Turismo sostenible: 10 gestos para viajar cuidando el planeta
LECTURA

Diez gestos para viajar de forma sostenible

Diez gestos para viajar de forma sostenible

Analizando cómo viajaremos en el futuro, el turismo sostenible cobra especial importancia. Una tendencia que ya asomaba en los últimos tiempos ante la creciente preocupación por el planeta y el evidente deterioro que está experimentando. Cada vez son más las personas que toman conciencia del mundo y se replantean su manera de recorrerlo. Si tú también estás inmerso en este proceso de cambio, o quieres sumarte, te proponemos una serie de gestos para viajar de forma sostenible. Verás que van desde el destino que eliges visitar al hotel donde decides alojarte, pasando por pequeños hábitos que importan más de lo que crees.

Pero antes, ¿qué es el turismo sostenible y sustentable?

La Conferencia Mundial de Turismo Sostenible, celebraba en Lanzarote en 1995, lo definió como aquel que es “soportable ecológicamente a largo plazo, viable económicamente y equitativo desde una perspectiva ética y social”. Es decir, un turismo que minimiza su huella sobre el medio ambiente y la cultura local, al tiempo que contribuye a su bienestar, generando ingresos o empleo.

Viajes sostenibles

Los viajes sostenibles empiezan por la elección del destino a visitar y del hotel donde te hospedarás.

Diez gestos para viajar de forma sostenible

Si uno de los tres propósitos para 2021 que te planteábamos era cuidar del planeta, apostando entre otras cosas por el turismo sostenible, en este post te contamos cómo lograrlo paso a paso. Roma no se construyó en un día y un hábito, tampoco. Así que la idea no es otra que ir puliendo tus vacaciones para que no tengan un impacto negativo allí donde decidas pasarlas.

– Opta por destinos turísticos sostenibles en el mundo

Todo viaje empieza por la elección del destino y sí, unos son más sostenibles que otros. Ponerlos en valor es, precisamente, la razón de ser de Green Destinations, que cada año elabora un listado con los destinos más sostenibles del globo. Y aunque la pandemia del coronavirus ha castigado con fuerza a este sector, esto no ha impedido que la fundación sin ánimo de lucro publique su Top 100 por séptimo año consecutivo. Un informe que reúne los mejores lugares e iniciativas en materia de sostenibilidad de 2020 y tiene más mérito, si cabe, dado el contexto.

Las Islas Galápagos, el pueblo japonés de Shirakawa o la aldea finlandesa de Posio son algunos de los sitios que encontrarás. El turismo sostenible en España también tiene su hueco, prueba de ello son las seis localizaciones que selecciona Green Destinations: el municipio pontevedrés de Baiona (Vigo, Galicia), la localidad cántabra de Noja y en Cataluña, Bergadá, Pallars Jussá, Tierras del Ebro y Torroella de Montgrí.

– Escoge hoteles comprometidos con la sostenibilidad

Cuando vayas a planear una escapada antepón aquellos alojamientos cuyo diseño y gestión se rigen por principios medioambientales, sociales y culturales. Un ejemplo es La Bobadilla, a Royal Hideaway Hotel, un complejo situado en la sierra de Loja, entre Granada y la Costa del Sol, que abraza el concepto Responsible Living para demostrar que es posible disfrutar de un destino turístico de manera sostenible y comprometida con el entorno local.

En esta misma línea están también Barceló Monasterio de Boltaña, Barceló Fuerteventura Thalasso Spa o Barceló Bávaro Palace. Tres de los 32 hoteles de Barceló Hotel Group –veintiséis en España, tres en México, dos en República Dominicana y uno en Portugal – que obtuvieron el certificado Ecolíder de TripAdvisor en 2019, un galardón que reconoce los hoteles más sostenibles del mundo en base a sus prácticas y a su compromiso con el medio ambiente.

Medidas para un turismo sostenible

Una de las medidas para un turismo sostenible es decantarse por destinos de viaje cercanos y alternativas de transporte menos contaminantes, como por ejemplo el tren.

– Prioriza destinos cercanos y evita el transporte aéreo

Que el avión es el medio de transporte más contaminante del planeta no es ningún secreto; ahí está la Agencia Europea de Medio Ambiente para corroborarlo o los desplazamientos de la activista Greta Thunberg, como el que realizó en barco con motivo de la Cumbre por la Acción Climática de 2019, para alertar de su impacto.

La mejor manera de evitar los desplazamientos en avión es optando por destinos cercanos que permitan usar alternativas de transporte con una emisión menor de CO2 . Por ejemplo, el tren, el autobús o los vehículos compartidos.

