×
Otros destinos ×

Dónde comer en Menorca, de la caldereta a las frituras de pescado

No suele haber muchas dudas sobre dónde comer en Menorca. Por fortuna, el carácter marinero y rural de la isla favorece la proliferación de numerosos restaurantes, locales en los que degustar lo mejor de la cocina típica de Menorca.

Pero solo ofrecen cocina local los restaurantes menorquines, la realidad es que aquí se puede comer absolutamente de todo. De hecho, cada vez son más las aperturas de restaurantes donde comer en Menorca cocina creativa, de autor y con influencias internacionales.

La mayor parte de los restaurantes se concentran en las ciudades de Mahón y Ciudadela. Pero también hay locales muy destacables en los lugares más insospechados de la isla. Desde localidades marineras como Fornells a algunas de sus calas con mayor encanto.

Dónde comer y cenar en Menorca. Calderetas y otros platos.

Los amantes de los sabores tradicionales lo tienen fácil para encontrar buenos restaurantes donde comer o cenar en Menorca. Lo cierto es que a lo largo y ancho de la isla existen numerosos lugares donde experimentar con los sabores de los ingredientes locales, cocinados según técnicas seculares. Aquí mostramos algunos de los más destacados:

  • Sa Llagosta (Gabriel Gelabert, 12, Fornells): si consideráramos que existe un templo de la caldereta de langosta, sin duda éste sería el lugar. Para degustar este auténtico manjar se sigue un ritual delicioso. Y para completar el menú también se pueden pedir otras especialidades de la cocina típica menorquina resueltas con maestría.
  • Es Forat (Marina, 7, Ciutadella): sus arroces caldosos son de auténtica antología. También preparan caldereta de langosta, aunque hay que encargarla, al menos con 24 horas de antelación. Las vistas al puerto lo hacen muy recomendable.
  • Café Balear (pla de Sant Joan, 15, Ciutadella): cocina de producto sin muchos más aderezos que el sabor de los propios ingredientes. Mariscos frescos, guisos y arroces marineros y, por supuesto, suculentas piezas de pescado son motivos suficientes para visitar este clásico entre los clásicos menorquines.
  • Cap Roig (Gran de Sa Mesquida, 15, Sa Mesquida): sin duda, es uno de los restaurantes más escenográficos de Menorca, con el mar como telón de fondo. Y también uno de los que ofrecen sabores menorquines más auténticos. El pescado es el gran protagonista.
  • Trébol (Cales Fonts, junto a Mahón): pescados (fritos y a la plancha) en uno de los puertos más encantadores y coloristas de Menorca.

Mejores restaurantes de Menorca

Los amantes de la alta gastronomía también tienen un buen puñado de restaurantes donde comer en Menorca. Estos son algunos de los mejores:

  • Mon Restaurant (paseo de San Nicolás, 4, Ciutadella): cocina actual, aunque siempre basada en los productos locales y de mercado. Con el buen tiempo resulta muy agradable comer en el patio.
  • Smoix (avenida Jaime El Conquistador, 38, Ciutadella): alta cocina a precios muy asequibles firmada por el genial Miquel Sánchez. Tan atractivo como la carta es el local, con una estética muy industrial, acorde con el taller de joyería que era antes este lugar.
  • Es Cranc (Escoles, 31, Fornells): obviamente, casi todo el mundo viene aquí para disfrutar de su gloriosa caldereta de langosta. Pero sería injusto no reconocer la calidad del resto de la carta, donde triunfan los mariscos mediterráneos.
  • Torralbenc (carretera Manacor-Cala en Porter, Alaior): cocina acorde con el entorno rural donde se encuentra. Aquí el producto de calidad es el protagonista, cocinado en versiones clásicas o algo más innovadoras.
  • Reis (San Isidro, 33, Ciutadella): los responsables de este local han realizado un encomiable esfuerzo por reinterpretar muchos de los clásicos de la cocina típica menorquina, con propuestas acordes con los gustos de la gastronomía actual.

Restaurantes con encanto en Menorca

El mar y la autenticidad de la isla favorece la existencia de lugares con mucho encanto donde comer en Menorca. Restaurantes con una gran autenticidad, a veces con magníficas vistas al mar o al entorno rural menorquín. Estos son algunos de ellos:

  • S’Amarador (Pere Capllonc, 42, Ciutadella): no solo es un restaurante con mucho encanto, también es uno de los mejores donde comer en Menorca la cocina local más auténtica. Los tonos blancos, que predominan en su decoración, enmarcan platos como su arroz meloso de pescadores.
  • Pins46 (Pl. Pins, 46, Ciutadella): el hermano pequeño del clásico Café Balear es un restaurante decorado en un atractivo estilo colonial, aunque con algunos toques muy modernos. Para comer, lo ideal es el patio, pero en la barra se tapea de maravilla.
  • Jardí de Ses Bruixes (San Fernando, 26, Mahón): enmarcado en el hotel del mismo nombre, es un espacio ideal para cenas románticas en un típico patio menorquín de principios del siglo XX. Aquí realizan una interesante fusión de cocina local, mediterránea y asiática.
  • Ses Forquilles (Sa Rovellada de Dalt, 20, Mahón): una amplia carta de platos de mercado y menorquines, en un local que ha realizado una interesante apuesta por las tapas gourmet. Con un ambiente desenfadado, es un lugar ideal para ir con amigos.

Dónde comer en Menorca bien y barato

Aunque, en general, los restaurantes de la isla no son demasiado caros, lo cierto es que también hay restaurantes donde comer en Menorca a buen precio y con calidad. Estos son algunos ejemplos:

  • Mercado de Pescado de Menorca (plaza Libertad, 3, Ciutadella): en torno a este mercado tradicional existe un buen puñado de restaurantes y bares donde tapear, o incluso comer de sentado a precios bastante asequibles. Por ejemplo, s’Aguait o el Bar Ulises.
  • Es Tomàtic (avenida Mestre Garí, 4, Mercadal): cocina internacional, incluso fast food, pero de calidad. Sobre todo, sus pizzas y hamburguesas.
  • Pan y Vino (camí Coixa, 3, San Luis): productos frescos de temporada, preparaciones tradicionales y una interesante base de cocina francesa adaptada al lugar donde se encuentra. Y siempre con alguna creación o sorpresa en la carta.
  • Fang i Aram (Gabriel Martí i Bella, 11, Ciutadella): restaurante de vocación vegetariana, que aprovecha lo mejor de las huertas y campos menorquines. Precios muy asequibles. Aparte de la comida de mediodía, aquí también se puede desayunar de una forma sana y muy equilibrada.

Planes cercanos

Planes relacionados