Mallorca en pareja, planes para enamorarse de la isla
LECTURA

Mallorca en pareja, planes para enamorarse de l...

Mallorca en pareja, planes para enamorarse de la isla

Qué tendrá Mallorca que es uno de los mejores destinos para viajar en pareja. Nosotros lo sabemos: sus calas recónditas, sus paseos de noche por la capital, la mejor gastronomía del mar y la posibilidad de acabar en cuevas en las que alejarse del ruido mundano. Hoy descubrimos la Mallorca más romántica, esa que se disfruta únicamente a dos, y que termina siendo una de las mejores experiencias que se pueden vivir.

¿Quieres revivir vuestra luna de miel?, ¿Es el aniversario de vuestra primera cita? Nada de ramos de flores, bombones o botellas de vino. Si eres una pareja viajera, existe la “isla del amor” y está muy cerca: Mallorca. Descubre los mejores planes en pareja que puedes hacer en un viaje a Mallorca y quédate para siempre en una de las islas más privilegiadas del mundo.

Disfrutad de las calas de Mallorca más escondidas en las que estaréis solos

Si hay algo de lo que las Islas Baleares pueden presumir, y mucho, son sus calas. En concreto, Mallorca, posee más de 50 kilómetros de playa en las que las calas más conocidas y las más recónditas están garantizadas. El plan perfecto para una pareja: despertarse sin una alarma, desayunar y emprender un viaje en moto o bicicleta hasta las calas menos masificadas. Un placer mallorquín que le dará vida a vuestro viaje en pareja.

Entre tanta cala, ¿por cuáles empezar? Te dejamos una selección de las calas menos masificadas de toda la isla. Para disfrutar contigo mismo y tu pareja, el plan perfecto.

  • Cala Mitjana: si queréis conocer lo que es la exclusividad, tenéis que visitar Cala Mitjana, en la parte sudeste de la isla, cerca de Cala D’or. Es tan recóndita que los mapas la confundirán con su homónima menorquina, sin embargo, esta cala es perfecta para acabar el día. La zona de arena es pequeña, pero el agua está estancada de tal forma que parece una piscina natural. Además, podréis alucinar con la casa a pie de cala que pertenece a una de las familias españolas más adineradas.
  • Cala de Deyá: una cuesta empinada os hará llegar a una de las calas más especiales de Mallorca. Cala Deyá, al noroeste de la isla es perfecta para plantar la toalla en su playa de cantos y disfrutar de las vistas. Rocas imponentes, oleaje tranquilo y buen ambiente. Para qué más.
  • Cala en Gossalba: esta cala de apenas unos metros de ancho es altamente recomendable si lo que queréis es estar solos de verdad. Muy cerca del que debería ser vuestro hotel, el Formentor, a Royal Hideaway Hotel, pasaréis de un hotel boutique por el que han pasado ilustres artistas y personalidades, a una cala en la que sólo se oirá el sonido de las olas. Lujo salvaje en unas vacaciones en Mallorca.

Pasead de noche por la Palma de Mallorca iluminada únicamente por las farolas

Si de día Palma de Mallorca ya es especial, de noche la ciudad se convierte en una joya única. Su arquitectura de piedra blanca se ilumina con unas pocas farolas y le otorgan a la ciudad de Palma un aura mágica que merece la pena visitar cuando cae el sol.

Empezar por la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca, de estilo gótico mediterráneo, y pararse a contar todas sus torres. Después, adentrarse en los jardines de S’Hort del Rei, al lado del palacio real de la Almudaina, donde refrescarse en sus fuentes al estilo Al-Ándalus. Antes de volver a rozar el mar, nada como perderse entre sus calles, el barrio de Santa Catalina y tomar algo en los cientos de bares que la ciudad ofrece.

Finalmente, como broche final a la noche, bajar al Paseo Marítimo y deleitarse con el sonido del mar. Palma de Mallorca tiene una magia que descubriréis al minuto de poner un pie en ella.

Cena para dos, en los mejores restaurantes de Mallorca: disfrutad de la gastronomía de alto nivel

Gracias a las tres áreas geográficas que componen la isla de Mallorca, su gastronomía llega acorde a los productos que la tierra ofrece. Por un lado, la sierra de Tramontana, por otro, la sierra de Levante, y en el centro, la llanura entre ambas. Además sus ricas costas le confieren a la cocina mallorquina productos de calidad procedentes del mar y de la tierra, como los embutidos, los cereales y las hortalizas. De hecho, la isla cuenta con uno de los gremios más antiguos del país, el de los panaderos y pasteleros, que desde el siglo XIV elaboran las famosas ensaimadas y otros manjares.

Mallorca se disfruta a bocados, y os queremos mostrar cuatro restaurantes dependiendo del tipo de “hambre” que tengáis ese día. Sólo os queda disfrutar:

  • Con estrella Michelin, Adrian Quetglas Restaurant: este restaurante con estrella se encuentra en pleno centro de Palma y es uno de los mejores restaurantes de la isla. Su cocinero, Adrian lo dejó todo en Moscú para volver a su ciudad natal y ofrecer lo mejor que sabía: sabor y calidad. De noche un menú degustación con maridaje os está esperando.
  • Sin moverte del hotel, en Barceló Illetas Albatros: un restaurante dentro de un hotel, para esas noches en las que sólo te apetece relajarte, pero de verdad. En su Black Restaurant, el hotel ofrece de noche un menú de carnes y pescados de la tierra, maridado con música jazz y las vistas del mar.
  • Con vistas, en el Piano Bar L’Illa: en el hotel Royal Hideaway Formentor encontraréis la escapada gastro perfecta cuando el día está finalizando. En su piano bar la música y los aperitivos exquisitamente elaborados despertarán vuestros cinco sentidos, en el sentido literal de la palabra.
  • El más marítimo, Kingfisher Restaurant: productos del mar, con vistas al puerto, y playos con sabor a mar. Disfrutar de la gastronomía de Mallorca es posible en el Port de Sóller, donde el pescado fresco va del mar a tu plato. Imperdible.