Viajes a Mallorca: Turismo y qué ver en escapadas de fin de semana
LECTURA

Viajes a Mallorca, por qué debes visitar la isl...

Viajes a Mallorca, por qué debes visitar la isla en otoño o invierno

Mallorca es uno de los mejores destinos para viajar en otoño o invierno. Es posible que te llame la atención esta afirmación porque eres de los que crea que los viajes a Mallorca son solo playa y fiesta y fuera de la época estival la isla no tenga nada que ofrecer. Si es así, necesitas seguir leyendo para descubrir que la hermana mayor de las Islas Baleares es una opción perfecta para alguna de esas escapadas de fin de semana que tanto apetecen cuando llega el frío. Sigue leyendo y prepárate para reservar tu próximo fin de semana en Mallorca.

Viajar en otoño o invierno: Escapadas de fin de semana a Palma, un lugar especial donde viajar

La capital de la isla, Palma, bien merece una visita detenida. Empezando por su catedral, imagen omnipresente de la ciudad y conocida por los locales como La Seu, que se asoma al mar con su impresionante estilo gótico y presume de poseer uno de los rosetones góticos más grandes del mundo, concretamente con un diámetro de casi 14 metros.

Además, si te estás planteando algunos viajes a Mallorca en noviembre tendrás un aliciente adicional, el espectáculo del ocho. Este curioso fenómeno tiene lugar solo en dos fechas, el 2 de febrero y el 11 de noviembre, cuando la luz del rosetón mayor se proyecta en la pared de enfrente, bajo el otro rosetón, formando un ocho, mitad luz, mitad vidrio.

La ruta de los faros, un imprescindible en tus viajes a Mallorca

Los viajes a Mallorca siempre tienen una clara influencia del mar. Si en verano son las playas las protagonistas, en otoño es la época de los faros. Mallorca cuenta con alguno de los más hermosos del Mediterráneo y visitarlos es una excusa espléndida para recorrer la isla.

Mallorca turismo: qué ver en Palma

El bellísimo faro de Formentor, en Mallorca

Uno de los más especiales es el de Formentor, ubicado en la bahía del mismo nombre y que, para construirse, necesitó que antes de hiciese la carretera que llevaría a su ubicación. Una serpenteante vía que, además de llevar al faro, pasa por diversos miradores con unas impresionantes vistas. Además de Formentor, puede visitarse el faro de Porto Pi, el segundo más antiguo de España que aún continúa funcionando; el de Cap Blanc, que ofrece unas impresionantes vistas especialmente al atardecer; el de Porto Colom, con sus características bandas horizontales; o el de Capdepera, desde el que puede contemplarse, en los días claros, la isla vecina de Menorca.

Qué ver en Mallorca, turismo por los pueblos del interior de la isla

Recorrer los pueblos de la sierra de Tramuntana es una experiencia inolvidable que no debe faltar en los viajes a Mallorca, especialmente si se viaja en otoño, cuando estos lugares tienen un ambiente especial. Alguno de los que no pueden faltar son Valldemossa, que enamoró al mismísimo Frederic Chopin; Deia, con sus espectaculares vistas;  Sóller, rodeado de naranjos; Capdepera, con su fortaleza medieval; o Pollença, uno de los pueblos con más personalidad que ver en Mallorca. Todo ello sin olvidar también el cercano Santuario de Lluc.

Qué ver en Mallorca

Una de las calles de Valldemossa, en Mallorca

Y si te quedas con ganas de más, tienes la opción de hacer una pequeña excursión de día a uno de los islotes deshabitados cercanos a Mallorca. Las mejores opciones, sin duda, son Cabrera o Dragonera, ambos declarados reservas naturales protegidas. La Dragonera ofrece diferentes rutas entre el embarcadero y los distintos faros de la isla, el de Tramontana, el faro viejo, y el de Llebeig. Por su parte, en la isla de Cabrera puede visitarse, entre otras cosas, el Castillo de Cabrera, el monumento a los prisioneros franceses o el museo.

Aunque uno de los lugares inigualables de esta zona es pararse junto a Sa Cova Blava (La cueva azul, en su traducción en español), una cueva a la que solo puede accederse por mar en la que, cuando la luz del sol entra y se refleja en las aguas, el techo se llena de una increíble paleta de azules que te hipnotizará.  Si te atreves, hasta podrás lanzarte al agua para sumergirte aún más en la experiencia. No te arrepentirás.