El Caribe a vista de dron by Thiago Correa

“Life begins when fear ends” o “La vida comienza cuando el miedo termina”, es uno de los lemas de Thiago Correa. Conoce sus aventuras y descubre el mundo a su lado.


Life begins when fear ends” o “La vida comienza cuando el miedo termina”, es uno de los lemas de Thiago Correa, el instagramer que está revolucionando el mundo. Con más de 434.000 seguidores en Instagram, un pasaporte lleno de páginas repletas de recuerdos y un espíritu libre y aventurero, este portugués no le teme a nada y va a por todas.  Hoy hablamos con él.

Olvídate de todo y lánzate a vivir porque no hay que temerle a nada. Si quieres seguir a este trotamundos, solo lo podrás hacer desde un sitio: Instagram. Aquí puedes ver fotos y vídeos envidiables que hacen de él todo un profesional en el sector.

En junio de 2016, Thiago vivió una de las experiencias más enriquecedoras de su vida en República Dominicana. “Cuando viajo no puedo dejar de llevar mi dron. Porque ahora que tengo esta tecnología pienso que no sería capaz de viajar y realizar fotos y vídeos sin el dron”. Y es que si conoces a Thiago, sabrás que es el rey de los vídeos aéreos y de los planos en 360º.

Con uno de los acentos más exóticos, este portugués pasó unos días en Punta Cana en el hotel Barceló Bávaro Palace dónde disfrutó de sus servicios: “De todas las actividades que hice en Barceló Bávaro, la que más me gustó fue el día de la excursión a Isla Saona. Espectacular. La isla es preciosa: agua cristalina, muchísimas palmeras, arena blanca... Y lo que me pareció más increíble es que está prácticamente virgen, inalterada, casi sin edificaciones. Eso fue lo que más me gustó”.

Padre de un niño de un año, Thiago disfrutó como un enano: navegó en barco, aprovechó las zonas fitness del hotel, probó platos nuevos y sacó su lado más salvaje.  Y es que República Dominicana nunca te deja indiferente. Viajar está en nuestro ADN y cada uno desconecta como quiere. ¿Cómo lo haces tú?

Thiago Correa, que colabora con Go Pro, visitó Hoyo Azul en el extremo sur de la costa. Le recogieron en el hotel dirección a la piscina natural de agua cristalina, formada en un acantilado gigante. “Salté y disfruté al máximo esta laguna azul”

Si quieres vivir una experiencia así, no le des vueltas. Este es tu momento. Quédate con la boca abierta en República Dominicana.