Cinco vías de escape para el puente de agosto
LECTURA

Cinco vías de escape para el puente de agosto

Cinco vías de escape para el puente de agosto

Tanto si han terminado tus vacaciones de verano, como si las tienes a la vuelta de la esquina pero sigues sin plan, en Oviedo, Cádiz, Cáceres, Huelva y Fuerteventura tienes mucho que ver y hacer.

¿Sigues sin planes para el puente de agosto? Ponle remedio

Por alguna extraña razón, los días de vacaciones se escapan entre los dedos como si fueran agua. Si ya las has disfrutado no sufras más de lo necesario, pues tienes por delante un puente largo -del 11 al 15 de agosto- para revivir esa sensación de euforia que regalan los días de vacaciones de verano. Si no tenías nada planificado y te apetece hacer una escapada, te ayudamos a elegir destino.

Oviedo 

Los opuestos nos gustan y dan placer, por eso lo mismo nos morimos de ganas de que llegue el calor del verano para poder ir a la playa, como buscamos como pollo sin cabeza el fresco del norte. Para paliar la sensación de bochorno de la que disfruta más de media España y alimentar cuerpo y alma a base de cultura y pequeñas delicatessen, Oviedo es la ciudad.

De tamaño medio y con una temperatura media en agosto alrededor de los 26 grados, la capital del Principado es una ciudad tranquila que pide ser paseada y disfrutada sin prisas; quizás por eso Woody Allen afirmó hace unos años que de jubilarse, lo haría allí. La ciudad que retrató Leopoldo Alas Clarín en La Regenta no ha dejado de respirar cultura. No sólo por el centenar de esculturas que desperdigadas pueblan la ciudad, sino por sus galerías, el Museo de Arte de Bellas Artes de Asturias, con 8.000 obras, o uno de sus emblemas, la catedral de San Salvador. El edificio más importante del gótico asturiano conserva el tesoro de las reliquias y merece una visita calmada.

Los espacios públicos merecen una mención especial. La Plaza de la Constitución era el lugar donde para bien o para mal congregaba a sus vecinos; la calle Uría reúne pequeños comercios  (y hoteles como el Barceló Oviedo Cervantes) y el mercado El Fontán es, desde hace más de un siglo, uno de los escenarios principales de la ciudad. Ve a tomar una sidra en sus terrazas y a sentir el espíritu de la capital antes de decidir qué cenar, si un cachopo (a compartir) o un sabroso pitu de caleya.

Cádiz

puente de agosto escapada en Cádiz

Y de la costa levantina a la andaluza, donde el destino, más que una ubicación, tiene forma de hotel de lujo en el que desconectar y coger fuerzas para aguantar hasta final de año. Frente a La Barrosa (Cádiz), una de las mejores diez playas de España, según Trip Advisor, el hotel Royal Hideaway Sancti Petri de cinco estrellas tiene todo lo que necesitas para cuatro días en los que comer bien, terminar de leer la novela que arrastras todo el verano y bañarte en el mar. Pero por encima de todo esto, aquí te cuidarán, pues imagínate cómo puede llegar a ser la experiencia de alojarse allí donde está el spa más grande de Andalucía con 3.650 metros cuadrados.

Entre los mejores Spa Resorts de España, sus tratamientos de belleza son para recordar. Si quieres convertir estos días de vacaciones en mitad de agosto en un paréntesis de bienestar, el Perricone Retreat es lo tuyo. Durante tres días expertos en la técnica, la filosofía y los productos de esta marca cosmecéutica compartirán contigo sus secretos y te aplicarán todo tipo de tratamientos que rejuvenecerán tu piel, entre los que se incluye una dieta a base de salmón. Si quieres combinar el estado nirvana con un poco de actividad practica sportmeditacion. Siguiendo las técnicas de Qi Gong de la medicina china, fusiona movimientos que ejercitan los órganos y su funcionamiento.

Muy cerca de otra de las playas de referencia gaditanas, la de la Victoria, considerada como la mejor playa urbana de Europa, tienes otro plan para coger fuerzas para el resto del verano. A sólo 100 metros del agua y con casi un centenar de habitaciones modernas y grandes de 30 metros cuadrados y camas de más de dos metros el hotel Occidental Cádiz es tu mejor opción. Además de darte unos baños en el mar, a media tarde podrás acercarte dando un paseo al casco antiguo de la ciudad.

