Mario Casas: ruta de cine por Huesca en su rodaje 'Bajo la piel del lobo'
LECTURA

Mario Casas se pierde en los paisajes de Huesca...

Mario Casas se pierde en los paisajes de Huesca en ‘Bajo la piel del lobo’

Iba a nacer como documental y, aunque esa idea se quedó por el camino, parte de la esencia se quedó. ‘Bajo la piel del lobo’, la película de Samu Fuentes que se estrena este viernes 9 de marzo, narra la historia de Martinón, un trampero interpretado por Mario Casas que vive aislado en la montaña y solo baja al pueblo en primavera para vender las pieles de los lobos que caza.

Precisamente por ese carácter inicial de documental que se planteó –Fuentes, el director ya tiene en su haber varios filmes de este tipo-, la importancia de la fotografía es abrumadora en esta película. Fuentes grabó largas secuencias sin prácticamente sonido alguno en el que la imagen cuenta la historia por si sola. Los impresionantes paisajes de montaña que aparecen en ‘Bajo la piel del lobo’ pertenecen a Huesca y Asturias.

Mario Casas: Películas que encierran retos, como ‘Bajo la piel del lobo’, rodada en Huesca

Más concretamente en la comarca del  Sobrarbe (Huesca), allí se encuentra el pueblo abandonado de Muro de Bellos dónde tuvo lugar gran parte del rodaje, y también el precioso hotel Barceló Monasterio de Boltaña, ubicado en un antiguo monasterio del Siglo XVII, que dista tan sólo a 7 kilómetros de muchas de las localizaciones donde se llevaron a cabo las grabaciones. Así que si te estás planteando una escapada a la montaña ¿qué mejor que seguir la ruta de esta nueva película?

Lo primero, como no, sería visitar Muro de Bellos, llamado Auzal en la ficción. Este pueblo deshabitado que se encuentra sobre un cerro está situado en la confluencia de los ríos Bellós y Cinca lo que hace que posea unas vistas inigualables de los Pirineos.

Huesca: Turismo y cine en una ruta tras las huellas de Mario Casas en su último rodaje

El pueblo tiene exactamente ocho viviendas, la gran mayoría de ellas edificadas alrededor de una pequeña plaza, en la que aún resiste un monolito con una cruz y una acacia. Hasta 2002 vivían en el pueblo dos hermanos, sus últimos moradores. Además de pasear por las calles desiertas del pueblo, contemplar las antiguas viviendas, algunas ya muy deterioradas, e imaginar los bailes en la plaza del pueblo cuando llegaban las fiestas patronales, se puede visitar la Iglesia, que aún conserva parte de sus paredes azules y su pila bautismal.

Desde el campanario, la vista de la Peña Montañesa es espectacular, al igual que la que ofrece el pequeño cementerio, con el pueblo de Escalona a sus pies. Definitivamente, es un pueblo con mucho encanto que hay que ver en Huesca.

Hacer una ruta de cine por esta zona, imaginando a los protagonistas de la película y dejándose embriagar por un paisaje arrebatador es una experiencia única. Y después del paseo y de conocer la zona, ¿qué mejor manera de seguir la ruta de la película que alojarte en el mismo hotel que Mario Casas, Irene Escolar, Ruth Díaz, Kandido Uranga o Josean Bengoetxea?.

 

View this post on Instagram

????‍♂️ @sr_toni_

A post shared by Mario Casas (@mario_houses) on

El hotel Barceló Monasterio de Boltaña ha sido el remanso de paz de los protagonistas de esta película. Puedes relajarte en su espectacular spa de fin de semana con vistas al Río Ar,  degustar la excelente gastronomía de su restaurante a la carta Marbore, pasear por el antiguo claustro y disfrutar de cualquiera de sus rincones decorados con un armonioso estilo oriental. Y como no, en sus preciosas habitaciones te sentirás como el protagonista de la mejor película. Además, podrás llevar a cabo distintas actividades por la zona; desde visitar el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido hasta hacer bici de montaña, pasando por practicar escalada y hacer esquí de fondo en temporada.