×
Otros destinos ×

Montes de Málaga, el parque natural que venció a las riadas

A tan sólo 5 kilómetros al norte de la ciudad de Málaga, el amante de la naturaleza podrá encontrar los llamados Montes de Málaga, una bella cadena montañosa de accidentado relieve a través de la cual fluye el río Guadalmina. Dicho paraje acoge, además, el llamado Parque Natural Montes de Málaga, cuya declaración en 1989 sentó las bases para su consagración como pulmón verde de las zonas colindantes. Forma parte, también, de los términos municipales de Casabermeja y Colmenar, dos ejemplos perfectos de arquitectura mediterránea en los cuales es posible empaparse del rico patrimonio etnográfico que atesora la zona.

El parque natural se presenta también como escenario sinigual para la práctica de deportes. Con cinco rutas de senderismo señalizadas, y dos rutas para bicicleta, los Montes de Málaga se vuelven además de cercanos, accesibles a todo tipo de visitante. Miradores, presas y antiguas necrópolis prehistóricas completan la riquísima oferta cultural que esconde el entorno. Si esto te ha interesado, a continuación, te desgranamos los secretos más ocultos de estos montes malagueños.

Unas pinceladas históricas sobre los Montes de Málaga

Los terrenos que hoy ocupa el Parque Natural de los Montes de Málaga —casi 5.000 hectáreas— sirven, desde una perspectiva histórica, como ejemplo de espacio especialmente antrópico, o lo que es lo mismo, modificado por la actividad humana. Si bien hoy el pino carrasco se erige como dueño y señor de la zona, hubo un tiempo, el de la dominación romana, en que el bosque fue objeto de una intensa explotación maderera destinada a la fabricación de barcos. Con la llegada visigoda a la Península a mediados del siglo V, los Montes de Málaga, muy deteriorados, quedaron felizmente protegidos bajo el código legal de estos, siendo severamente castigado todo aquel que se atreviera a robar madera de la zona.

A pesar de que la posterior conquista musulmana de la península dio continuidad a esta legislación protectora de los montes, la llegada definitiva de los Reyes Católicos en 1487 significará el reparto de las tierras entre cristianos, así como su consiguiente roturación en pro del cultivo de la vid. Este arrasamiento de los bosques mediterráneos, que habían servido hasta la fecha como manto protector de los suelos, será el causante de las catastróficas riadas que en los siglos posteriores sufrirá la vecina ciudad de Málaga.

A finales del siglo XIX estalla un brote de filoxera —parásito de la uva—, por lo que los cultivos entran en clara decadencia. Aprovechando el vaciamiento de actividad agrícola en la zona, en 1930 el gobierno andaluz ordena reforestar los montes con pino carrasco y construir el llamado embalse de Agujero, a fin de minimizar de una vez por todas el riesgo omnipresente de inundación. Y si bien hoy en día la actividad vinícola es marginal, lo cierto es que los Montes de Málaga han recuperado todo el esplendor forestal de antaño.

Parque Natural Montes de Málaga: Fauna y flora

La fotografía actual de los Montes de Málaga guarda un parecido muy cercano a la de hace varios siglos. Como decíamos, los años treinta del siglo pasado supusieron la reforestación de la zona, a partir sobre todo de pino carrasco, y desde entonces la cubierta forestal ha ido experimentando nuevos avances. La vegetación autóctona, aquella que ya existía de forma natural antes de la proliferación de los cultivos del vino, ha vuelto a brotar de nuevo, por lo que hoy en día es posible pasear también entre encinas, alcornoques, y en menor medida, entre castaños, nogales, chopos o fresnos, entre otras especies mediterráneas.

Por su parte, la fauna de los Montes de Málaga es mayoritariamente nocturna, si bien es posible el avistamiento de ejemplares de algunas especies en las horas crepusculares. El animal más grande es el jabalí, y el más común el zorro rojo. Por su parte, permanecen más retirados la garduña y el murciélago, y los que nunca faltan a la cita son la ardilla y el pájaro carpintero. Sin embargo, la estrella del parque es el camaleón, una especie protegida muy poco común en el resto de la península ibérica.

Algunas rutas de senderismo

Como decíamos, el Parque Natural se encuentra a tan sólo 5 kilómetros de Málaga, y su acceso, a través de la carretera A-7000 —también llamada “de los Montes”— permite su visita de la manera más fácil. Lugar de esparcimiento favorito por los propios malagueños, el mayor atractivo del parque reside en las cinco rutas de senderismo que acoge, todas bajo señalización:

  • Uno de estos senderos, llamado Picapedreros-Boticario, consiste en un ameno paseo de 7 km durante el cual se asiste tanto al salto de agua de Picapedreros, como a las ruinas de uno de los muchos lagares que conserva el parque. Antiguas edificaciones destinadas a la elaboración de vinos, las cuales todavía hoy nos recuerdan el pasado vinícola de la región.
  • A propósito, otro sendero, el de Torrijos, de muy baja dificultad y menos de un kilómetro de longitud, parte justamente desde el lagar homónimo, hoy reconvertido en eco-museo y centro de visitantes. En su interior es posible conocer la historia del entorno y sus oficios, así como toda una muestra de aperos, molinos de aceite y hornos de pan.
  • Con menor valor etnográfico, pero sin duda mayor interés forestal, el sendero Pocopán, con 2,7 kilómetros de recorrido, se encarga de elevar la dificultad mientras nos guía a través de pinares, encinas y alcornoques. Un muestrario dinámico de la reforestación del siglo XX y su evolución hasta la actualidad.
  • Por último, el sendero El Cerrado, una ruta circular de 2,9 kilómetros, nos revela las vistas impresionantes del mirador del Cochino. Este es, junto al de Martínez Falero y al de Francisco Vázquez Sell, uno de los tres preciosos miradores que esconde la zona. Balcones únicos desde los que contemplar la dimensión del parque y la ciudad de Málaga, y en los días más despejados, la costa africana.

Pueblos con encanto en la sierra de Málaga

En el extremo norte del parque se encuentran los dos únicos municipios que, junto con la ciudad de Málaga, quedan contenidos en el área protegida. Uno de ellos es Colmenar, el cual recibe su nombre de las colmenas de abejas sobre las que durante mucho tiempo se sostuvo su economía local. Su Ermita de la Candelaria o su Iglesia de la Asunción son buenas muestras de la arquitectura tradicional mediterránea que esconde el paraje.

El otro municipio es Casabermeja, conocido como “puerta de Málaga”, y en el que se encuentran numerosos atractivos históricos. Uno de ellos es la Necrópolis de Las Chaperas, un conjunto de sepulcros megalíticos que viene a demostrar hasta qué punto los Montes de Málaga fueron desde antiguo hogar de diversas civilizaciones.

Destacan también el Museo Taller de Cerámica, la Torre Zambra, y como no, su cementerio, el cual fue declarado monumento histórico-artístico en 1980 (y Bien de Interés Cultural en 2006), a propósito de la peculiar arquitectura que envuelve a sus panteones y tumbas.

Información de interés

Cómo llegar:

  • Coche: coger la carretera A-7000, y en la subida tomar alguna de las entradas al Parque Natural.
  • Autobús: tomar la línea 37 (EMT) desde la Alameda Principal de Málaga.

Si quieres conocer más información acerca del Parque Natural Montes de Málaga, te recomendamos visitar la siguiente dirección web:

http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/mostrarFicha.do?idEspacio=7425

Planes cercanos

Planes relacionados