×
Otros destinos ×

Mercadillos en Menorca, la faceta más hippie de la isla

Los mercadillos en Menorca pueden presumir de ser una pieza clave dentro del capítulo de sus encantos. Esta isla del archipiélago balear no solo esconde calas de película y rincones que destilan una belleza natural. Multitud de pueblos y ciudades, repartidos a lo largo y ancho de su pequeña superficie, brindan escenarios singulares para descubrir la Menorca más hippie.

Aunque muchos mercados están operativos durante todo el año, coincidiendo con la época estival proliferan los mercadillos de verano en Menorca. Tanto en la capital, Mahón, como en muchas localizaciones del interior de la isla, es posible sorprenderse con un amplio elenco de productos típicos, piezas artesanales y otros muchos detalles que no te dejarán indiferente. Si estás pensando qué comprar en Menorca, estos curiosos espacios comerciales pondrán ante ti originales y atractivas propuestas de  todo tipo.

¿Por qué no recorrer algunos de los mercadillos más populares después de una tarde de turismo en Ciutadella? ¿Qué tal aprovechar el viaje de vuelta de tu visita al monte Toro para hacer escala en Es Mercadal y conocer los encantos de su mercadillo? Conviene, eso sí, consultar el calendario para saber dónde acudir cada día de la semana. No en vano, muchos de estos mercadillos de Menorca tienen asignada una jornada concreta y es mejor tenerlo todo controlado para no perderse nada.

Mercadillos de verano en Menorca

La Menorca más hippie nada tiene que envidiar a la popular Ibiza. De hecho, al contrario que su mítica vecina, puede presumir de ofrecer al visitante un sinfín de mercados de verano en Menorca menos saturados pero igualmente atractivos.

En los puestos instalados en algunas de las calles y lugares más emblemáticos de la isla encontrarás de todo. Tradición y cultura menorquinas, buen ambiente y, en muchos casos, hasta animación para hacer tu visita más amena.

Incluso si tienes pocos días para visitar la isla, no te costará sacar un rato para pasear entre abarcas (o avarcas, en catalán), productos de la tierra y hasta joyas artesanales que encierran el talento de sus creadores. Si no sabes por dónde empezar, aquí tienes una buena selección de algunos de los mercados de verano más populares en Menorca:

Queso de Mahón

Mercado de Mahón: El centro histórico y comercial de la capital menorquina alberga uno de los mercados de Mahón más importantes del verano. El Mercat de Nit es, cada martes (de 20 a 23 horas) de julio y agosto, uno de los puntos que hay que conocer. Coincidiendo con las tradicionales Nits de música al carrer, el visitante se sumerge en un ambiente donde música y productos de todo tipo se funden en una armonía perfecta para ofrecer una experiencia de compra singular.

Mercados de Ciutadella: Pero si hay un lugar donde descubrir la ‘Menorca hippie’ que florece cada año en la época estival, esa es Ciutadella. La ciudad portuaria de la costa noroccidental de la isla balear puede presumir de contar con uno de los mercadillos de verano en Menorca más populares: el Firac. Pero aún hay más y aquí están todos los detalles para que no te pierdas ninguno.

  • Mercado de Capllonc

Es el primero de los mercadillos de verano en Menorca que llega a Ciutadella. Desde principios de junio y hasta finales de septiembre, las escaleras del puerto dan cabida a multitud de puestos de todo tipo que permanecen abiertos todos los días entre las 5 pm y medianoche y, los fines de semana (de viernes a domingo y festivos) entre las 5 pm y las 2 de la madrugada.

  • Firac

El mercadillo hippie, por excelencia, de Ciutadella es el Firac. Sus puestos son auténticos escaparates de talento artesano que puedes visitar de lunes a sábado, entre las 8pm y las 12 de la noche. Si viajas a la isla entre el 15 de junio y finales de septiembre, la visita a estos puestos instalados en Costa Marina es de lo más recomendable.

  • Mercado artesano en la plaza de la Catedral

Menos concurrido pero igualmente atractivo, el mercado artesano de la plaza de la Catedral es la opción perfecta para quienes huyan de las aglomeraciones. Se celebra todos los lunes de agosto y septiembre, entre las 7 pm y las 12 pm.

Es Mercadal: El pueblo del que parte la ruta hacia el monte Toro, la montaña más alta de la isla, también cuenta con su propio mercadillo de verano.  Cada jueves, desde finales de junio hasta octubre, y en horario de 7 pm a 10.30 pm, las calles del centro de la localidad albergan un mercado artesano que derrocha encanto. Link: monte Toro

Alaior: Otro de los mercadillos de verano en Menorca que no te puedes perder es el que, cada año, se celebra en Alaior. Este pueblo del interior de la isla convierte las calles des Forn, Mayor, La Sala, Es Vergeret y Es Callejón en un heterogéneo paisaje de puestos de pinturas, joyas, macramé y similares a los que, cada año, se suman comercios adheridos ubicados en la calle Ramal.

Por si esto no fuera suficiente atractivo, la programación del Mercat de Nit de Alaior ofrece mucho más. Música, cuentacuentos, degustaciones gastronómicas y hasta espectáculos completan los atractivos de este mercado que puede visitarse cada miércoles de julio y agosto, entre las 19 y las 23 horas.

Otros mercadillos hippies o de verano en Menorca

Si bien es cierto que los mercadillos de verano en Menorca tienen un encanto especial, las propuestas no se limitan a la época estival. De hecho, en muchos puntos de la isla hay mercados de lo más seductores durante todo el año. En Ferreries, por ejemplo, cada sábado la Plaça de Espanya alberga, entre las 9 y las 13 horas, un mercado artesanal y agroalimentario. Y lo mismo ocurre en Es Castell con su mercado ambulante (en la Plaza Esplanada, lunes y miércoles, de 8 a 13 horas).

Pero, sin duda, si hay un lugar donde visitar mercadillos en Menorca que derrochan encanto es la capital, Mahón. Cada domingo, de 9 a 14 horas, abre sus puertas Agromaó, el mercado más verde y saludable de la ciudad en el que los productores ofrecen sus productos más tradicionales.  También muy ‘menorquín’ es el Mercat Des Claustre (plaça del Carmen, s/n. De lunes a viernes en horario comercial). Además de por sus productos, resulta especialmente atractivo por estar ubicado en un antiguo convento carmelitano que data del siglo XVIII.

¿Aún no sabes qué comprar en Menorca? Date un paseo por los mercadillos de la isla y seguro que encuentras el mejor recuerdo de tus vacaciones.

Planes cercanos

Planes relacionados