Cáceres

puente de agosto caceres

Seguro que no le has oído decir a nadie que no volvería a Extremadura, y menos todavía a Cáceres, su capital. Empedrada y seductora, la ciudad sabe cómo recibir a sus huéspedes para que éstos quieran recalar allí siempre que se pueda con el simple objetivo de tomar el aire.

Como pasa en muchos lugares, la Plaza Mayor es el corazón de la ciudad, y desde aquí, sus diferentes arterias te llevan a conocer rincones como el Arco de la Estrella, la Plaza de Santa María o la de San Jorge, patrón de Cáceres. Lo cierto es que hay tantos monumentos y edificios que ver que lo mejor es dejarse llevar e ir poco a poco descubriéndolos sin miedo dejarse alguno.

Otro motivo confeso por el que enamora la ciudad es por su vida en las calles, donde es fácil cruzarse con algún juglar, y por su gastronomía. Con precios muy competitivos, y probarás bocados tan apetitosos como el jamón de bellota  (la región tiene más de millón y medio de hectáreas de dehesas), Torta del Casar, migas extremeñas… así como sus (poco light) dulces.

A Cáceres apetece ir siempre, pero si es en verano lo más recomendable es que el hotel tenga piscina para remojarse antes o después de la ruta urbana. Tranquila y a cinco minutos en coche del centro medieval de la ciudad, el  Barceló Cáceres V Centenario tiene una rodeada de jardines. Estando aquí no querrás que pasen los días.

Huelva

puente de agosto cartagena

A menos de 60 kilómetros de la capital está una de las joyas de la Costa de la Luz: Isla Cristina. Y es que este pueblo marinero rodeado de dunas y pinares está formado por una sucesión de kilómetros de playas de diferentes características: familiares, más salvajes o naturales, urbanas… pero todas con un gran valor ecológico. Aquí, y por supuesto frente al mar, te espera el hotel Occidental Isla Cristina, donde podrás elegir entre una habitación en régimen de todo incluido para olvidarte de cualquier obligación, o un apartamento en el que pasar estos días en familia.

Pero Isla Cristina es más que playas. Sus marismas, protegidas desde finales de los 80 al ser declaradas Paraje Natural, albergan unas 140 especies de aves, entre ellas flamencos, gaviotas o pagazas que se pueden ver mientras  se da un paseo por la Vía Verde Litoral. Pero si lo que uno quiere ver es una especie de camaleón único en Andalucía tendrá que recorrer la Ruta del Camaleón, un sendero con una gran diversidad biológica que va del espigón de Isla Cristina, pasando por el Parque Litoral, hasta llegar a Islantilla.

Termina el día dándote un homenaje gastronómico, pues otro de los valores de la zona es su rica cocina a base de marisco fresco cocinado de mil maneras: a la brasa, frito, en guisos, raciones, tapas, ensaladas… Sea como sea, prueba cuantas recetas puedas, porque te gustarán todas.

Fuerteventura

puente de agosto aguilas

Entre sus 150 kilómetros de playas y los iones negativos de su brisa marina, la isla es naturaleza en estado puro llena de paisajes protegidos o parques naturales donde el visitante disfrutará con el simple hecho de admirar el lugar. Uno de ellos es el de Corralejo, al norte de la isla (muy cerca del hotel Barceló Corralejo Bay – Adults only), y que aguarda un paraje muy peculiar de gran interés para los científicos porque allí conviven especies endémicas protegidas y amenazadas; o el monumento natural de montaña Tindaya, uno de los puntos más característicos de la geomorfología majorera y visible desde muchos puntos del norte de Fuerteventura.

Aun tomando como referencia el norte de la isla, quedarse con una sola playa es imposible, pues por un motivo u otro, todas tienen su encanto y son perfectas para tomar el sol, descansar, pasear, hacer deporte…Por ejemplo,lLa Caleta del Marrajo, 210 metros de arena blanca, destaca por ser de las más vírgenes; la Del moro porque aquí puedes practicar deportes acuáticos; o la de Corralejo Viejo por ser de las más urbanas. Escojas la que escojas, disfrútala, porque agosto pasa volando y hasta el año que viene… no vuelve.