×
Otros destinos ×

El Médano, descanso y windsurf en las salvajes playas de Montaña Roja

En lo más remoto del sur de Tenerife, en el tramo de litoral conocido como costa de Magallanes, nació en algún momento del siglo XIX un humilde puerto pesquero bautizado El Médano por las dunas que había en los alrededores. Con el tiempo, iría ganando importancia como puerto de cabotaje para el transporte de mercancías y personas entre la capital, Santa Cruz de Tenerife, y el sur insular, pero no tendría una carretera que lo comunicara con Granadilla de Abona, el municipio al que pertenece, hasta 1907. Todo cambiaría en la década de 1980, cuando El Médano se convirtió, muy favorecido por la construcción del aeropuerto en las cercanías, en uno de los pueblos pioneros del boom turístico de Tenerife Sur. Esta afluencia de turistas, sin embargo, no ha arrebatado a El Médano el paisaje desértico y salvaje que forman sus largas playas de arena fina, contra las que se recorta en la lejanía el solitario volcán de Montaña Roja.

La playa del Médano, un paraíso del windsurf y el kitesurf en un paisaje marciano

El Médano, Tenerife

La playa del Médano es la más larga de Tenerife y una de las mejores. Casi dos kilómetros de fina arena gris y aguas de poca profundidad. Más familiar y con menos oleaje en el extremo más cercano al pueblo, la playa va volviéndose más salvaje, ventosa y solitaria conforme se aleja hacia la hermosa silueta de Montaña Roja, que con sus tonos rojizos aporta al paisaje desértico un aire marciano. A lo largo del paseo marítimo, además de algunos restaurantes y cafeterías, iremos encontrando numerosas tiendas de surf y otros deportes acuáticos de viento, sobre todo en la zona más alejada conocida como playa Leocadio Machado. Y es que por los fuertes vientos que la azotan, esta playa es un paraíso para la práctica del windsurf y el kitesurf, y ha acogido varios campeonatos del mundo de estos deportes.

Aunque ésta es la mayor, El Médano cuenta con otras pequeñas playas a explorar. En el pueblo, pero más allá del puerto, encontramos las consecutivas calas del Cabezo, El Salado y La Jaquita (las dos primeras con sus propios chiringuitos). Más alejadas del pueblo, pero también más salvajes, podemos visitar la preciosa playa de Montaña Roja, justo al pie del cono volcánico, y la playa de la Tejita, la más remota y separada del resto por la imponente mole de la montaña.

Descubriendo la Reserva Natural Especial de Montaña Roja

Montaña Roja, El Médano

El volcán de Montaña Roja, producto de una erupción litoral relativamente joven en términos geológicos, constituye con sus 171 metros de altura la parte más visible de esta reserva natural de 166 hectáreas llenas de médanos, rojizos arenales y pequeñas charcas de agua marina.

En sus humedales habitan aves protegidas como el chorlitejo patinegro, que ha desaparecido del resto de zonas costeras de la isla por la alteración de sus ecosistemas producida por el turismo. Y aunque no lo parezca a primera vista, la reserva también alberga hasta 136 especies de plantas como el balancón, típico de las dunas costeras, y pequeños arbustos como la tabaiba dulce.

La Reserva Natural Especial de Montaña Roja es un sitio perfecto para realizar sencillas rutas de senderismo y bañarse en alguno de sus humedales mientras se disfruta del silencio de este paisaje que parece de otro planeta.

El mercado del Agricultor

Uno de los sitios con más encanto de El Médano es el afamado mercado del Agricultor, que se celebra los sábados y domingos en la céntrica plaza del Médano, junto al paseo marítimo. Os sorprenderá la variedad y calidad de sus frutas, verduras y quesos, que se encargan de traer y vender sin intermediarios los propios agricultores de la zona. No te quedes sin probar sus frutas tropicales y especialidades canarias como el almogrote –un mojo con textura de paté elaborado con queso añejo– o el frangollo, un postre tradicional.

La romería Barquera y la cueva del Santo Hermano Pedro: fiestas religiosas con encanto

Si visitamos El Médano en determinadas épocas del año, tendremos la suerte de asistir a originales tradiciones folclóricas de tipo religioso. El tercer fin de semana de septiembre, durante las fiestas en honor a la patrona local, Nuestra Señora de las Mercedes de Roja, tienen lugar una procesión marítima que discurre por la bahía y la llamada romería Barquera, una de las fiestas más curiosas de Canarias en la que la virgen es embarcada y acompañada por los vecinos, que se echan a la mar en barcos-carroza que han construido ellos mismos.

La segunda tradición tiene lugar en la cercana cueva del Santo Hermano Pedro (junto al aeropuerto), un lugar declarado Bien de Interés Cultural por ser uno de los puntos de peregrinaje más importantes de las Canarias. Se supone que en esta cueva paraba este santo a descansar con su rebaño, en los meses de invierno, antes de regresar a su pueblo natal, Vilaflor. Por eso cada año, durante el sábado más cercano al 24 de abril, miles de personas peregrinan hasta aquí desde esta localidad del sur de Tenerife.

Información de interés

Cómo llegar a Él Médano

  • En coche. Desde Santa Cruz de Tenerife, coge la autopista del Sur (TF-1) y toma la salida 55. En la gran rotonda, sigue la TF-64 en dirección a El Médano.

Planes cercanos

Planes relacionados