Uno de los mejores hoteles en República Dominicana cambia su cara: así es el nuevo hotel El Embajador - Pin and Travel
LECTURA

Uno de los mejores hoteles en República Dominic...

Uno de los mejores hoteles en República Dominicana cambia su cara: así es el nuevo hotel El Embajador

Mito y leyenda desde que abriera sus puertas en febrero de 1956, El Embajador, a Royal Hideaway Hotel tiene toda la intención de seguir siéndolo. Y es que el que fuera el primer hotel de lujo de la República Dominicana y el punto de encuentro de huéspedes como Óscar de la Renta, Rock Hudson o Mario Moreno acaba de reinventarse manteniendo sus rasgos  y conservando su ADN, el mismo que atrajo como un imán a lo mejor de la alta sociedad dominicana.

Tras dos años de reforma, la nueva cara del hotel luce tan bien como entonces y según afirma Ventura Serra, director de El Embajador, a Royal Hideaway Hotel, “la hospitalidad, el servicio, la vanguardia y calidad de la gastronomía serán los ejes angulares de esta nueva etapa para afrontar con garantías el devenir de una industria tan competitiva y global”. Un enclave idóneo para bodas diferentes y para cualquier viaje o escapada.

-El Embajador, a Royal Hideaway Hotel se reinventa tras décadas alojando huéspedes y siendo escenario de momentos únicos. ¿Qué van a poder encontrar los nuevos clientes tras esta reforma o cuáles serán los cambios más significativos? ¿Y qué cosas o valores van a permanecer intactos a pesar del lavado de cara y del paso del tiempo?

Con estas seis décadas de historia y tradición, El Embajador, a Royal Hideaway Hotel ha conseguido un alto nivel de reconocimiento por parte de la sociedad dominicana tras ser anfitrión de prestigiosos eventos y encuentros sociales. Los huéspedes encontrarán un hotel con un sabor de leyenda e historia que se reflejará nada más pisar el lobby.

Mención especial es nuestra suite presidencial en el rooftop del hotel, la incorporación de tres nuevos salones, con una superficie de unos 1.000m2 para poder desarrollar cualquier tipo de evento, o el Signature Venue Embassy Garden, ubicado en el corazón de nuestros jardines, y destinado también a eventos business al aire libre e indoor.

-Óscar de la Renta, Errol Flynn, Carolina Herrera y un largo etcétera de personalidades han pasado por el hotel desde que abriera sus puertas en la década de los 50, ¿tiene alguna anécdota memorable que se pueda contar?

A través de los años, el hotel ha recibido a muchas celebridades nacionales e internacionales, incluyendo artistas, políticos, la alta sociedad o incluso la realeza como huéspedes de honor.

Diría que ha sido un lugar de acogida excepcional del mundo del arte y la cultura cultivado a través de los años por haber sido el telón y escenario para muchas películas, entre ellas El Padrino de Francis Ford Coppola, que fue filmada en la terraza del salón Royal level, u otras como The Lost City, La Fiesta del Chivo,Trópico de Sangre o Teniente Amado.

En el campo de la moda, el hotel El Embajador también ha sido una referencia internacional, capitalizada desde 2006 tras ser la sede oficial de Dominicana Moda,  y habiendo sido el lugar escogido por diseñadores internacionales como Ágatha Ruiz de la Prada, Carolina Herrera, Óscar de la Renta, Elie Saab, Jean-Paul Gaultier y un largo etcétera para presentar sus colecciones a la alta sociedad latinoamericana.

-¿Cuál es el valor añadido de El Embajador frente a otros hoteles urbanos?

Una de las características más relevantes de diferenciación es que El Embajador, a Royal Hideaway Hotel es una leyenda en Santo Domingo por su hospitalidad, ya que el año que viene cumpliremos 62 años abiertos al mundo.

Otro de los elementos  es el vínculo emocional que ha establecido el hotel con la ciudad de Santo Domingo, pues los conciudadanos lo perciben con sentido de pertenecía, estilo, elegancia y tradición y ello se transmite de generación en generación en, por ejemplo, la celebración de eventos sociales o corporativos, o simplemente en el hecho de poder vivir aquí la primera noche de boda.

Por último, haría mención a los espacios verdes que rodean el hotel. Su magnífica ubicación dentro de la zona trade de la ciudad, los 10.500m2 de jardines y la piscina y el solárium son espectaculares.

El Embajador, a Royal Hideaway Hotel es la puerta de entrada de muchas personas que llegan al país no solamente en una visita, sino también, como piedra angular para el desembarco en el país y la búsqueda de integración en la ciudad.

-¿Cómo conseguirá seguir siendo un icono después de la reforma y de cara los próximos 60 años?

Manteniendo las señas de identidad que le han permitido ser una leyenda. Valores como la hospitalidad, el servicio y la calidad de la gastronomía serán los ejes angulares de esta nueva etapa en la que se han invertido muchos recursos para que el producto sea de vanguardia y poder afrontar con garantías el devenir de una industria tan competitiva y global.

Debemos, a su vez, ser observadores y agudizar nuestros sentidos para ser capaces de reinventarnos constantemente y seguir creciendo con las tendencias y demandas que nos marcan nuestros huéspedes y clientes.

-Como director del hotel, ¿a qué retos se enfrenta en esta nueva etapa?

Tenemos un claim que nos indica exactamente los que debemos de hacer: “Un nuevo Embajador, una misma leyenda”.

Royal Hideaway es la marca de lujo del grupo Barceló pensada para satisfacer las necesidades de los clientes más exigentes que buscan, para los momentos de ocio o de negocios, un marco único con unos servicios y atenciones únicas. Por lo tanto, hablamos de una marca que ofrece exclusividad, estilo, lujo, comodidad, relax y todos aquellos elementos que hacen de un establecimiento hotelero un destino único en el mundo y recordado por ello.

Por todo lo anterior, el primer paso fundamental será desarrollar y posicionar, en la mente de nuestros potenciales clientes, la marca Royal Hideaway en el primer hotel urbano de Latinoamérica. Además, ésta exige unos estándares en el segmento de lujo que deben ser equiparables a certificaciones internacionales como la AAA, y a trabajar para conseguir la distinción de cinco diamantes, categoría máxima para un hotel.

La marca Royal Hideaway nos marca el rumbo a todo el equipo y el reto fundamental será cumplir con dos objetivos básicos. Por una parte, ser la primera opción de hotel en Santo Domingo en un entorno natural honrando nuestra leyenda, historia y cultura creando experiencias memorables para nuestros clientes a través de un equipo excepcional, comprometido y apasionado. Y por otra, dando un servicio legendario, personalizado, innovador, memorable y consistente.

Lee también: Encuentra el placer en los viajes de negocios con las nuevas tendencias MICE