×
Otros destinos ×

El castell de Bellver, un bastión ubicado sobre la bahía de Palma

El castillo de Bellver (o Castell de Bellver, en mallorquín, que quiere decir “bella vista”) se alza en lo alto de una colina, a 112,6 metros sobre el nivel del mar, y, en efecto, es fiel a su nombre, ya que desde su privilegiado enclave se puede disfrutar de unas bellísimas panorámicas del centro de Palma y su bahía. En este artículo nos sumergimos en la historia de este singular edificio y te ofrecemos todos los detalles necesarios para planificar tu visita.  

El Castell de Bellver y el proyecto defensivo de Jaime II

La capital de las Baleares posee una nómina de edificios góticos bastante completa, entre los que destacan la catedral, la lonja, el palacio de la Almudaina y el claustro de la iglesia de Sant Francesc. Sin embargo, el castillo de Bellver es seguramente la construcción que mejor nos traslada a la Mallorca medieval. A ello contribuye, no cabe duda, su aislamiento. Y es que desde lo alto de la colina, y rodeado por el bosque de Bellver, resulta más fácil descontextualizar el inmueble y abstraerse de los cambios que el desarrollo turístico provocó en la isla.

La construcción del castillo de Bellver se inició en 1300 por mandato del rey Jaime II, quien quería erigir un palacio-fortaleza donde refugiarse en caso de que la isla fuese atacada. El proyecto avanzó rápidamente, ya que en tan solo nueve años se había concluido la fase arquitectónica; si bien la ornamentación se fue completando con los años.

La fortaleza cumplió durante un tiempo con su función primigenia, albergando durante etapas puntuales a los monarcas Jaime II, Jaime III y Sancho I. Sin embargo, en 1717 fue convertida en prisión militar, siendo su inquilino más célebre el mismísimo Gaspar Melchor de Jovellanos, ministro de Carlos IV y uno de los personajes más importantes de la Ilustración en España. Fueron precisamente sus “ideas ilustradas” y los enfrentamientos con el secretario de estado Manuel Godoy los que motivaron su destierro al monasterio de Valldemosa, en primera instancia, y su posterior reclusión en el castillo de Bellver. Fruto de aquellos años de encierro es su libro Memoria del castillo de Bellver, así como otros textos vinculados al patrimonio local de la isla.

Por qué visitar el castillo de Bellver

Estos son algunos de los aspectos que hacen del castell de Bellver una construcción tan atractiva para el viajero:

  • Su planta circular. Se trata de un diseño poco frecuente en este tipo de edificaciones defensivas. Además, dispone de cuatro torres orientadas a los puntos cardinales. Tres de ellas, con planta semicircular, se hallan integradas en los muros del núcleo central, mientras que la cuarta, la Torre del Homenaje, que mira al norte, se encuentra desplazada siete metros. La decisión de distanciarla del resto del conjunto responde a motivos defensivos, ya que, de esta manera, si el núcleo central era asediado, los monarcas podían refugiarse en la torre más alta y, por consiguiente, más difícil de atacar.
  • El patio. El edificio central se organiza en torno a un bello patio circular. Este cuenta con 21 arcos de medio punto en el cuerpo inferior y 42 ojivales, en el superior. La planta baja, como era habitual durante la Edad Media, la ocupaban las dependencias de abastecimiento y las estancias para alojar a la tropa y al servicio. Por su parte, las habitaciones de los monarcas, los salones de recepción y ceremonias y la capilla quedaban en la planta noble.
  • Elementos defensivos. El castillo de Bellver dispone, además, de un verdadero repertorio de elementos defensivos, los cuales debieron dificultar sobremanera cualquier pretensión de asalto. Entre ellos, un gran foso, estrechos vanos para disparar sin convertirse en blanco fácil (denominados saeteras o aspilleras), puentes levadizos, garitones, matacanes y barbacanas. Así pues, para facilitar la comprensión del edificio, vale la pena apuntarse a algunas de las visitas guiadas que se organizan o recurrir a su servicio de audioguía.

Más allá de la belleza y la singularidad arquitectónica de la construcción, que sin duda las tiene, subir hasta el castillo de Bellver compensa por el hecho de contemplar la bahía desde la colina, con sus barquitos amarrados en el puerto y, al fondo, la mole pétrea de la catedral de Palma, concebida como un bosque de arbotantes. Prepara la cámara. ¡Tus fotos acumularán muchos likes en Instagram!

Información de interés

El castell de Bellver: horarios de visita

  • De abril a septiembre: de martes a sábados, de 10:00 a 19:00 h; domingos y festivos, de 10:00 a 15:00 h.
  • De octubre a marzo: de martes a sábados, de 10:00 a 18:00 h; domingos y festivos, de 10:00 a 15:00 h. Los lunes permanece cerrado, al igual que el 25 de diciembre, el 1 de enero, el 1 de mayo y el Domingo de Pascua.
  • Horarios de las visitas guiadas: de martes a sábado, a las 11:00 h (en inglés) y a las 12:30 (en castellano); de martes a viernes, a las 16:00 h (en catalán). La duración aproximada es de 30 minutos, y se celebran cuando hay grupos de entre 5 y 20 personas.
  • Visitas guiadas concertadas para grupos: Se pueden solicitar aquí. Se realizan en castellano, catalán e inglés, para grupos de entre 10 y 20 personas.

Cómo llegar al castell de Bellver

  • Dirección: Carrer de Camilo José Cela, s/n. 07014, Palma.
  • En vehículo propio: Se accede por la calle de Camilo José Cela. El castillo cuenta con parking.
  • En autobús: Las líneas 1 y 20 van desde el centro de Palma hasta la zona del castillo, aunque es necesario completar parte del recorrido a pie.

El castillo de Bellver: precios y visitas

  • Tarifas: General, 4 €; reducida (jóvenes de entre 14 y 18 años y pensionistas), 2 €; residentes en Palma, 2,50 €. La entrada es gratuita para los menores de 14 años, grupos formados por personas de la tercera edad, docentes, miembros del ICOM y discapacitados. Además, los domingos es gratuita para todos.
  • La venta de tickets tiene lugar en el Centro de Recepción al Visitante, que se encuentra en la zona del parking. Las entradas se pueden comprar hasta 45 minutos antes del cierre del castillo, aunque el último ingreso tendrá lugar media hora antes de la clausura.

Planes cercanos

Planes relacionados