Menú

Cerrar

¿Dónde quieres ir?
1 2
Descuentos
Compara
¡Comienza a comparar!
Haz clic en “Compara” para comparar las diferencias entre 2 o más hoteles.
Mapa
Compara
Compara
Ver más
0/3 hoteles seleccionados para comparar
Compara hasta 3 hoteles y reserva el que mejor se adapte a tus necesidades

Los turistas que elijan los hoteles de Santo Domingo se verán inmersos en la fascinante historia de la República Dominicana, un país que comparte la isla de La Española con Haití. Santo Domingo es la ciudad europea más antigua de América, y no hay que olvidar que se trata de un destino turístico del Caribe. Los viajeros que decidan visitarla descubrirán en ella hoteles de lujo con instalaciones de primera clase, elegantes comedores y una glamurosa vida nocturna. Santo Domingo es también una ciudad llena de historia. Su Zona Colonial fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en reconocimiento a su lista de primicias históricas sin igual: la primera catedral del Nuevo Mundo, la primera fortaleza, la primera universidad, el primer palacio y el primer monasterio. Es también una ciudad de contrastes, donde un horizonte de modernos rascacielos se alza junto a pequeños edificios que datan del siglo XV. Si a todo esto le sumamos que da acceso a algunas de las mejores playas del mundo, no hay duda de que Santo Domingo es un destino de vacaciones muy apetecible.

Alojamiento en Santo Domingo, República Dominicana

Los hoteles en Santo Domingo incluyen lo necesario para una estancia confortable: habitaciones con Wi-Fi, restaurantes, piscinas y personal de servicio capaz de organizar excursiones a los principales lugares de interés. El primer punto en la agenda de muchos visitantes es un paseo por la Zona Colonial. El recorrido comienza en la Catedral Primada de América, con su brillante fachada de oro en tonos coral. En su interior, techos abovedados y arcos románicos se elevan a gran altura. Sin duda merece la pena visitar sus 14 capillas. En la confluencia del río Ozama y el Caribe, la Fortaleza Ozama es la estructura militar más antigua del Nuevo Mundo. Su torre de piedra rematada con robustas almenas se alza como un recordatorio de la historia de los invasores de la República Dominicana. España, Francia, Inglaterra, Haití y los Estados Unidos han izado la bandera aquí. Subiendo a la parte superior de la misma, se obtienen unas vistas impresionantes del río y del mar.

El Museo de las Casas Reales es un edificio renacentista que alberga una gran cantidad de objetos, tales como tesoros de galeones españoles hundidos, armas y objetos indígenas taínos. Es de visita obligada en la Zona Colonial. El Museo Alcázar de Colón fue una vez el hogar del hijo de Cristóbal Colón. Su reconstrucción es una obra maestra del rigor histórico. En él pueden verse objetos que pertenecieron a la familia de Colón, entre ellos una cama con dosel de madera tallada. La Calle El Conde es la calle peatonal de la zona situada entre la catedral y el Parque Independencia. Es el lugar ideal para descansar, tomar un café o comprar ámbar, cerámicas, textiles y plata en los mercados tradicionales.

Después de absorber tanta historia, la mayoría de turistas optan por relajarse en la playa o en las piscinas de sus hoteles en Santo Domingo. Un vaso de ron local y una cena que incluya platos regionales como el sancocho, el estofado de carne, la yuca y el plátano es el remate perfecto para un día de visitas turísticas.