Cancún no es solo playa: Los 5 planes alternativos a la playa para noctámbulos
LECTURA

Cancún no es solo playa: 5 planes para noctámbu...

Cancún no es solo playa: 5 planes para noctámbulos

Es posible que si estás preparando un viaje a México, además de echar un vistazo a sus mejores playas, a los espectaculares cenotes que podrás visitar o a las ruinas mayas que te dejarán eclipsado, también busques planes nocturnos para disfrutar de la cara más festiva de México. Si eres de los que se activa al atardecer, cuando cae la noche, toma nota de estas propuestas para descubrir la otra cara del Caribe mexicano. Y es que en Cancún siempre hay tiempo para todo.

Si tú no duermes, disfruta de Cancún a bordo de una trajinera

Ir a México y no subirse a una trajinera es como visitar Venecia y no darse un paseo en góndola. Estas canoas o embarcaciones no suelen ser muy grandes, sin embargo, la fiesta que se puede llegar a montar en ellas es importante. Típicas de la zona de Xochimilco, al sur de Ciudad de México, inicialmente se usaban para transportar mercancías aunque ahora es muy habitual que se utilicen con fines turísticos, adornadas con flores al estilo mexicano.

Las trajineras en Cancún

Si visitas Cancún podrás recrear esta experiencia gracias a las diferentes compañías que organizan salidas nocturnas en las que además de cantar y entonar rancheras si tu tono de voz es potente, tendrás barra libre de tequila (no te vayas de allí sin haber aprendido a tomarlo como ellos), cervezas… y platos típicos de su cocina. Te gustaba el picante, ¿no?

En Cancún los parques temáticos también abren de noche

Seguro que alguna vez has estado en un parque de actividades a plena luz del día, pero ¿y de noche? Como para todo hay una primera vez, estrénate por todo lo alto en Xplor Fuego.

La luz de la luna y el fuego te acompañarán durante todo el recorrido por la jungla maya. ¿Qué harás? Tirarte en tirolina y ver, a tus pies, la selva iluminada; recorrer 350 metros nadando en un río de estalactitas; recorrer más de 5 kilómetros de naturaleza sin más luz que la de tu vehículo anfibio. Presta atención, porque pasarás por caminos con grutas, puentes colgantes y cuevas y recorrerás medio kilómetros de cavernas subterráneas en balsa rodeado de estactitas y estalagmitas.

Si aceptas el reto pasarán a recogerte por el hotel. La cena y las bebidas están incluidas.

Con linternas bajo el agua en Cancún

Igual que las ciudades lucen diferente de día que de noche, y las calles se llenan de otros personajes, el mar es otro cuando no hay sol, pues la única luz que iluminará el el agua será la que lleves incorporada en tu equipo.

Con todos los sentidos puestos en la inmersión para no perderse ni los colores ni las especies marinas, podrás bucear en el arrecife de Manchones a una profundidad de 40 pies. Observarás pulpos, langostas y anguilas morenas en su hábitat natural.

Coco bongo de Cancún

No es Ibiza, es Coco Bongo en Cancún

Quien haya pasado al menos una noche de fiesta en la isla pitiusa sabrá de qué hablamos. Macrodiscoteca, acróbatas que podrían salir perfectamente de un circo, cantantes, bailarines capaces de hacer virguerías en un escenario de un metro cuadrado y gente. Mucha, mucha gente.

Coco Bongo Cancún se presenta como la discoteca más popular de México. A unos pocos metros de la zona hotelera, es imposible no divisarla, ya entenderás el porqué. Además de bailar como si no hubiera un mañana animado por todos los estímulos del entorno, la entrada ofrece barra libre (a partir de 70$ con express pass para no hacer cola). Entre cóctel y cóctel no te olvides de mirar a izquierda y derecha, pues nunca sabes de dónde van a salir los saltimbanquis.

Tras la fiesta en Cancún, un poco de calma no viene mal

Como hemos dicho, hay tiempo para todo, y descansar tras haber salido de fiesta o haber estado cinco horas practicando deporte en plena noche es, más que necesario, obligatorio. Si lo que te apetece es despreocuparte y no llevar la cartera encima, sino la mítica pulsera sinónimo de ‘Todo incluido’, los hoteles Occidental Tucancún y Occidental Costa Cancún  son lo que estabas buscando en tu viaje a Cancún. En el primero, a pie de la playa, con vistas a la laguna Nichupté -de más de 3.000 hectáreas, y donde puedes nadar o recorrerla en lancha- y junto a la zona arquitectónica El Rey -unas ruinas mayas perfectamente conservadas-, cogerás fuerzas para el siguiente plan, ya sea de día o de noche. Nuestro consejo es que pruebes las tumbonas sumergidas dentro de la piscina. Ya entenderás por qué.

Amanecer en Cancún

El segundo, en el famoso Boulevard Kukulcán, y frente a la Playa Linda, destaca por su gastronomía. A los cuatro restaurantes de comida local e internacional se suman dos bares, uno con música en directo abierto más de la mitad del día y el otro, en la playa, para disfrutar de las vistas con un cóctel en la mano.

Y si tras la actividad nocturna necesitas un buen spa o incluso masajes para destensar los músculos, cuenta con ello, pues ambos hoteles están equipados para que no te falte nada.