×
Otros destinos ×

Planes en grupo en Menorca, desde el amanecer hasta el atardecer

En todo el mundo existen 400 reservas de biosfera reconocidas por la Unesco, y Menorca, la isla pequeña y tranquila, alberga una de ellas. Fue declarada como tal en 1993, gracias al sano equilibrio logrado entre su desarrollo turístico y la conservación de sus recursos naturales. Hoy en día, este hecho se sigue constatando una vez se pisa Menorca, una isla de contrastes que lejos de mostrarse confortable ante el viajero, continúa ofreciendo el lado más salvaje de su naturaleza virgen.

Esta peculiaridad es la que convierte en extraordinarios los planes de grupo que la isla brinda. Y es que, los mismos planes practicados en otros destinos cobran aquí una profundidad desconocida, haciendo de lo inhóspito un valor añadido. Calas vírgenes cuya belleza compensa su difícil acceso, fiestas patronales en las que la liturgia se mantiene intacta, carreteras interminables cuyo recorrido en moto recupera el gusto romántico de los viajes sobre dos ruedas… Si vas con amigos a Menorca, aquí encontrarás ideas para hacer de vuestro viaje una experiencia inolvidable.

Playas y calas vírgenes

Es cierto eso que dicen de que “a veces los planes más simples resultan ser los más gratificantes”. Menorca no iba a ser la excepción, y por eso comenzamos con una propuesta que, aunque suena a cliché, una vez realizada promete no dejar indiferente a nadie. Las playas y calas salvajes son una constante que se repite a largo de los 200 kilómetros de costa que rodean Menorca. Al norte, con un litoral más abrupto y oscuro, encontramos nombres conocidos como los de cala del Pilar, Cavallería o Algaiarens. Al sur, en un entorno de arenas blancas y abundantes pinares, resuenan otros tantos nombres de playa, como el de Macarella, Mitjana, Turqueta o Son Bou.

A estas alturas, parece obvio que el listado de playas y calas donde realizar un picnic en Menorca es inabarcable. Por eso, nosotros os proponemos dos opciones (una al norte y otra al sur) igualmente interesantes:

Cala Trebalúger

A pesar de que esta cala, situada al suroeste de la isla, no goza de tanta fama como sus vecinas Galdana y Mitjana, lo cierto es que rezuma belleza en cada uno de sus rincones. Encajada entre dos verdes acantilados de altura moderada, la cala Trebalúger coincide con la desembocadura del río homónimo. Desde cala Mitjana, que cuenta con aparcamiento, sale un camino costero que tras 1,5 kilómetros de recorrido desemboca en la cala. Una vez allí, resulta fácil resguardarse del sol bajo la sombra de uno de los pinares que la rodean.

Playa de Binimel-là

Al noroeste de la isla, muy cerquita del municipio de Es Mercadal, encontramos esta playa virgen cuya ubicación también coincide con la desembocadura de un río —concretamente, del torrente de Salairó—. Dicha playa ilustra a la perfección el tipo de costa que caracteriza al norte de Menorca, con suelos de arena gruesa y tonalidades oscuras, mantos de posidonia y arrecifes rocosos. Sólo 400 metros de distancia separan la playa del aparcamiento más cercano, por lo que su acceso no resulta tan complicado como el de la anterior cala.

Fiestas patronales durante el verano

Como nos gustan mucho los contrastes, de un plan de relax os proponemos saltar a otro de marcados tintes festivos. Menorca, aunque pequeñita, presume de sus fiestas patronales tanto como cualquier otra provincia peninsular. Por eso, vivirlas de cerca puede ser una manera estupenda de divertirse mientras se conoce la rica cultura popular que atesora la isla.

Las fiestas de Sant Joan, celebradas anualmente a finales de junio en Ciutadella, es la festividad que inaugura el calendario de fiestas veraniegas en Menorca. Únicas y espectaculares, dichas fiestas giran en torno a la figura del caballo y su caballero, por estar siempre presentes en cada acto.

En julio tienen lugar otras tantas fiestas importantes de la isla como, por ejemplo, las fiestas de Sant Martí en Es Mercadal, las de Sant Jaume en Es Castell, o las de Sant Antoni en Fornells. Todas ellas se celebran, de manera escalonada, durante la segunda quincena de julio.

Y en agosto, llega el turno de las fiestas patronales que se van sucediendo a lo largo del mes y que comienzan en Es Migjorn Gran y continúan por Llucmaçanes, Alaior, Sant Climent, Ferreries y Sant Lluís.

En septiembre, la capital de la isla, Mahón, se encarga de cerrar la agenda festiva con sus fiestas mayores de la Mare de Déu de Gràcia, una celebración joven originada a finales del siglo XIX pero que goza de mucha fama entre los isleños. Dicho esto, sólo quedaría elegir la que mejor se ajuste a vuestro calendario.

Descubriendo los atractivos de Menorca a lomos de una moto

Si la bici nos da pereza, y el coche nos parece aburrido, ¿por qué no probar a conducir una moto por las bonitas y tranquilas carreteras de Menorca? Si vamos en grupo, el único riesgo que correremos será el de parecer una temible banda de motoristas, pero tranquilos, los lugareños ya están acostumbrados. En realidad, no es casualidad que cada año se anuncien en la isla más y más empresas de alquiler de scooters, sin duda, la mejor modalidad si la moto no es nuestro medio de transporte diario. Además, con un precio moderado teniendo cuenta las tarifas que alcanzan los coches.

Y si finalmente nos decantamos por esta opción, la Me-1 —la principal carretera de la isla—, se convertirá en nuestra compañera de viaje habitual. Desde ella resultará sencillo desviarse a multitud de atractivos locales que el uso de la moto pone a nuestra disposición en un suspiro. De Ciutadella (Ciudadela, en castellano) a Mahón irán surgiendo nombres como el de la antigua cantera de Lithica, reconvertida en una impresionante obra de arte natural donde a menudo se celebran conciertos de música en directo. O el del modesto monte Toro, considerado el punto más alto de la isla con sus 358 metros de altitud. Por lo demás, un mirador único de Menorca y las islas vecinas.

También aparecerán anunciados los desvíos a Torre d´en Galmés, el mayor poblado prehistórico de las islas Baleares con sus 62 hectáreas de superficie excavada. O el de la finca de Subaida, una importante quesería especializada en el queso Mahón-Menorca —amparado bajo denominación de origen—. En la misma, además de catas, también se podrán contratar visitas guiadas de sus instalaciones y sus procesos de curación. Nunca la gastronomía y la automoción fueran tan cogidas de la mano.

Planes cercanos

Planes relacionados