– Aligera tu equipaje, tanto el número de maletas como su contenido

Si al final acabas usando lo mismo de siempre, ¿por qué no asumirlo y organizarte en consecuencia? Consulta el parte meteorológico de tu lugar de destino, mete prendas y artículos que sabes que utilizarás y deja en casa los “por si acaso” que acaban contigo haciendo contorsionismo para poder cerrar la maleta. Cuanto menos pese tu equipaje, menos combustible se consume, por lo que las emisiones de CO2 se reducen.

– Sustituye el billete impreso por el digital

La premisa de este gesto es sencilla, no gastar papel innecesariamente, y ponerlo en práctica tremendamente fácil. Haz uso del chek-in online en vez de esperar largas colas y descárgate el billete de viaje en el móvil (u otro dispositivo electrónico) en lugar de imprimirlo.

Las implicaciones son enormes, ya que ayudas a reducir la deforestación y el cambio climático. Además, agilizas tu paso por el aeropuerto o la estación pertinente. Puedes extrapolarlo también a las reservas de hotel, actividades o cualquier otra información semejante.

Objetivos del turismo sostenible

Entre los principales objetivos del turismo sostenible están reducir la huella ecológica de los viajes y contribuir al bienestar de la comunidad local.

– Lleva bolsas de tela y una botella reutilizable

Nunca sabes cuándo vas a necesitar hidratarte, hacer una compra rápida o guardar algo de improviso. Por ello, para que no te pille por sorpresa y acabes comprando botellas y bolsas de plástico, te proponemos viajar con un recipiente reutilizable que puedas rellenar a tu antojo y bolsas de tela para cubrir funciones diversas, desde acumular la ropa sucia a plegar una en el bolso por si las moscas. Al igual que en el apartado anterior, se trata de reemplazar la mentalidad de usar y tirar por conductas que, aun resultando simples para nosotros, son tremendamente beneficiosas para el planeta.

– Monta tu kit de residuo cero a favor del turismo sostenible

Vale que todo cambio da cierta pereza al principio, pero si es a mejor no tardarás en acostumbrarte. Hacerte con un kit de residuo cero para viajar entraría dentro de este grupo. Básicamente, incluye la versión sostenible de artículos cotidianos: champú y gel sólidos, cepillo de dientes de bambú, cuchilla de acero inoxidable, toallitas limpiadoras biodegradables, desodorante de piedra de alumbre, pañuelos y servillas de tela, pajita (de acero, papel o bambú), cubiertos ecológicos… Créalo según tus necesidades y verás que acaba resultándote tan práctico y económico que, probablemente, lo lleves contigo a todas partes.

– No olvides tus propios auriculares

Emplear los auriculares de un solo uso que te dan en el avión o el tren supone un desperdicio plástico constante y puedes evitarlo utilizando los tuyos. Si bien la pandemia nos ha empujado a prescindir de este tipo de servicios por una cuestión de salud e higiene, el siguiente paso sería hacerlo por compromiso medioambiental.

– Apoya la economía local, un básico del turismo sostenible

¿Cómo hacerlo? Pues consumiendo productos de proximidad y kilómetro cero, poniendo en valor los oficios artesanos y los negocios locales, visibilizando el patrimonio de la región, empapándote de su cultura y respetando el entorno que te rodea. Es decir, buscando la manera de contribuir a la prosperidad del destino y al bienestar de sus habitantes mientras estás de visita.

– Conecta más y, sobre todo, mejor con la naturaleza

La ciencia ha demostrado que pasar tiempo al aire libre mejora nuestra salud física y mental. Pero la relación con la naturaleza ha de ser recíproca, entendiendo que no solo está ahí para proveernos de recursos y para admirar su belleza. Por eso el turismo sostenible promueve reconectar con ella desde un lugar más amable y respetuoso, tal y como hacen en los países nórdicos. Allí la vida está en el centro del discurso y eso pasa por el origen de todo: la naturaleza. De este planteamiento se desprenden conceptos como Friluftsliv (vida al aire libre) y actividades como la marcha nórdica.

Turismo sostenible ejemplos

Si traducimos el turismo sostenible en ejemplos veremos, entre otras cosas, una apuesta clara por actividades conectadas con la naturaleza y respetuosas con el medio ambiente.

¿Otras fórmulas de turismo sostenible?

Hay decenas de iniciativas de turismo sostenible, pero puedes ir empezando por estas diez. Ya tendrás tiempo de incorporar más gestos, como llevar tus propios snacks en los viajes para no recurrir a los envasados en plástico que suelen vender, erradicar la generación de residuos a tu paso o practicar el voluntariado en la comunidad que decidas conocer.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: