×
Otros destinos ×

Qué ver en Bayona, arte y gastronomía vasco francesa

El Pirineo vasco-francés se está convirtiendo en uno de los grandes descubrimientos para el turismo. Uno de los pintorescos pueblos que conforman la frontera entre España y Francia es Bayona, una ciudad tranquila en cuyas calles se siente paz y tranquilidad. Tierra de experimentados chocolateros y del jamón de Bayona se encuentra situada en el punto más al norte del País Vasco francés. La ciudad francesa de Bayona se ubica en un enclave comercial privilegiado gracias al río Adur que conecta con el golfo de Vizcaya.

Bayona, un destino perfecto para una escapada

Bayona (Baiona en euskera) es vecino de pueblos tan afamados como Anglet y Biarritz. Si estás organizando tus visitas a Bayona, te adelantamos que la ciudad está dividida en dos partes. Por un lado, Grand Bayonne (Bayona grande) y por el otro Petit Bayonne (o Bayona pequeña).

La zona más pintoresca y llamativa de la ciudad se encuentra a los pies del río Nive. A cuyas orillas te aconsejamos pasear para observar la llamativa construcción de sus edificios, donde se mezcla el estilo vasco y el aire afrancesado. Sin duda, te transportaran al ambiente de la ciudad de Ámsterdam.

Grand Bayonne

Vistas de Bayona

Vistas de Bayona

Merece la pena conocer cada rincón de la urbe. Grand Bayonne o Gran Bayona se identifica con el centro histórico y comercial de la ciudad. Su punto más representativo es la catedral de Santa María, pero otros lugares emblemáticos que también se deben visitar son el Château-Vieux o castillo viejo; el Ayuntamiento de Bayona, situado entre los ríos Nive y Adur; y el famoso y visitado Jardín Botánico.

Además, si recorres esta parte de la ciudad, no puedes dejar pasar la ocasión de conocer el mercado de ‘Les Halles’, donde encontrarás los mejores y más frescos productos de la zona. Los vendedores y comerciantes ambulantes venden cada sábado ropa y comida en un mercado callejero.

Petit Bayonne

La Petit Bayonne o Pequeña Bayona es la zona más artística y con más museos de la ciudad. Recorriendo sus curiosas calles podrás llegar al Museo Vasco, donde admirarás el arte vasco y francés y descubrirás el pequeño palacio del siglo XVI que lo alberga.

Las obras del artista León Bonnat se encuentran en el espacio que lleva su apellido: el museo Bonnat. Allí se exponen obras de artistas tan reconocidos como Botticelli, Rafael o Rembrandt. Los amantes del buen arte no deben perderse ningún rincón de la Petit Bayonne.

Los mejores restaurantes donde comer en Bayona

Como hemos apuntado anteriormente, Bayona es una ciudad de rico chocolate y mejor jamón. Sin embargo, en esta bonita ciudad encontrarás una gran diversidad culinaria para hacer de tu visita una experiencia gastronómica inolvidable.

  • La Table, Sébastien Gravé

El famoso restaurante La Table se ubica en la orilla del río Nive, en un entorno inigualable de luz y calma. Sus propietarios, Sébastien Gravé y Laure Gravé han sabido sacar el máximo partido a este espectacular lugar. Madera, piedra, metal y flores son la mezcla perfecta para dar un toque sofisticado e industrial al restaurante.

Su cocina está inspirada en el País Vasco, pero no pierde la esencia de lo nuevo, lo innovador de la cocina de autor.

  • Restaurante Bistro Toque

Bistro Toque es uno de los restaurantes más valorados de Bayona. Su espacio es reducido pero la comida, el ambiente y el trato del personal hace que merezca la pena visitarlo.

Ofrece buena comida local a un precio razonable. Además, se encuentra cerca de la oficina de turismo por lo que puedes aprovechar para resolver cualquier duda que te surja sobre la ciudad.

  • Restaurante Xafla

Bayona se encuentra repleto de restaurantes de muy alta calidad gastronómica y de ambiente y decoración intachable. El restaurante Xafla, situado en el centro histórico de la ciudad, es uno de ellos. Su carta está compuesta por productos caseros tradicionales y el ambiente es cálido y familiar. Los agricultores, productores y artesanos locales forman parte de este proceso gastronómico único.

Cocina vasca con un toque holandés que hará las delicias de los paladares más sibaritas.

Vive las famosas fiestas de Bayona

Bayona es una ciudad tranquila a excepción de cuando se celebran sus famosas y conocidas fiestas. Se trata de una imitación de los Sanfermines de Pamplona. Se celebran desde el año 1932 cada mes de julio, del 24 al 28 en concreto. Los habitantes de Bayona se visten de blanco durante cinco días y se anudan los pañuelos rojos al cuello. Corridas de vaquillas en la plaza Saint- André, espectáculos taurinos, mascletás, conciertos y multitudinarios desfiles ocupan cada rincón.

Y no sólo es música y espectáculos, también tienen cabida los deportes, ya que se realizan diversos campeonatos de remo y pelota vasca. Los fuegos artificiales cierran las fiestas de Bayona. Un espectáculo pirotécnico que despiden los festejos para comenzar a preparar los del año próximo.

Los castillos de Bayona

El castillo viejo de Bayona, construido por los vizcondes de Lapurdi en el siglo XII, es hoy día propiedad del Ejército y no es posible visitarlo. En el pasado fue la residencia oficial de los gobernadores de la ciudad.

El castillo nuevo se encuentra en la Petit Bayonne y fue construido por Carlos IV en el siglo XV. En este caso, el edificio forma parte de la universidad y tampoco se encuentra abierto al público.

Bayona es una ciudad con un encanto especial gracias a su mezcla de tradición española y aire francés. Elegante y sofisticada a la par que cosmopolita, destaca también por la amabilidad de sus habitantes, sus festejos y su gastronomía.

Planes cercanos

Planes relacionados