LECTURA

Monasterio de Boltaña, uno de los mejores hotel...

Monasterio de Boltaña, uno de los mejores hoteles en el Pirineo

La temporada estival quedó atrás hace semanas y es hora de plantearse una escapada rural y poner rumbo a la montaña para practicar deportes de invierno y hacer turismo activo en la naturaleza. Te descubrimos uno de los mejores hoteles en el Pirineo aragonés.

Lee también: Turismo rural y de aventura en las mejores escapadas de fin de semana a la montaña 

¿Escapada rural a la montaña? Elegimos uno de los hoteles en el Pirineo aragonés con más encanto

Entre montañas, valles y senderos serpenteantes se esconde una leyenda. La que le dio nombre y forma a los Pirineos. De donde surgió todo. Según ésta, Heracles llegó a Iberia con el objetivo de robarle los bueyes de Gerión, el gigante monstruoso que trató de poseer a Pyrene. La ninfa sin embargo consiguió escaparse y se escondió en un lugar indeterminado entre España y Francia.

Furioso ante la huida de su rehén, Gerión decidió prenderle fuego al lugar para dar con ella, pero Pyrene, rodeada de fuego, gritó desesperada y de sus lágrimas surgieron los lagos. Heracles la oyó y corrió para ayudarla, pero cuando la encontró, la ninfa estaba moribunda y sólo tuvo tiempo de contarle al héroe qué le había pasado. Heracles, atónito por la trágica muerte de Pyrene, decidió construir un mausoleo sobre su cuerpo amontonando todas las rocas y piedras que encontró. De esta manera creó una gran cordillera que bautizó como Pirineos en honor a la ninfa Pyrene.

Mejores hoteles en Pirineos

Mitología aparte, lo cierto es que el propio Pirineo aragonés es una maravilla natural salpicada de pueblos construidos a base de piedra y, más que leyendas, cuentan historias que en algún momento ocurrieron y que se siguen transmitiendo a través de su gente, monumentos, costumbres…

Boltaña, al noreste de la provincia, es uno de ellos. Con uno de los cascos antiguos más grandes de la zona, uno cree haber aterrizado en la Edad Media por su distribución con calles estrechas, su paleta cromática o sus construcciones recuerdan a siglos pasados. Hablamos por ejemplo de la Colegiata de San Pedro o del castillo.

Levantada sobre una pequeña iglesia románica en el siglo XVI, la Colegiata, de estilo gótico, es una de las más grandes del Pirineo con una bóveda de crucería o la sillería para el coro del siglo XVIII de estilo barroco. Más antiguo es el castillo de Boltaña, cuya construcción comenzó en 1017 y está formado por una torre y sus murallas.

Anímate a practicar deportes de invierno: turismo activo en Pirineos

Si por algo se caracterizan los Pirineos, además de por su belleza, es por la cantidad de opciones que ofrece para disfrutar de la naturaleza practicando deportes de aventura: ciclismo, escalada, senderismo, barranquismo… y por supuesto, esquí.

A través de la Red natural de Aragón el viajero puede componer su propia excursión escogiendo uno de los múltiples senderos. Por ejemplo, el Parque Natural Posets Maladeta presenta 14 opciones, el de Ordesa y Monte Perdido 17 y el Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel, ocho. Además de dar información sobre el recorrido, como su longitud o duración, uno puede descargarse la ruta en el GPS o saber de antemano el tipo de carretera que se va a encontrar antes de salir del hotel.

Turismo de aventura en Pirineos: escapada rural

El Valle de Tena, también rodeado de imponentes macizos, bosques, lagos y pueblos con encanto, es un lugar perfecto para esquiar en el Pirineo, pues aquí está la estación Aramon Formigal-Panticosa o para recorrer 29 rutas BTT formadas por más de 500 kilómetros a través de sendas y caminos con diferentes niveles de dificultad.

Lee también: 6 consejos para disfrutar de la nieve

Un ‘paseo’ por los deportes de aventura y las vías ferratas del Pirineo aragonés

Para aquellos que quieran ir un paso más allá y no les convenza ni tirarse por pistas, ni coger la bicicleta, tienen la opción de los deportes de aventura y turismo activo: descenso de barrancos, vuelo en parapente, rutas en quads o coches 4×4, paseos a caballo… o incluso tirarse por la tirolina doble más larga de Europa, una caída libre de casi un kilómetro a más de 90 kilómetros por hora.

Turismo activo en Pirineos: deportes de aventura

Aunque de paseo tiene más bien poco, las vías ferratas son itinerarios verticales u horizontales que facilitan el paso de los senderistas que no son expertos en escalada, pues están equipadas con material de seguridad como puentes colgantes, cadenas, clavos, pasamanos o cables de acero a los que se enganchan para evitar peligros. Pensadas para los que quieren vivir experiencias nuevas, para los amantes de los deportes de aventura o incluso para escaladores que hace tiempo que no suben a la montaña, son la mejor opción para volver enteros al alojamiento.

Encontrarlas no es complicado, pero lo aconsejable es contar con expertos a la hora de ponerse el arnés. En Huesca hay vías ferratas: en Boltaña stán las de Escalona, Laspuña o Bielsa.

Alójate en uno de los mejores hoteles en el Pirineo de Huesca, descubre la historia y secretos del Monasterio de Boltaña

Un lugar como el Pirineo aragonés merece un hotel especial en el que pasar unos días y disfrutar tanto de su entorno como de su interior. Señorial e imponente es el Barceló Monasterio de Boltaña, un hotel cinco estrellas levantado sobre un monasterio del siglo XVII con una iglesia de la misma época. Solo con contemplarlo por fuera, comprenderás por qué está considerado como uno de los mejores hoteles en el Pirineo.

Mejores hoteles en PIrineos: Monasterio de Boltaña

Dormir en un edificio como éste es especial por sí mismo, aunque todo lo que le rodea no merece una menor atención. A orillas del río Ara –con casi 70 kilómetros de longitud- y con vistas a los Pirineos, uno puede dormir en cualquiera de sus casi 100 habitaciones o 40 villas, pensadas especialmente para los viajes en familia.

Si te has animado a recorrer Boltaña y sus alrededores, a escalar paredes verticales o hacer barranquismo en grupo con toda probabilidad necesitarás descanso y buen comer. Bien, estás en el lugar perfecto para hacer las dos cosas y recuperar la energía invertida.

La calma y los cuidados que tu cuerpo te está pidiendo a gritos los encontrarás en el spa del hotel, donde podrás escoger (o hacerlo todo) entre un circuito de agua del Ara, un tratamiento de hirdroterapia, camas de oxigenación de burbujas, baño turco o romano o tratamientos a base de aceites y aromas. Si viajas con niños ellos también tendrán su momento de relax, pues el hotel cuenta con un spa infantil.

Tras tu visita, no te quedará duda de por qué está considerado como uno de los mejores hoteles en el Pirineo de Huesca. Seguro que ya lo has incluido en la lista de tus favoritos. Como nosotros, estamos convencidos de que ¡repetirás!