×
Otros destinos ×

Qué ver en Icod de los Vinos: un árbol centenario y cientos de mariposas

A la pregunta sobre qué ver en Icod de los Vinos la respuesta es clara: mucho, de todo y para todos. Porque esta localidad conjuga, de una forma admirable, valores naturales, patrimonio artístico y popular, dimensión agrícola e, incluso, singularidades geológicas.

De todo lo que hay que ver en Icod de los Vinos el elemento más característico es el llamado Drago Milenario. Árbol que casi llega a los 20 metros de altura y que se ha convertido en el símbolo, no solo de la localidad, sino de toda la isla.

Pero hay mucho más que ver en Icod de los Vinos, localidad cuyo casco antiguo está declarado como Bien de Interés Cultural. En la toponimia de esta urbe, por cierto, convive su pasado guanche y castellano: la palabra Icod, en lengua guanche tiene relación con el fuego; mientras que el apellido “de los Vinos” hace referencia a la producción de esta bebida en la zona, que se viene produciendo desde el siglo XVI.

El drago de Icod de los Vinos

El Drago Milenario, por tanto, es la visita obligada (y siempre sorprendente) de todo aquel que quiera saber qué ver en Icod de los Vinos. Ante todo, conviene aclarar que lo de milenario es una hipérbole dado que, según los expertos, no son 1.000 los años que contempla este enorme árbol, sino entre 500 y 800.

Cifra nada desdeñable, en cualquier caso, para una planta que en su base tiene una circunferencia de unos 20 metros. Por lo demás, la especie del drago (dracaena draco) es endémica de la Macaronesia, zona subtropical en la que se engloban las Islas Canarias, las de Cabo Verde, el archipiélago de Madeira y el de las Azores.

Tal es la singularidad (y belleza) del Drago Milenario, que bien merecía la creación a su alrededor de una bonita zona ajardinada (el Parque del Drago). En éste conviven por varios endemismos de la isla de Tenerife y de las Canarias: aparte de otros ejemplares de drago, también cardones y tabaibas, entre otros.

Qué más ver en Icod de los Vinos

Entre los monumentos y reclamos turísticos de todo tipo destacan los siguientes:

  • Casa Lorenzo-Cáceres: de finales del siglo XVIII, la mandó construir Nicolás de Lorenzo Delgado y Cáceres, sobre el solar de varias casas incendiadas. Es un bonito edificio neoclásico con un inhabitual uso de la madera en numerosos elementos constructivos. En la actualidad se usa como Casa de la Música y para el montaje de exposiciones de todo tipo.
  • Convento de San Francisco: de mediados del siglo XVII, acoge una interesante capilla (de los Dolores), con un llamativo estilo Rococó portugués. Es uno de los pocos conventos tinerfeños que han logrado sobrevivir a los incendios ocurridos a lo largo de los siglos. Actualmente acoge la Biblioteca Municipal de Icod.
  • ARTlandya-Museo de los Muñecas: es un museo único en su género, que acoge las obras de más de 50 artistas internacionales y muñecas para todos los gustos y de todos los tamaños.
  • Cueva del Viento: se trata de un inmenso tubo volcánico formado hace unos 27.000 años. En la actualidad están documentados unos 18 kilómetros en su interior, por lo que, sin duda, es uno de los mayores del mundo. Una de sus particularidades es que aquí sobreviven unas 190 especies de plantas, animales y hongos.
  • Bodega Cueva del Rey: al menos hay que ver en Icod de los Vinos una de sus bodegas. Y la de Cueva del Rey, sin duda, es la más representativa. Lo es tanto por su tamaño como por la calidad de los vinos producidos en ella, que han sido acreedores de varios premios Internacionales.

El Mariposario del Drago

Entre las mejores cosas que ver en Icod de los Vinos, sin duda el Mariposario debería figurar en todas las listas. Situado junto al Parque del Drago, este espacio alberga más de 800 ejemplares de mariposas tropicales, pertenecientes a unas 150 especies. Todas con llamativos dibujos, coloridos y formas originales de sus alas.

Dado que cada mariposa necesita para su supervivencia un tipo de planta diferente, este Mariposario es también un auténtico jardín botánico. Así, aquí se pueden encontrar flores y plantas de todo tipo procedentes de los lugares más remotos del planeta.

Museo Guanche

En pleno centro comercial de La Magalona y también muy cerca del Parque del Drago está el Museo Guanche, uno de los espacios más interesantes que ver en Icod de los Vinos.

En él se reconstruye, a través de un atractivo e innovador sistema expositivo, la forma vida de los pobladores prehispánicos de estas islas: los guanches. Así, llaman mucho la atención las figuras a tamaño real que emulan, con nombre propio, a aquellos primigenios habitantes de Tenerife y del resto del archipiélago.

Restaurantes en Icod de los Vinos

Sin duda Icod de los Vinos es uno de los mejores lugares para degustar lo mejor de la cocina típica de Tenerife. Estos son algunos de los restaurantes más destacados de la localidad:

  • Tasca La Parada (Rambla Pérez del Cristo, 2): se definen como “casa de comidas”. Y, de alguna forma, en este restaurante se perpetúa el tópico de la comida casera elaborada en función del mercado y la temporada. Cocina muy casera. Mejor reservar, sobre todo durante los fines de semana.
  • El Mortero (San Sebastián, 7): comida tradicional tinerfeña y canaria, sí. Pero aquí también hay cabida para ingredientes foráneos y algunos guiños a la nueva cocina española e internacional.
  • Guachinche Rincón de Mari (Antonio González, 20): los guachinches son una de las formas más autenticas de acercarse a la gastronomía tinerfeña. En éste, tan auténtica como la comida casera que elaboran, es el mimo y cercanía con que la sirven sus propietarios.

Información de interés

Cómo llegar

  • Desde Santa Cruz de Tenerife: Icod de los Vinos está a unos 50 kilómetros desde Santa Cruz de Tenerife. En vehículo propio se puede llegar, a través de la TF-5, en unos 50 minutos. También se puede llegar en bus (línea 108), que tiene varias frecuencias diarias..
  • Desde el aeropuerto Tenerife Sur: unos 60 kilómetros separan el aeropuerto de Icod de los Vinos, por la TF-1, en un trayecto de alrededor de una hora.
  • Desde el aeropuerto de Tenerife Norte: por la TF-5, se tarda en llegar a Icod de los Vinos unos 45 minutos (47 kilómetros).

Planes cercanos

Planes relacionados

Experencias exclusivas 2020

Descubre nuestra colección Unique Experiences 2020 diseñada para convertir tu estancia en una experiencia inolvidable.