×
Otros destinos ×

Qué ver en Puerto de la Cruz

Puerto de la Cruz es uno de los enclaves más turísticos y valorados de la isla de Tenerife. Rodeado de grandes complejos hoteleros, vistosos jardines y plataneras, es una bonita localidad bañada por el Atlántico desde la que, en el siglo XVI, salían para su exportación los productos del vecino y fértil valle de La Orotava. Su actividad comercial otorgó a la villa un aire cosmopolita y fue generando una burguesía ilustrada que dio grandes ingenieros, historiadores y profesionales de todo tipo.

No fue hasta los años 50 cuando Puerto de la Cruz se abrió a la actividad turística internacional y, desde entonces, ha ido creciendo hasta tener hoy en el turismo la base de su economía. Antes de que esto sucediera, concretamente en 1927, Agatha Christie llegó hasta Puerto de la Cruz para recuperarse de una fuerte depresión y al parecer, le sentó muy bien el descanso y pudo disfrutar del clima y de los baños marinos.

Qué ver y visitar en Puerto de la Cruz

Fachadas de colores en Puerto de la Cruz

Son muchos los atractivos que tiene que ver el viajero en Puerto de la Cruz, desde el espectacular complejo turístico Lago Martiánez hasta su famosa playa Jardín de arena volcánica, pasando por el castillo de San Felipe, un fortín del siglo XVII transformado en sala cultural; la casa de Tomás Iriarte, autor de las célebres “Fábulas literarias”, la casa de la Aduana o la casa Franchy, construida en 1620.

A continuación, enumeramos algunos enclaves que no te puedes perder, porque son lugares que tienes que ver, sí o sí, en Puerto de la Cruz.

Complejo turístico Lago Martiánez

Obra del arquitecto canario César Manrique, el complejo turístico municipal Costa Martiánez, también conocido como Lago Martiánez, es un auténtico paraíso artificial de unos 100.000 metros cuadrados. Se trata de un complejo de ocio que hay que visitar en Puerto de la Cruz y que comenzó a construirse en 1970 ante la necesidad que Puerto de la Cruz tenía de una zona de recreo accesible para el baño, pues la naturaleza no había dotado de playas naturales el entorno. Así que se crearon siete piscinas artificiales de agua de mar y un gran lago central, además de jardines, terrazas, cinco islas, miradores, espacios culturales y un conjunto de bares y restaurantes. Además, la decoración dota de un gran exotismo el conjunto. Por ejemplo, el conjunto escultórico ‘Raíces al viento’ muestra un grupo de árboles con las raíces al aire, y ‘Homenaje a Wilhelm Reich’ es una pieza formada por un solo árbol, robusto y achatado. El complejo cuenta también con una discoteca “casi submarina” denominada Andrómeda.

La construcción del complejo turístico Lago Martiánez tuvo varias fases. La primera se puso en marcha en 1957, con la construcción de las piscinas de San Telmo, un conjunto de tres piscinas y un restaurante-terraza en un espacio de 5.000 metros cuadrados. En la segunda fase, ejecutada a finales de los años 60, se construyeron otras tres piscinas conocidas como Los Alisios, todas ellas circulares. En total, 8.000 metros cuadrados en cuyo diseño se percibe la mano de César Manrique, por las superficies blancas que hacen guiños a la roca basáltica.

En 1970, César Manrique propuso construir un gran lago artificial que acabaría siendo una auténtica obra de ingeniería, al estar cimentado bajo el nivel del mar. Dentro del lago hay cinco islas, y la mayor alberga un restaurante, una sala de fiestas y jardines. El artista y arquitecto canario quiso incorporar también una serie de esculturas al proyecto. Y en 1995, el complejo fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico.

Las playas del Puerto de la Cruz

Esta zona de Tenerife tiene una buena parte de su costa jalonada de acantilados, pero también hay hueco para varias playas de origen volcánico que hay que ver en Puerto de la Cruz, como playa Jardín, playa de San Telmo, playa El Muelle y playa Martiánez.

  • Playa Jardín, la más turística: Si quieres visitar la playa más turística de Puerto de la Cruz, debes ir a playa

    Puerto de la cruz

    Jardín. Está escoltada por un gran paseo de zonas ajardinadas y su arena es de color negro. Aquí también podrás encontrar restaurantes, chiringuitos y hasta un parque infantil. Ha sido galardonada con una ‘bandera azul’ por la excelente calidad del agua y los muchos servicios que presta a sus usuarios: duchas, vigilancia, aseos, restaurantes, punto de información turística, hamacas, chiringuitos, acceso para personas con movilidad reducida, etc. La playa tiene 700 metros de largo y está muy cerca del parque temático Loro Parque, por lo que suele estar bastante concurrida.

  • Playa El Muelle: Es una pequeña playa de apenas 30 metros de largo que se encuentra junto a los muelles del Puerto de la Cruz. De ahí su nombre. Está rodeada de hoteles y restaurantes, pero no cuenta con paseo marítimo. También dispone de servicios de vigilancia y duchas.
  • Playa de San Telmo: Es otra playa de pequeñas dimensiones, de apenas 40 metros de larga, que está encajada entre los espigones del puerto. Muy cerca hay todo tipo de hoteles, restaurantes, chiringuitos y bares. Tiene el distintivo de ‘bandera azul’.
  • Playa Martiánez: Es una playa urbana, de unos 120 metros de longitud, situada en el corazón de la ciudad. Su singularidad está en que cuenta con una zona para practicar surf.

Restaurantes en Puerto de la Cruz

¿Qué hacer en Puerto de la Cruz? Una propuesta que no falla es descubrir la gastronomía local y disfrutar de su amplia oferta de restaurantes. El complejo turístico Lago Martiánez tiene una gran variedad de locales, como el restaurante Lago (platos combinados), el buffet libre San Telmo (paellas y parrilla) o el Alisios Burger (hamburguesas y perritos XL), pero si lo que quieres es disfrutar de la típica cocina canaria, lo mejor es dirigirte al corazón de Puerto de la Cruz y elegir entre una amplia oferta de restaurantes.

Por ejemplo, el restaurante La Casona, situado en el número 13 de la céntrica y bonita plaza del Charco, es muy recomendable. Está en una antigua y señorial casa cuyo patio interior está ajardinado. La cocina es sencilla, está elaborada con productos locales, tiene muy buen pescado y los precios son ajustados.

El restaurante Casa Lala, capitaneado por Antonio Aguilar, está ubicado en Camino El Durazo, en una antigua casa tradicional de más de 70 años, donde se ofrece cocina tradicional y de mercado con toque creativos. Conviene reservar porque sólo tiene capacidad para 50 comensales y suele llenarse.

Planes cercanos

Planes relacionados