con el objetivo de evitar la caza furtiva y frenar la fauna herbívora que dañaba los cultivos de los alrededores.

A lo largo del tiempo se fueron construyendo puertas de entrada, algunas de gran relevancia. La mayoría de los 32 accesos contabilizados ya no existen, pero pervive una de las cuatro puertas mayores, la Puerta de Hierro, situada en el enlace de la M-30 con la carretera de La Coruña.

Qué ver en El Pardo

Además de actividades deportivas, de pesca y recreativas, El Pardo ofrece numerosos atractivos para visitar en una escapada de ocio por la zona.     Los espacios más atractivos y visitados de El Pardo son los siguientes:

Palacio de El Pardo

Este impresionante palacio fue construido en 1405, en tiempos del rey Enrique III de Castilla, para ser destinado a pabellón de caza, si bien después, Enrique IV lo transformó en un pequeño castillo y Carlos I lo volvió a rehabilitar como palacio. Bajo el reinado de Felipe II, se pusieron las cubiertas de pizarra y los emplomados y Carlos III acometió las obras de ampliación, un trabajo que encomendó nada menos que a Sabatini. En su interior hay una valiosa colección de pintura (Carducho, Tiziano, Sánchez Coello, Ribera, Sofonisba Anguissola…) y de tapices, con 378 piezas, algunos basados en bocetos de Goya, Bayeu y Castillo. En este palacio murió Alfonso XII en 1885. Desde 1983, es el lugar donde se alojan los jefes de Estado extranjeros que vienen a España de visita oficial. En la actualidad, el Palacio de El Pardo está abierto a las visitas de público.

Jardines del Palacio del Pardo

Palacio de El Pardo

Palacio de la Quinta

En pleno monte de El Pardo y a tres kilómetros del casco histórico, se halla la Quinta del Duque de Arco, más conocida como la Quinta de El Pardo. Fue propiedad de Alonso Manrique de Lara, duque de Arco, quien la donó a los reyes Felipe V e Isabel de Farnesio. A mediados de los años 30, aquí vivió Manuel Azaña y aquí le sorprendió el golpe de estado de 1936. Durante la Guerra Civil, acogió la Quinta División del Ejército de la República, por lo que fue objetivo de los obuses de las tropas nacionales. La Quinta de El Pardo consta de una planta principal, con salones y zonas de recepción; un sótano y una buhardilla, decorados con muebles y alfombras de la época de Fernando VII e Isabel II. Destacan sus espectaculares jardines, con grupos escultóricos y fuentes, muy parecidos a los de La Granja de San Ildefonso.

Cristo del Pardo

Este nombre alude a la imagen que se venera en el Convento de Nuestra Señora de los Ángeles, más conocido como Convento de los Padres Capuchinos. Está en lo alto de una de las colinas del Monte de El Pardo y sus orígenes datan del siglo XVII, al parecer por una petición del Papa al rey Felipe III. Las obras finalizaron en 1650, ya bajo el mandato de Felipe IV. Los sucesos de 1808 acabaron con prácticamente el edificio y con su magnífica colección de obras de arte, pero la imagen del Santo Cristo apareció intacta. Por eso, Fernando VII ordenó rehacer el convento en 1830. La imagen yacente del Cristo de El Pardo es obra del escultor Gregorio Hernández, quien recibió el encargo de Felipe III tras el nacimiento de su heredero, Felipe IV. En la iglesia del convento también se halla la imagen de La Divina Pastora, realizada por Mariano Bellver; una pintura de Francisco Rizzi con la representación de Nuestra Señora de los Ángeles, y otros lienzos de José Ribera, Bartolomé González o Lucas Jordan. Hoy el convento es una casa de retiro espiritual.

Embalse de El Pardo

Ubicado en el corazón del Monte de El Pardo, este embalse construido en 1970 limita con Colmenar Viejo y el cementerio de El Pardo y ocupa 550 hectáreas. Se trata de un espacio de gran valor paisajístico y de fauna en cuyo entorno habitan las águilas pescadoras, las cigüeñas negras y las gaviotas reidoras.

Casita del Príncipe

Este palacete del siglo XVIII fue mandado construir en 1783 por los príncipes de Asturias Carlos IV y María Luisa de Parma como casa de campo y retiro. Juan de Villanueva se encargó de las obras y ensayó aquí la futura construcción del Museo del Prado. Tiene 400 metros cuadrados de superficie, unos  bonitos jardines y unos techos abovedados que fueron pintados por Vicente López, Francisco Bayeu y Salvador Maella. También conserva intactas las colgaduras de seda francesa y valenciana que se pusieron hace más de 200 años.

Casco histórico de El Pardo

El  Pardo, habitado por unas 3.500 personas, se extiende a lo largo del río Manzanares y tiene un casco histórico muy agradable de recorrer. En su antigua y desaparecida casa de Postas, situada en la plaza principal, estuvo alojado Francisco de Goya durante una temporada. El Pardo, además, tiene numerosas zonas verdes para transitar y numerosos establecimientos para saborear su gastronomía tradicional basada en productos de la caza.

Preguntas frecuentes

¿Cómo llegar a El Pardo?

En vehículo privado, se llega desde el centro de Madrid en apenas 15 minutos tomando la carretera M-605 desde la M-30. También se puede llegar en las líneas 601 y 602 de los autobuses interurbanos que parten, respectivamente, del Intercambiador de Moncloa y del Hospital La Paz.

¿Se pueden ver animales en el Monte de El Pardo?

Sí. Los animales que se dejan ver más fácilmente son los gamos, los ciervos y los jabalíes. No te pierdas el espectáculo de la berrea en otoño.

¿Dónde se puede comer en El Pardo?

Hay muchos restaurantes en El Pardo porque registra muchos visitantes, sobre todo los fines de semana. Aquí se pueden degustar platos tradicionales basados en la caza: carne de gamo, jabalí, conejo salvaje, perdiz o codorniz.

Planes relacionados