×
Otros destinos ×

Qué ver en Sóller, uno de los pueblos más bellos de Mallorca

El pueblo de Sóller está considerado uno de los más bonitos de España. Basta pasear por su núcleo histórico para sentirse inmediatamente trasladado a otros tiempos. Personajes tan importantes como el archiduque Luis Salvador aseguraba que era el más hermoso de la isla. Su curioso nombre procede del árabe ‘suliar’, que significa cuenco dorado, una denominación muy acertada para describir el fértil valle de naranjos que lo rodea.

Qué ver y hacer en Sóller

En la arquitectura de Sóller se percibe la mano de Joan Rubid, conocido discípulo de Gaudí (link interno), cuyas obras más relevantes en este lugar son la iglesia neogótica de San Bartomeu y el banco de Sóller.

Recorriendo las estrechas calles de la población sentirás la historia de una de las ciudades mallorquinas con un pasado más floreciente. La exportación de naranjas y vinos a Francia permitieron su desarrollo y el despertar de numerosos negocios. De hecho, la orografía de la zona provocó que Sóller viviera de espaldas a Palma, debido a la dificultad de las comunicaciones, y se centrara en la exportación a través de Marsella. Irás descubriendo, durante un breve paseo, las casas de arquitectura mallorquina y los palacios de influencia francesa que conviven con edificios modernistas.

De todas sus calles, la más larga es Sa Lluna, cuyo nombre hace referencia a una luna esculpida en piedra en el portal de una de las casas. En tu recorrido por las callejuelas, asómate discretamente a las puertas abiertas para descubrir hermosos jardines privados con pérgolas, fuentes y azulejos. Al final de esta calle se sitúa el antiguo lavadero público, ya casi a la salida del pueblo, donde comienzan los huertos de naranjos y limoneros. También encontrarás el Museo Balear de Ciències Naturals en la salida hacia Palma, y el Museo Etnológico en el carrer del Mar.

Toda la esencia del modernismo en Can Prunera

Toda la esencia modernista de Sóller se concentra en el Museo Modernista ubicado en esta casa de comienzos del siglo pasado. Alberga la rica colección de pintura d’Art Serra que arropa unas estancias de formas sinuosas inspiradas en la naturaleza. Las dos primeras plantas del edificio son una buena muestra de la decoración y el interiorismo modernista ya que conservan parte del mobiliario original. En el sótano, el visitante puede recorrer las estancias conocidas popularmente como botigues compuestas por el depósito de aceite, la cocina, un lavadero y un pozo. El antiguo comedor y los almacenes son, en la actualidad, las salas dedicadas al pintor local  Juli Ramis. Ya en el jardín se exponen una serie de escultura.

Los naranjos de Sóller en Ecovinyassa

En el huerto de Vinyassa, a los pies de Sóller, se puede descubrir la importancia que tiene la naranja en esta tierra. Más de 18.000 m2 a los pies de la sierra de Alfabia para pasear y empaparse de la cultura del naranjo en un ambiente natural, con un microclima especial, donde se producen mermeladas ecológicas de naranja y limón, infusiones de azahar o piel de naranja confitada.

De compras en Sóller

Todas las mañanas hay mercado en Sóller pero sólo los sábados se organiza un mercadillo en la plaza des Mercat. También en Buyola tienen uno el sábado por la mañana. Estos son un buen lugar para adquirir productos típicos de la zona. Si tu visita no coincide con los mercados, también puedes acudir  a la tienda Fet a Sóller, situada en la propia estación de tren, que vende productos elaborados en el valle de Sóller. En esta zona de Mallorca puedes encontrar los bordados tradicionales de punto mallorquín, calzados tradicionales hechos a mano, y artesanía en madera y cerámica.

No dejes de disfrutar en la misma plaza del Mercat de un auténtico helado artesano de Mallorca en la heladería Sa Fàbrica de Getats, donde podrás elegir entre más de 30 sabores diferentes. Sin duda, el sabor estrella es el de naranja.

Tren de Sóller, vuelta al pasado

La manera más romántica de llegar a Sóller desde Palma es en un antiguo tren de madera que atraviesa montañas. La propia estación del ferrocarril, con su estilo modernista e intacto desde su construcción, te parecerá sacada de otro tiempo.

El ferrocarril de Sóller sale de una pequeña estación situada en la plaza de España de Palma. Funciona desde 1912 y aún conserva los vagones de madera llenos de evocadores detalles de aquella época. Durante más de una hora atraviesa la sierra de la Tramuntana (link interno) a baja velocidad, lo que permite disfrutar del paisaje disfrutando del propio trayecto, tal como se hacía en el pasado. La salida de la capital se realiza a través del ensanche. Las primeras imágenes, como fotogramas de una película, están salpicadas de almendros y algarrobos. A partir de Palmanyola comienza a ascender hacia la sierra, pasando por la comarca de Raiguer.  Al llegar a la estación de Bunyola comienzan a aparecer pinos y olivos tras las ventanillas, los restos de una vieja fábrica textil y una destilería donde se elabora el palo, típico licor Mallorquín.

Tras pasar esta pequeña población con sus casas pintadas de ocre, el tren comienza a subir la sierra de la Tramuntana que atraviesa mediante algunos túneles. Posiblemente recuerdes la polémica en torno a la construcción del túnel de Sóller, pero que permitió evitar la vieja carretera de trazado vertiginoso. Al salir del túnel aparece el verde valle de Sóller con sus bancales de olivos y huertas de naranjos. No te puedes ir de Sóller sin disfrutar de un zumo de naranja, elige cualquiera de sus bares o terrazas. En la propia plaza de la Constitución verás la animación de sus terrazas.

Al Port de Sóller en tranvía

Desde la estación de tren de Sóller sólo tienes que desplazarte unos metros para subir al tranvía que atraviesa l’Horta. Entre palmeras y naranjos llega al Puerto de Sóller (Port de Sóller) y a la única playa de la parte noroeste de la isla.

El puerto, además, es un buen lugar para contratar una excursión marítima que te lleve recorrer la costa y para comenzar alguna ruta de senderismo. Incluso puedes escalar hasta el faro de cabo Gros y disfrutar de sus vistas.

Restaurantes en el Puerto de Sóller

En tu excursión al Puerto de Sóller puedes aprovechar y deleitarte con la gastronomía mallorquina en alguno de sus restaurantes con agradables terrazas y vistas inigualables. Te hacemos una pequeña selección de los más significativos.

  • Restaurante Sabarca. Una amplia terraza en el paseo marítimo fue el lugar elegido por un matrimonio alemán para cumplir su sueño y abrir este restaurante del Puerto de Sóller, donde ofrecen una combinación de cocina local, asiática y mediterránea. Passseig Es Través, 19.
  • Es Passeig. Un pequeño restaurante junto al mar regentado por el matrimonio Marcel e Yvonne donde se ofrece cocina internacional con excelentes presentaciones. Puedes optar por uno de sus menús degustación. Tienen opciones vegetarianas, sin gluten y menús para niños. Paseo de la Playa, 8
  • Brisas del Mar Puerto de Sóller. Especialista en carnes asadas y a la parrilla, este restaurante fusiona la mejor gastronomía española, griega e italiana con los productos de la tierra y del mar. Passeig Es Traves, 7.
  • Restaurante Agapanto. Dominando toda la bahía, la terraza de este restaurante está rodeada de flores que aportan un ambiente único. Ofrece música en directo algunos días de la semana y durante el verano cuenta con un Beach Club con tumbonas donde se ofrece servicio de bar y masajes. Camino del Faro, 2.

Información de interés

Cómo llegar

  • En coche: Se puede llegar desde Palma siguiendo la C711.
  • En tren: Es la propuesta más tentadora ya que supone viajar en un tren histórico desde el centro de Palma hasta Sóller a través de la montaña.
  • En autobús: Parten de Palma desde Arxiduc Lluís Salvador, 4. Puedes elegir viajar por el túnel o realizar un recorrido vía Deià y Valldemosa.

Oficina de turismo

  • Sóller: Plaza de España, s/n
  • Puerto de Sóller: Canonge Oliver, 10

Planes cercanos

Planes relacionados