×
Otros destinos ×

Puerto de Ciutadella, restauración y buen ambiente

El puerto de la Ciutadella (o Ciudadela, en castellano) está situado en la parte oeste de la isla de Menorca y tiene una longitud de 1.170 metros. No es uno de los puertos más grandes de las Baleares, pero es capaz de albergar 175 embarcaciones. Es también punto de unión entre Menorca, Mallorca y Barcelona, pudiéndose visitar esos tres lugares en barco.

Puerto de la Ciutadella, ambiente con estilo en Menorca

Pasear por este puerto es disfrutar de uno de los lugares más visitados y con más magia de la isla. A pesar de su pequeño tamaño, llaman la atención sus completas infraestructuras y sus cuatro puertos destinados a diferentes funciones: pesquero, deportivo, comercial y de pasajeros.

Para acceder al puerto de la Ciutadella, hay que bajar unas escaleras que nacen de la plaza des Borns. Merece la pena visitarlo de día y de noche, porque el ambiente es totalmente diferente. Por la mañana, conoceremos cómo es la vida portuaria en la isla y veremos los barcos pesqueros tradicionales amarrados al muelle, así como sus tiendas llenas de artesanía y recuerdos de la isla.

Por la noche, el puerto se transforma en un lugar maravillosamente iluminado, que refleja su vida nocturna en las aguas y podremos disfrutar de una velada romántica o en familia en cualquiera de sus terrazas, restaurantes o simplemente, dando un paseo por él y contemplando las embarcaciones y yates que descansan sobre sus aguas.

Dónde comer en el puerto deportivo

Una de las mejores cosas que podemos hacer cuando visitamos un lugar nuevo es dejarnos llevar por los sentidos y descubrir nuevos sabores y aromas. No solo visitar y caminar por la ciudad es importante, también conocer de primera mano su gastronomía nos ayudará a disfrutar más de cualquier rincón.

En el puerto de Ciutadella, hay una gran variedad de restaurantes para todos los bolsillos, cafés y bares más sencillos. Sin duda, hacer una parada aquí de noche y disfrutar relajadamente de los mismos es uno de los grandes atractivos que ofrece el puerto.

  • S´Amador: está especializado en pescado y marisco: gambas, mero al horno o caldereta de langosta son algunos de los platos que incluye su carta. Tiene un ambiente muy cuidado y una bodega importante. Además de su oferta gastronómica, puedes disfrutar de unas vistas al puerto increíbles, gracias a su excelente ubicación.
  • Cas Consol: está situado en la propia plaza Born, y desde su deliciosa terraza también se pueden contemplar las bonitas vistas del puerto. Su cocina es tradicional y mediterránea, sencilla y a buen precio. Una buena opción para ir con niños.
  • Es Forat: un lugar para degustar la caldereta de langosta, los calamares o los mejillones. Uno de los restaurantes más bellos del puerto ya que se encuentra situado en el propio paseo del muelle. Ofrece un menú de lujo que contiene varios platos típicos de la zona y la caldereta de langosta cocinada al estilo menorquín.
  • Can Faustino: un local con varios ambientes y cualquiera de ellos, resulta especial para comer o cenar, sobre todo la terraza. Dispone de una deliciosa cocina con la especialidad de arroz cremoso con gambas. También tiene zona de barbacoa, ideal para ir con niños, y menú degustación, repleto de delicias de la zona. Eso sí, conviene ir con tiempo y con calma para saborearlo bien.

Rissagas, un fenómeno meteorológico de la isla

En algunas ocasiones, se ha producido en las islas Baleares un fenómeno propio de esta zona llamado “rissagas”, que suele ocurrir entre los meses de abril y septiembre. Se trata de unas mareas muy fuertes que se traducen en bajadas muy bruscas del nivel del mar, haciendo que el puerto pueda quedarse sin agua. Sin embargo, el agua vuelve a su lugar de origen con una fuerza incalculable arrasando con lo que se encuentre a su paso y haciendo chocar a las embarcaciones que encuentra por el camino.

Ya ocurrió en una ocasión en Ciutadella en 2006, cuando el puerto sufrió una rissaga muy fuerte que llegó a destrozar gran parte de las embarcaciones que se encontraban en el muelle, locales, restaurantes y garajes. Sin embargo, aunque la ciudad corre el riesgo de que pueda volver a ocurrir, está más que preparada para ello y viajar a Menorca es muy seguro.

Visitar el puerto de Ciutadella

Puerto ciudadela

Hay varias formas de conocer el encanto de este muelle con ambiente y vida. Puedes hacerlo a pie, alojándote en alguno de los hoteles que ofrece el puerto –los hay de varias categorías– para disfrutar tranquilamente de todos sus encantos y secretos. Pero también puedes hacerlo en barco: existen excursiones que permiten disfrutar de la isla desde el agua y tener así otra perspectiva. Algunas de estas empresas ofrecen hacer una parada en el puerto para descansar o, simplemente, dar un paseo y disfrutar de un día allí.

Qué ver en Ciutadella

Además, se puede planificar bien el día o el fin de semana, haciendo otra visita obligada: la deliciosa Ciutadella, donde podrás disfrutar de diversos planes:

  • Cala Turqueta: date un baño en esta maravillosa cala, llamada así por el color de sus aguas.
  • Cala del Pilar: aunque llegar a esta playita cuesta un poco más, disfrutar de un día en este lugar puede resultar inolvidable, especialmente para aquellos a los que les guste practicar esnórquel.
  • Casco histórico: aprovecha para dar un paseo por la ciudad y descubrir alguna de sus joyas arquitectónicas, como la catedral de Santa María de Ciutadella, situada en el punto más alto de la ciudad y de estilo gótico.
  • Faro de Punta Nati: un lugar emblemático de la isla desde el que contemplar las puestas del sol en silencio.

Planes cercanos

Planes relacionados