LECTURA

Playas y calas de Formentera, descúbrelas en ba...

Playas y calas de Formentera, descúbrelas en barco

La más pequeña de las Islas Baleares cuenta con casi 70 kilómetros de costa, repleta de calas, acantilados y aguas cuya gama cromática de azules pone a prueba el ojo de cualquier viajero. Ni la gama Pantone ofrece tantas posibilidades.  Precisamente por su pequeña extensión y su gran número de rincones escondidos, una de las mejores formas de conocer Formentera es surcando su costa en un velero. ¿Te apuntas?


EN ESTE ARTÍCULO DE PIN AND TRAVEL:


¿Cómo ir a Formentera?, Viaje a Formentera en un barco desde Ibiza

A Formentera solo puede llegarse en barco, normalmente desde Ibiza, en un trayecto que normalmente va desde 30 minutos a una hora. Sin embargo, según el ferry va entrando a puerto, es habitual la sensación de que esa isla paradisíaca ofrece un perfil completamente diferente si la conoces desde el mar. Así que la mejor forma es llegar en un velero que recorra la isla de Formentera, permitiendo conocer algunos de sus mayores encantos desde el mar y descubrir rincones que solo están al alcance de unos pocos privilegiados.

Probablemente la mejor opción está en embarcar en playa de Portinatx y coger el barco Ibiza Formentera. Desde allí parte el velero que el hotel Barceló Portinatx pone a disposición de sus clientes, bajo reserva y para un máximo de 11 personas. Una vez se parte, la embarcación pone rumbo a Formentera desde ibiza, parando cerca de la desierta isla de Espalmador –de 1,4 km² y de propiedad privada-  para observar el impresionante perfil de Formentera, darse un baño en las tranquilas aguas del Mediterráneo, deleitarse con las maravillas que ofrece el esnórquel en esta zona o comer algo.

Playas de Formentera

La playa de Ses Illetes está considerada una de las mejores del mundo

Y es que la travesía también es culinaria, ya que durante el viaje a Formentera se pueden degustar a bordo sabores de la gastronomía tradicional balear como quelitas de sobrasada ibicenca o flaó, el clásico postre de tarta de queso fresco con hierbabuena, todo ello acompañado por cócteles refrescantes de hierbas elaborados en el momento.

¿Que ver en Formentera?, Playas de ensueño

El recorrido de este velero prosigue a una de las mejores playas del mundo: la de Ses Illetes. Situada en la punta de Es Trucadors, al norte de la isla, se encuentra dentro del Parque Natural de Ses Salines y está formada por largos tramos de dunas, orientados mayoritariamente a poniente. Aunque lo que hace de esta playa una de las maravillas, no solo de Formentera, sino de las islas Baleares es el azul casi imposible de sus aguas. El fondo marino de Formentera está cubierto de posidonia, plantas marinas que hacen que el agua de la zona sea especialmente cristalina y un lugar recomendado para practicar submarinismo. No en vano, esta playa está clasificada como Patrimonio de la Humanidad y si tienes la suerte de visitarla, de un solo vistazo lo entenderás perfectamente.

Además, si lo que buscas son playas de, con grandes espacios de arena blanca, la de Es Mitjorn recorre prácticamente todo el sur de la isla. Su tamaño hace que siempre pueda encontrarse algún rincón tranquilo y su entorno lleno de dunas y pinos lo convierte en una playa auténticamente de postal.

Calas de Formentera, lo mejor de la isla

Además de las playas, Formentera tiene fama, al igual que sus hermanas mayores, por algunas de las calas más bellas del Mediterráneo. Una de las calas de Formentera que bien merecen un viaje es Caló des Mort, una pequeña cala situada entre escars, los pequeños embarcaderos típicos de la zona, en la que se practica el nudismo y que es conocida por tener forma de sonrisa. Desde luego, es imposible que, después de pasar un rato entre sus aguas, salgas sin una sonrisa de oreja a oreja. Si quieres llegar a ella por tierra, se encuentra en la subida de La Mola, por lo que una visita a este faro, antes o después de visitar la playa es casi obligada.

Calas de Formentera

Caló des Mort es una de las calads más bonitas de Formentera

Y por último, otra de las calas emblemáticas de Formentera es cala Saona, pequeña –apenas 140 metros-, casi virgen y encajada entre acantilados, cuenta también con zona de dunas y pinares por lo que podría decirse que lo tiene prácticamente todo. La belleza de sus aguas está al mismo nivel que el resto del entorno y, como en muchas de las pequeñas calas de la isla, aquí también se practica el nudismo. Debido a su orientación, es una de las mejores playas de Formentera para ver atardecer. Cuidado porque no querrás irte.