LECTURA

Escapadas en febrero por los almendros mallorqu...

Escapadas en febrero por los almendros mallorquines

A finales de enero, la isla de Mallorca vive un fenómeno digno de disfrutar en una de esas escapadas en febrero totalmente improvisadas: la conocida como “nieve mallorquina”. Uno de los grandes productos de la tierra, los almendros, florecen a finales de enero y se adelantan a la primavera, cubriendo los campos y el paisaje mallorquín de tonos blancos y rosados.

Las islas Baleares presumen de sus cultivos de almendra ya que se han convertido en uno de los estandartes de la gastronomía insular. Este árbol, procedente de Asia e introducido por los romanos hace más de 2.000 años, es el primero en florecer debido a su sensibilidad a los cambios de temperatura, con lo que podría decirse que inaugura la temporada de sol y buen tiempo. Es en esta temporada cuando la respuesta a qué hacer en Mallorca tiene fácil solución: una ruta por los almendros en flor de la isla, tanto como escapada de un día, fin de semana o más tiempo.

Dónde viajar en febrero y ver almendros: Mallorca desde la Serra de Tramuntana, un placer para los sentidos

Declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2011, la Sierra de Tramontana o Serra de Tramuntana, acoge a uno de los municipios que se alzan como los mayores productores de almendras de toda la isla de Mallorca: Sóller. Su paisaje cubierto de blanco en los meses de enero y febrero convierte la Sierra de Tramontana en una visita obligada si se quiere disfrutar del almendro en flor. Una ruta que merece (y mucho) la pena es la de recorrer los pueblos de la sierra como Valldemossa, Deià y Sóller en coche y admirar el paisaje, terminando con una parada para disfrutar de la gastronomía balear.

Dónde viajar en febrero

Escapada romántica a Mallorca: pueblos bonitos y rutas donde ver almendros en flor. ¡Una experiencia única que hacer en Mallorca!

Tras recorrer los pueblos de la sierra balear, toca disfrutar de la flor de almendro en el centro de la isla, en concreto los municipios cercanos a la capital por los que se puede hacer una ruta sencilla ya sea a pie, a caballo o en bicicleta. Bunyola, Marratxí, (principales productores de almendra) o Santa María del Camino son pueblos que no sólo permiten deslumbrarse con los campos “nevados”, sino que además son la mejor excusa para practicar senderismo en Mallorca. Una de las rutas por Mallorca perfectas por su facilidad es el tramo entre los pueblos de Selva y Moscari: en menos de una hora a pie se puede apreciar el milagro de la naturaleza de los almendros en flor. Un rincón especial en el que realizar fotos impresionantes de paisajes para triunfar en Instagram.

Finde romántico, Mallorca en excursiones por su naturaleza: cicloturismo y rutas por Mallorca en bici

Para amantes del deporte, o para parejas que han decidido pasar un finde romántico en Palma de Mallorca durante el mes del almendro en flor, existen numerosas rutas en bici por Mallorca en las que deleitarse la vista desde zonas panorámicas aptas para la bicicleta, y todas sin necesidad de salir de la ciudad capital. La zona de Es Secar de la Real así como Son Sardina permite disfrutar de los campos en flor

Además, los deportistas de élite y aficionados al cicloturismo tienen un lugar en el que hospedarse: Occidental Playa de Mallorca. Con una gran selección de bicicletas de carretera y todo lo necesario para recorrer la isla sobre ruedas, su cycling center ofrece el mejor asesoramiento sobre rutas y consejos para amateurs y expertos del mundo de la bici.

Qué hacer en Mallorca: cicloturismo y rutas en bici

Escapadas en febrero a la cuna de la flor de almendro: Servera y su feria de la almendra

Más cosas que hacer en Mallorca. Al este de la isla, en el municipio de Son Servera se celebra cada comienzo del mes de febrero, la Feria del Almendro en Flor en la que se pone en valor este fruto y todo lo que gira a su alrededor: desde el agricultor hasta los postres más conocidos preparados con la almendra mallorquina. Una cita ideal tanto para locales como visitantes, y la mejor manera de terminar una ruta en busca de la flor de los almendros en tus vacaciones en Mallorca: degustando un gató de almendras o mazapanes típicamente mallorquines.

Deporte, vistas, y gastronomía exquisita. Mallorca es sin duda una de las escapadas de fin de semana imprescindibles si no se sabe dónde viajar en febrero.