×
Otros destinos ×

Capdepera, una antigua población fortificada que vigilaba el Mediterráneo

Emplazada en la comarca de Llevant, en el extremo oriental de la isla, Capdepera es una tranquila localidad rodeada de montañas que permanece ajena al desarrollo turístico generado a su alrededor a partir de los años sesenta del siglo pasado. Las panorámicas que pueden disfrutarse desde su castillo medieval son uno de sus principales reclamos y la razón de su existencia, pues en la decisión del rey Jaime II de fundarla influyó mucho su estratégica situación, la cual permitía controlar perfectamente los posibles ataques invasores y el tráfico marítimo hacia la vecina isla de Menorca.

Los primeros pobladores de Capdepera

La prueba de que su estratégico enclave era valorado muy positivamente desde antaño es el hecho de que se hayan encontrado hasta 41 yacimientos arqueológicos —fechados entre los siglos X y II a. C.— en la zona del actual municipio de Capdepera, un área en la que también se incluyen los núcleos urbanos de Cala Ratjada y Canyamel. Dichos yacimientos demuestran, por tanto, que la zona estuvo habitada durante los periodos pretalayótico y talayótico.

Sin embargo, la fundación como municipio estable se produjo a raíz de un decreto del rey Jaime II de Mallorca en el año 1300. Este dictamen, recogido en las Ordinacions,  exigía asimismo la fundación en la isla de otras once poblaciones. En el caso concreto de Capdepera, el mandato puntualizaba que debía tratarse de una localidad fortificada, pues su finalidad, como ya se ha señalado, era proteger las rutas marítimas.

La denominación del municipio proviene del latín, Caput Petrae, que quiere decir Cabo de la Piedra; Cap de la Pera, en catalán medieval.

El castillo de Capdepera

El monumento más visitado y emblemático de la localidad es su castell, el cual domina visualmente el núcleo urbano de Capdepera, así como las caprichosas formas de la costa mallorquina y el canal de Menorca. La fortificación comenzó a construirse en 1300, siendo terminadas sus murallas a finales de la centuria. Las crónicas manifiestan que en el siglo XVI había un total de 125 viviendas instaladas entre sus muros, y que, ya en el siglo XVIII, fue empleado como cuartel militar.

Los puntos de mayor interés dentro del castillo de Capdepera son la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza —erigida en el siglo XIV y ampliada en el XVI— y la torre de Miquel Nunis —un elemento defensivo de época islámica—, ya que ambos ofrecen las mejores panorámicas del entorno y nos permiten comprender los motivos que llevaron al rey Jaime II a dictaminar su construcción.

Asimismo, destacan entre los vestigios del castillo su muralla gótica, en la que se instalaron cuatro torres anexas (la torre de ses Dames, la torre dels Costerans, la torre de Sa Boira y la torre d’en Banya), las cuales reforzaban los lienzos o cortinas de los sectores sur y este, es decir, los flancos por los que, según la lógica, se iniciarían los asedios a la fortificación. También merecen especial atención los dos accesos actuales al castillo, que son el portal del Rei Jaume y el Portalet, ambos cubiertos con bóveda apuntada y dotados de matacanes (las estructuras en voladizo situadas sobre el arco de ingreso, desde las cuales se podía observar y hostigar al atacante).

 El Capdepera Golf

Otro de los reclamos del municipio es el hecho de contar con uno de los mejores campos de golf de la isla. Hablamos del Capdepera Golf, un club ubicado entre el pueblo de Artà y la localidad de Capdepera, ideal para disfrutar de la práctica de este deporte en el bello entorno de la sierra de Llevant.

El campo, diseñado por el arquitecto norteamericano Dan Maples, cuenta con 18 hoyos y ofrece alternativas para todo tipo de jugadores. Así, los hoyos más asequibles son los situados en la zona del valle, mientras que los más complejos se ubican entre las montañas de la sierra de Levante. De todos ellos, el más espectacular es el 15, ya que dispone de extraordinarias vistas al valle y a la costa.

Las mejores playas de Capdepera

Pese a su reducida extensión, Capdepera ofrece al viajero propuestas culturales, alternativas para practicar deporte y, cómo no, agradables playas donde disfrutar del clima mediterráneo. Entre las más conocidas encontramos Cala Agulla, con más de 500 metros de arena blanca y rodeada de pinares, y Cala Mesquida, que posee una zona de dunas protegida por su alto valor medioambiental.

También resultan atractivas Son Moll, que ofrece al bañista un fácil acceso, y Canyamel, ubicada a tan sólo 500 metros de las cuevas de Artà. Finalmente, los que busquen un rincón especial, más recogido y tranquilo, deberán dirigirse a Cala Gat, un pequeño arenal con aguas transparentes que invitan a sumergirse en ellas y a olvidar cualquier resquicio de estrés.

Restaurantes en Capdepera, saboreando la gastronomía local

Y si queréis redondear vuestra visita a Capdepera degustando los platos tradicionales de la cocina mallorquina, aquí van algunas propuestas gourmet más que recomendables:

  • Restaurante Andreu Genestra (Son Moltó, carretera Cala Mesquida, Km 1). El establecimiento cuenta con 1 estrella Michelin y emplea productos cosechados en su propio huerto para elaborar platos autóctonos. Así pues, es un restaurante ideal para saborear las recetas mallorquinas de siempre, aunque actualizadas con técnicas innovadoras.
  • Restaurante Es Coll d’Os (Cala Ratjada, carrer l’Esperança, 5). Este local, situado en Cala Ratjada, a escasos 400 metros del mar, proporciona un ambiente familiar y rústico muy mallorquín. Además, si el tiempo acompaña, se puede comer o cenar en sus agradables jardines. Su cordero y los pescados de la zona harán las delicias de los comensales.
  • Can Simoneta (Carretera Artà-Canyamel, Km 8). Si lo que os apetece es un verdadero capricho gourmet, el restaurante del chef Pablo Tamarit ofrece excelentes platos mediterráneos con toques creativos. Todo ello mirando al mar y en un atractivo entorno rodeado de olivos y pinares.

Como ves, Capdepera dispone de todo lo necesario para animarse a hacer una escapadita y conocer la costa oriental de Mallorca. ¿Te lo vas a perder?

Planes cercanos

Planes relacionados