LECTURA

Maresía, cocina de vanguardia en el paraíso tin...

Maresía, cocina de vanguardia en el paraíso tinerfeño

El nuevo restaurante capitaneado por los hermanos Padrón abrirá sus puertas en febrero de 2018 y forma parte de Royal Hideaway Corales Resort, un complejo de lujo donde el diseño y las experiencias a medida son la norma.

Nueva gastronomía con el sello Padrón en Maresía

El olor a mar o el aire cargado de humedad que llega hasta tierra firme tienen nombre propio en Tenerife; lo llaman maresía, en femenino. Dentro de unos meses, concretamente el próximo mes de enero, una acepción más se sumará a su significado, pues es el nombre con el que se ha bautizado al restaurante que formará parte del nuevo Royal Hideaway Corales Resort (formado por los hoteles Royal Hideaway Corales Suites y Royal Hideaway Corales Beach-Adults only), el complejo de lujo que Barceló Hotel Group inaugurará a comienzos de año en La Caleta, en la Costa Adeje, al sur de Tenerife.

restaurante maresía

Ese aroma a salitre que le recuerda a uno -gratamente- lo cerca que está del mar no sólo se cuela en la memoria olfativa, también envuelve Maresía desde diferentes ángulos, pues el restaurante está ubicado en el rooftop de Royal Hideaway Corales Resort y además, está capitaneado por los chefs tinerfeños con estrella Michelin Jonathan y Juan Carlos Padrón y sus sabores marinos propios del lugar.

El espacio se dividirá en tres conceptos gastronómicos diferenciados: una zona dedicada a la coctelería, el propio restaurante y el bar-piscina, todos unidos por los mismos valores de identidad canaria y empapados por las referencias de la costa y la gastronomía local.

restaurante maresía

¿Qué se podrá degustar en Maresía? Entre las propuestas de los hermanos Padrón destacan platos como: anguila ahumada con frambuesa y mayonesa de teriyaki, dumpling de morro de cochino negro, carabinero en jugo de sus cabezas y tapioca, cherne con gazpachuelo de vinagre macho, paletilla de cordero con anchoas, tupinambo y cacao, ostras con vinagre de lichi… Y para el momento dulce destacan, entre otros, el helado de Rémy Martin o el granizado de naranja con azahar, parchita y helado de cardamomo.

Dos chefs con estrella

Los hermanos Juan Carlos y Jonathan Padrón son los chefs que están detrás de El Rincón de Juan Carlos, restaurante que el año pasado se hizo con una estrella Michelin. Ubicado en un entorno muy singular como el de los Acantilados de Los Gigantes, en Tenerife, “desde el comienzo nuestra visión fue la de crear un restaurante a la altura del lugar, considerado una de las bellezas de las Islas Canarias”, aseguran los cocineros. Según Juan Carlos, su cocina es “lógica, fundamentada y coherente en la que el comensal puede apreciar claramente los sabores; sin disfraz ni técnicas o presentaciones que sacrifiquen la esencia del plato”.

restaurante maresía

Él comenzó su formación en 2001 en Francia, donde comenzó a codearse con estrellas Michelin, a la vez que en España lo hacía de la mano de Ferran Adrià y todos los cursos que el chef organizaba en Vic (Barcelona). A su vuelta, hace ya 15 años y de la mano de su madre y su hermano, se lanzó al mundo de la gastronomía y la restauración.

Los premios llegaron pronto. El primero fue en 2005, cuando el Diario de Avisos lo nombró Mejor jefe de cocina del año. Más tarde llegaron los dos Soles Repsol, la estrella Michelin y la Académie Internationale de la Gastronomie de Paris a le concedió el premio internacional Prix Au Chef de l´Avenir por considerarle uno de los cocineros con mayor proyección del mundo.

restaurante maresía

El segundo miembro de este tándem culinario es Jonathan, experto en pastelería y culpable de la sugerente carta dulce de El Rincón de Juan Carlos, aunque como él mismo dice, “los postres deben aportar y finalizar la experiencia con sabor, pero sin ser extremadamente calóricos”.

Ambos, junto a las sumiller Raquel Navarro y María José Plasencia, están al frente de esta experiencia gastronómica.

El hotel de las experiencias a medida

Maresía no abrirá sus puertas por su cuenta y riesgo. No, lo hará de la mejor de las maneras, de la mano de uno de los resorts con más diseño (y lujo) del momento: el nuevo Royal Hideaway Corales Resort, diseñado por el arquitecto tinerfeño Leonardo Omar, quien se inspiró en los corales que rodean la isla para darle forma a este edificio a los pies del océano.

restaurante maresía

El complejo, que abrirá a la vez que el restaurante a principios de febrero de 2018, está formado por dos edificios rupturistas: el Royal Hideaway Corales Suites –con grandes estancias con terraza, salón y cocina equipada perfectos para un plan en familia, en pareja o con amigos-; y Royal Hideaway Corales Beach, un concepto Adults only para unas vacaciones de desconexión con piscinas propias, restaurantes, bares y una zona wellness, además de un programa de actividades de fitness child free.

Ubicado frente al mar, a 50 metros de la playa de La Enramada, Royal Hideaway Corales Resort une el paisaje tinerfeño con el fondo marino y sus corales. Aquí, cada huésped vivirá sus vacaciones de una manera completamente diferente, pues los planes están hechos a medida.

Por ejemplo, para los amantes de las estrellas, ¿qué tal un star night cruise, en mitad del océano, para contemplar el cielo sin edificios de por medio ni contaminación lumínica? Junto a un sky coach, los huéspedes harán una travesía en una embarcación de lujo y después de la cena observarán las estrellas con telescopios.

Los que busquen hacer una inmersión diferente podrán sumergirse en las aguas de El Hierro para ver corales, gorgonias, ostras gigantes o los abruptos fondos rocosos de Tenerife y lo más osados sobrevolar en helicóptero (durante una hora) la isla y el Parque Nacional del Teide antes de terminar el recorrido en uno de los enclaves míticos de la isla: los Acantilados de los Gigantes, donde comenzó la aventura de los Padrón.

Además, el hotel ofrecerá planes tailor made dentro de las habitaciones como el servicio Chef in room en las villas, suites y penthouses con cocina, en las que se podrá disfrutar de una cena privada de la mano de un chef en exclusiva, o el mindfulness massage, un tratamiento flotante en las piscinas privadas de las suites de Royal Hideaway Corales Beach. Un momento de relax único e inolvidable.

Lee también: El verano continúa en las Islas Canarias