×
Otros destinos ×

Qué ver en Fuengirola: Todo lo que no puedes dejar de ver

El clima y las playas de Fuengirola, junto a su variada oferta de ocio, son algunos atractivos de esta localidad malagueña, destino elegido por muchos españoles y extranjeros cada verano. Situada en el centro de la provincia y a 35 kilómetros de la capital su población, de 75.000 habitantes de media, llega a triplicarse en los meses de temporada alta.

Qué ver en Fuengirola

La localidad malagueña de Fuengirola tiene vestigios de la época romana, pero años más tarde los bárbaros atacaron la ciudad y la abandonaron. No fue hasta la llegada de los árabes cuando Fuengirola comenzó a reconstruirse de nuevo y hoy en día se pueden visitar algunos monumentos de la época:

  • Castillo de Sohail: El castillo de Sohail ofrece la oportunidad de disfrutar de una de las panorámicas más bonitas de la ciudad, ya que está situado en una colina. Actualmente, la zona del castillo se ha convertido en un auditorio al aire libre. De hecho, es aquí donde se celebra el animado Festival Ciudad de Fuengirola durante el verano. Para visitarlo, hay que hacerlo de martes a viernes entre las 10 y las 14 horas. Los sábados y domingos está abierto, además, de 15.30 a 18 h.

    Castillo de Sohail, Fuengirola

  • Plaza de la Constitución: La plaza de la Constitución es otra de las lindezas de Fuengirola, ya que está presidida por la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, de estilo barroco y gran belleza. El templo cuenta con una bonita torre del campanario y en su interior, con una imagen sagrada de la Virgen, que también es la patrona del municipio. Muy popular es la misa flamenca que se celebra cada 7 de octubre y que reúne a cientos de devotos. La plaza está peatonalizada y desde ella se puede acceder fácilmente al paseo marítimo, el punto de encuentro más conocido entre los fuengiroleños.
  • Paseo marítimo de Fuengirola: No todas las ciudades pueden presumir de un paseo marítimo como el de Fuengirola, que abarca casi sus 8 kilómetros de costa y en el que es fácil ver a personas haciendo deporte a primera hora de la mañana. Eso sí, cruzarlo al caer el sol es una opción magnífica si se quiere disfrutar del maravilloso juego de colores que sólo ofrece el atardecer, mientras se toma un refresco en cualquiera de sus múltiples chiringuitos apostados en la playa o, mejor aún, se degusta un espeto de sardinas, especialidad del municipio.
  • Playas de Fuengirola: El paseo marítimo recorre siete playas a lo largo de la costa de Fuengirola, cada una de ellas con un encanto especial, pero todas con un denominador común: arena fina y aguas claras. Carvajal, Torreblanca, Las Gaviotas, San Francisco, El Ejido, Amalia y Los Boliches son estas siete playas: la última ha sido galardonada con la bandera azul en varias ocasiones por sus excelentes condiciones. En ellas se puede practicar surf, alquilar un patín para adentrarse en el mar, volar una cometa, disfrutar de una jornada de sol en familia o comer en alguno de sus múltiples chiringuitos. Un plan perfecto que disfrutan anualmente miles de turistas.

Qué hacer en Fuengirola

Fuengirola no es sólo playa: está repleta de planes divertidos y ofrece una gran variedad de propuestas para disfrutar en familia. Por ejemplo, uno de los atractivos de Fuengirola es el Bioparc, un parque dedicado a los animales que viven en selvas tropicales. Si te animas a visitarlo, conocerás especies exóticas de lo más curiosas. El parque está dividido en ambientes y pasearlo es descubrir cómo viven los animales en el clima de África Ecuatorial, conocer a los lémures de Madagascar, contemplar la belleza felina del leopardo de Sri Lanka o conocer al orangután de Borneo, por citar algunos ejemplos. Un plan perfecto para hacer con niños, sin duda. La entrada general tiene un precio de 20,50 euros para adultos y 15,50 para niños (de 3 a 9 años). Conviene comprar las entradas con antelación por internet si estás preparando una visita en temporada alta para evitar colas.

Otro de los planes que hará las delicias de los más pequeños es visitar el parque de Sould Park: un pequeño parque de atracciones con castillos, barcas de agua, camas elásticas y una noria, perfecta alternativa para pasar una tarde en familia muy divertida.

Dónde comer en Fuengirola

Hay muchas opciones para deleitarte en Fuengirola con la comida típica de Málaga: menús diarios a precios muy asequibles, bares de tapas, chiringuitos… Para gustos, un buen puñado de opciones. El restaurante Palangreros ofrece una amplia carta basada en carnes, pescados y arroces: croquetas de cocido, langostinos al pil pil, arroz caldoso con bogavante o gazpachuelo con gambones son algunos de sus platos. De estilo mediterráneo, el ambiente es muy familiar y además, su carta lista algunos platos específicos para celíacos.

Si lo que se busca es un lugar especial donde disfrutar de una velada tranquila e, incluso, romántica, una apuesta segura es El Higuerón, situado en la Autovía de la Costa del Sol. Ahí podrás reservar un salón o un rincón con vistas al mar y degustar cualquiera de las sugerencias del chef, que van cambiando cada semana (ensalada de pulpo, pastel de cebolla gratinada o anchoas del cantábrico sazonadas son algunas de ellas).

El chiringuito de Los Náugrafos es una perfecta opción para disfrutar de comida sencilla y sin pretensiones. Pero eso sí, las vistas son tan increíbles que merecerán la pena. Está situado en el Paseo Marítimo Rey de España. Muy cerca de éste, está el chiringuito La Cepa Playa, un modesto merendero que fue levantado en 1959, a pie de playa y en el que se preparan espetos, pescaíto frito y paellas deliciosas. Después de comer, puedes tomarte un café o un helado descansando en alguna de sus hamacas. Por último, La Ponderosa Playa está especializado en producto de calidad y en concreto, en pescados y marisco: atún a la plancha, carabineros a la caña, calamares de día o gambas de garrucha son algunas de las delicias que podrás saborear antes o después de continuar disfrutando de los atractivos de Fuengirola.

Planes cercanos

Planes relacionados