LECTURA

Ruta por los mejores turrones artesanos y otros...

Ruta por los mejores turrones artesanos y otros postres navideños

El turrón, esa masa de miel o azúcares mezclada con almendras y, en algunos casos con clara de huevo, es uno de los productos más típicos de la Navidad. Los turrones artesanos, clásicos de Alicante y Valencia, llevan siglos haciéndose en España aunque su tradición se remonta a la península arábiga, es decir, a lo que actualmente sería Arabia Saudi, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán, Catar y Yemen. La leyenda cuenta que un califa se casó con una princesa escandinava que echaba de menos los paisajes nevados de su tierra natal. Con el fin de animarla, el califa mandó plantar miles de almendros para que, cuando estos floreciesen, los campos se tiñesen de blanco. Y así fue pero también hubo un excedente de almendras que aprovecharon creando estos peculiares postres navideños.

Los turrones artesanos, los postres navideños más reconocidos

Cada país o región tiene sus característicos postres de Navidad, mientras en muchos países de Europa reinan las galletas de jengibre y el vino caliente, en España –y también en Italia- el trono es para los turrones artesanos. Aunque, siendo escrupulosos, turrón solo hay uno, lo cierto es que en España hay dos denominaciones de origen: el turrón de Jijona –el llamado blando- y el turrón de Alicante –el conocido como el duro-.

turrones artesanos

El turrón de Jijona es uno de los postres más típicos de la Navidad en España

El de Jijona es característico del municipio del mismo nombre que se encuentra en el interior de Alicante. Compuesto de almendras molidas y miel tiene una peculiar textura pastosa y cuenta con cuatro categorías: suprema, extra, estándar y popular. En cuanto al de Alicante, este se caracteriza por sus almendras enteras. Estas deben ser al menos un 46% del peso del turrón y, una vez elaborado, el turrón se vierte en cajones con obleas o pan de ángel.

Otros tipos de postres de Navidad para una escapada gastronómica por España

Además de los clásicos turrones artesanos, existen otros postres de Navidad que en el imaginario colectivo también son considerado turrones o similares. Por ejemplo el turrón de yema, que nació como una forma de aprovechar las yemas de los huevos –tanto para el turrón de Jijona como para el de Alicante se emplean solo las claras-. Inspirado en la crema catalana, postre característico de Cataluña, este turrón, en su variedad de yema y de yema tostada, se ha convertido en otro clásico de las mesas españolas.

También muy típico en las casas españolas, está el turrón de chocolate que ha ido creciendo en variedades: de chocolate blanco, negro, con frutos secos, etc. Y como no, el de trufa, una de las evoluciones más elaboradas del turrón de chocolate que mezcla el clásico turrón artesano con los bombones.

Dulces de Navidad: turrón de chocolate artesano con avellanas

¿Hay algo mejor que mezclar turrón y chocolate?

Con influencia francesa y muy típico de la antigua corona de Aragón –Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana-, está el guirlache, hecho básicamente de almendras y caramelo. Su nombre procede del francés grillage, que significa tostado y que, aunque se ha popularizado en Navidad, en algunos lugares puede degustarse en cualquier época del año.

Postres navideños que no son turrones para la mejor ruta gastronómica por los sabores de los dulces de Navidad tradicionales

El mazapán es otro de estos dulces de Navidad que en el resto de España se come especialmente durante las fiestas pero que en Toledo, uno de los lugares en los que son más típicos, puede degustarse siempre. Es un postre de Navidad que también puede encontrarse en Alemania, Italia o Francia y que, en España, cuenta con un gran número de variedades como los panellets, tradicionales de Cataluña, o el pan de Cádiz, típico de esta provincia andaluza.

El dulce de Navidad típico de Andalucía es el polvorón. Hecho también con almendras, harina de trigo, manteca y azúcar, estos postres tienen su propia denominación de origen en Sevilla, concretamente en Estepa, aunque también son muy conocidos los de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Antequera (Málaga) y Tordesillas, en Valladolid. No confundir con los mantecados, cuyo origen también está en Antequera o Estepa –aún no ha quedado del todo claro- debido a un excedente de manteca de lechón y de cereales. Sus variedades dependen de la forma y de los ingredientes: de canela, de almendra, de limón, de chocolate o de hojaldre. Lo cierto es que te van a faltar días en la Navidad para probarlos todos.

Postres navideños tradicionales artesanos

El exclusivo roscón de violetas del hotel Barceló Emperatriz

Y por último, otro postre típico de la Navidad que no debe faltar en la mesa es el roscón de Reyes. Este postre cuyo origen se encuentra en las saturnales -fiestas romanas en honor a Saturno- ha ido evolucionando con el tiempo y se ha mantenido en otros países; como Francia donde se come el galette des rois, México con la rosca de Reyes o Colombia donde se vende durante todo el año. El roscón original no llevaba ningún relleno pero cada vez es más común encontrarlo hecho con chocolate, nata, trufa o cabello de ángel. Aunque si quieres comer un roscón de Reyes original, no te pierdas el que ofrece el madrileño hotel Barceló Emperatriz durante la primera semana de enero. Una edición limitada con crema de violetas en su interior y violetas escarchadas para decorarlo que puede degustarse ante la acogedora chimenea del hotel. ¿Se te ocurre un plan mejor?