Desayuna como un rey: pide la mejor ensaimada del mundo
LECTURA

Desayuna como un rey: pide la mejor ensaimada d...

Desayuna como un rey: pide la mejor ensaimada del mundo

Su aroma, textura y sabor le han valido un premio, el más importante de su categoría. Un manjar como tal solo se sirve en un hotel de lujo en la isla, y nosotros sabemos cuál es. Descubre dónde comer las mejores ensaimadas.

No se te ocurra saltarte el desayuno: hazte con una ensaimada

Qué comer en Mallorca

Pensar en Mallorca es transportarte a las vacaciones, divisarte relajado en una de sus impresionantes playas y disfrutar de su buen comer. Porque sí, la gastronomía de la isla tiene un peso importante en su cultura, y una vez la conoces es imposible no caer rendido a sus pies. Y tan pecado es no probar su ensaimada como abandonar la isla sin una de ellas dentro de su típica caja hexagonal. No te cortes, estás de vacaciones.

Joan Seguí, propietario, chef y quinta generación del centenario Forn Sant Francesc de Inca (a unos 35 km de Palma), sabe de qué hablamos, pues de su obrador sale todos los días la que es ‘La mejor ensaimada del mundo’. Según el jurado del Consell Regulador de la Ensaïmada, la de Seguí es la que tiene el mejor aspecto, aroma, sabor, textura y hojaldrado. Las papilas gustativas se han puesto a funcionar, ¿verdad?

Con vistas al #mediterraneo , #breakfasttime at @hotelformentor

A post shared by Joan Seguí (@forn_santfrancesc) on

Si eres de los afortunados que se aloja en el emblemático, Formentor, a Royal Hideaway Hotel, tenemos una buena noticia que darte, y es que el Forn Sant Francesc es el único hotel de lujo que ofrece a sus huéspedes ‘El mejor desayuno del mundo’, a base, como no podía ser de otra manera, de su ensaimada como ingrediente estrella del buffet acompañada como merece de un aromático café.

Por otra, los clientes del hotel podrán encargar una versión mini del dulce que les será integrada momentos antes del check-out con un packaging especial para el avión.

Ensaimadas sin misterios

Ensaimada

Secreto, secreto en realidad no hay ninguno –asegura Seguí­-. Se trata de hacer las cosas lo mejor posible sin perder la esencia de la tradición, utilizando la mejor materia prima y respetando los tiempos de descanso de las masas, fermentaciones y cocción de las mismas”. Los ingredientes de los que habla se reducen a harina de fuerza, huevos, agua, manteca de cerdo, aceite, azúcar y levadura. Y es que no hay trampa ni cartón, ‘sólo’ los 110 años de experiencia que tiene el horno a sus espaldas.

“Las primeras referencias de ensaimadas las tenemos en el siglo XVII, cuando se consumían estos postres en días festivos y en celebraciones”, explica el chef. Y aunque desde entonces mucho ha evolucionado la gastronomía, las más demandadas siguen siendo las de toda la vida: lisa o rellena de cabello de ángel. “Sola, para tomar en el desayuno o acompañando un café con leche, es muy rica. En Navidad o en temporada de invierno, nada como comerla con un buen chocolate a la taza”, añade Seguí, no sólo experto en su elaboración, sino también en su consumo.

¿Cómo las hacen en el mejor obrador de ensaimadas de Mallorca y del mundo? Dado que la masa, podríamos decir, es muy agradecida, ésta acepta multitud de rellenos y sabores, tanto salados como dulces, aunque al tratarse de un postre prevalecen éstos últimos.

“Las hacemos lisas, de cabello de ángel, crema normal o quemada, chocolate con leche o blanco con nueces, albaricoque, sobrasada, nata… y últimamente tenemos rellenos nuevos como Ferrero Rocher y Kinder Bueno ( la cual recibió un premio a la innovación el año pasado) para atraer al público más joven a consumir este dulce”, afirma Seguí.

Hacia adelante: ensaimada de Mallorca

Pero no sólo de ensaimadas vive el Forn Sant Fracesc, pues otra de sus especialidades es la pasta de hojaldre. Uno no puede irse de allí sin probar los doblegats, hechos con hojaldre y rellenos de chocolate, crema y cabello de ángel; su repostería típica mallorquina como las cocas de patata, crespells o cremadillos; o sus bocados salados como las empanadas y cocarrois, una especie de empanadilla con forma de media luna rellena, normalmente, de verduras.

Las innovaciones de Seguí no se han quedado en la cocina, todo lo contrario. Las redes sociales son otro de sus fuertes. Basta con ver su perfil de Instagram, con más de 100.000 seguidores, para darse cuenta de ello y comprender por qué los followers se cuentan por miles.

“Es el fruto de años de dedicación, constancia, transparencia… Y sí, se come por los ojos , por lo que intentamos enseñar los productos tal como son, de cerca, y sin filtros, porque lo importante no es la foto, sino que al probar el producto el cliente tenga la certeza de que lo que ha comido es lo que ha visto y que cumpla las expectativas creadas. Por tanto, los nuestros son seguidores fieles, que están ahí cada día, esperando que les sorprendas y a los cuales estamos muy agradecidos”, explica Seguí.