Chichén Itzá: Curiosidades e Historia para que Visites la Zona sin Guía
LECTURA

Guía de uso y disfrute de Chichén Itzá

Guía de uso y disfrute de Chichén Itzá

Chichén Itzá es uno de los más conocidos yacimientos arqueológicos de México. Situado en la península de Yucatán, concretamente en el municipio de Tinum, fue una ciudad maya pero también perteneció a los toltecas. Dentro de Chichén Itzá, la pirámide de Kukulcán o El Castillo es una de las mayores atracciones, no solo del recinto sino también de la península de Yucatán y de todo el país.

Chichén Itzá ocupa alrededor de 15 kilómetros cuadrados y es Patrimonio de la Humanidad desde 1998. Durante siglos se ha especulado con el significado que tiene especialmente la pirámide de Kukulcán ya que, según los indicios recientes, podría ser una especie de calendario dado la importancia que tenían los cambios de tiempo para los mayas. La pirámide se asienta sobre una base de 55,5 metros de ancho y 24 de alto; cada lado tiene exactamente 91 escalones más uno más en lo alto que conduce al templo superior lo que, sumando, serían 365, exactamente los mismos que los días del año (sin contar bisiestos, claro).

¿Cuándo puede verse la serpiente emplumada? ¿Cuándo es mejor visitar Chichén Itzá?

Además, en la base de la escalinata norte hay dos enormes cabezas de serpiente, precisamente en los bordes de esa escalinata, durante los equinoccios, se observa la llamada bajada de la serpiente emplumada. Partiendo de las cabezas de serpiente se van proyectando las sombras de las plataformas lo que crea una ilusión óptica que parece el cuerpo del animal moviéndose, reptando por la escalinata. Los estudiosos de Chichén Itzá creen que era una forma de los mayas de simbolizar el mandato de los dioses que les llevaba a ir a la labor agrícola ante la inminente temporada de lluvias.

La pirámide de Kukulcán tiene 365 escalones

Pirámide de Kukulcán

Por ello, la época de los equinoccios es una de las mejores para visitar Chichén Itzá aunque, normalmente, es precisamente en esos momentos en los que hay más gente que quiere ver este peculiar fenómeno. Sin embargo, Chichén Itzá ofrece un sinfín de encantos como el Observatorio, también conocido como El Caracol por la forma de espiral que oculta en su interior, el Templo de los guerreros con su impresionante grupo de columnas o la cancha de Juego de Pelota en la que se conservan los dos anillos por los cuales debía pasar la bola.

¿Cómo visitar Chichén Itzá? ¿Puede visitarse por libre?

Y ¿cómo visitar Chichén Itzá? Obviamente hay diversas formas de llegar hasta aquí y las más habituales son excursiones que te llevan hasta el recinto y te ofrecen también un guía que va explicándote los secretos del recinto. Sin embargo, Chichén Itzá también puede visitarse por libre ya que existen diversos autobuses desde las ciudades más cercanas, como Playa del Carmen, Cancún, Tulum o Mérida. Además, si has alquilado tu propio coche también puedes ir en el hasta Chichén Itzá ya que es fácilmente accesible por la carretera. Al llegar al recinto encontrarás un parking (de pago, eso sí, cuesta unos 55 pesos) y tras pagar tu correspondiente entrada (unos 490 pesos, unos 25 dólares), puedes dedicarte a pasear y ver el recinto de la mejor manera que quieras. Ojo, si quieres llevar tu cámara de vídeo tendrás que pagar un poco más.

Cómo visitar Chichén Itzá sin guía

Chichén Itzá es Patrimonio de la Humanidad desde 1998

Y por si te estás planteando hacer una excursión a Chichén Itzá de noche que sepas que es posible e incluso recomendable, ya que cuenta incluso con una reproducción narrativa de luces y sonido sobre la gran pirámide de Kukulcán y que normalmente tiene lugar a las 20:45 horas (19:30 horas en los meses de invierno). La entrada es un poco más cara que la de día pero desde luego es muy recomendable. No te pierdas el show de luces de Chichén Itzá.

El cenote sagrado de Chichén Itzá

Además, ya que estás en Chichén Itzá es importante que no te pierdas el Cenote sagrado. Con unos 60 metros de diámetro, se cree que esta impresionante abertura era usada por los mayas para hacer sacrificios humanos, es más cuenta con una plataforma que parece explícitamente diseñado para ello.

cenotesde Chichén Itzá

Cenote sagrado de Chichén Itzá

Como curiosidad, a principio del siglo XX un estadounidense se enteró de que los mayas acostumbraban a arrojar al cenote a doncellas así que compró la propiedad creyendo que en su interior podría encontrar restos de las joyas de las damas. Dragó el cenote y encontró un buen número de objetos que posteriormente vendió hasta que en 1926 el Gobierno mexicano expropió las tierras y le demandó. Tras años de juicio, la Justicia dio la razón al estadounidense que ya había fallecido y devolvió la tierra a sus herederos hasta que tras varias gestiones del Ejecutivo mexicano la gran mayoría de las piezas fueron devueltas a museos del país.