Islas desiertas donde viajar para unas vacaciones únicas
LECTURA

Islas desiertas donde viajar y olvidarte del mundo

Islas desiertas donde viajar y olvidarte del mundo

Aunque no lo creas, aún existen en el mundo lugares en los que es posible no encontrarse a absolutamente nadie. Pueden sonar a cuentos de niños pero las islas de las novelas en las que no hay ni un alma no solo existen sino que además no son precisamente pocas y algunas se pueden visitar. Así que si te estás pensando en escapar de todo seguramente estés fantaseando con ellas y con la idea de buscar islas desiertas donde viajar para olvidarte del mundo. Para ponértelo un poco más fácil aquí te presentamos algunas de estas islas paradisíacas que puedes visitar y creerte un pirata en busca de un tesoro enterrado.

Islas desiertas donde viajar y perderse

No se trata de un recurso literario. Aún hay miles de islas deshabitadas en el planeta y no todas son un islote de pocos metros cuadrados en medio del océano. Muchas islas desiertas son bellísimas pero la supervivencia allí se hace complicada, principalmente por falta de agua dulce, algo que crea una fortísima dependencia del exterior. Otras son reservas naturales por lo que la presencia del hombre ha sido directamente vetada. Sea como fuere, algunas son islas desiertas donde viajar es posible y permiten que, al menos durante un rato, se pueda disfrutar de su belleza y tranquilidad. Aunque eso sí, no te podrás quedar.

Isla de Lobos, una isla deshabitada en Canarias

Si buscas islas para ir de vacaciones en España, con 6 kilómetros cuadrados de superficie y casi 14 kilómetros de litoral, este islote situado al noreste de Fuerteventura, es visible desde la playa de Corralejo. Antes de que los pescadores las esquilmaran casi al completo, en la isla habitaban numerosas focas monje –también conocidas como lobos marinos, de ahí el nombre- , además de más de 100 especies diferentes de plantas y aves, lo que le ha valido su protección como Parque Natural en la superficie y como reserva submarina bajo el agua.

La isla estuvo habitada cuando se inició la construcción de faro de Punta Martiño, en el extremo norte de la isla, y, más tarde, por el farero y su familia. Hija de farero era Josefina Pla, poetisa y ensayista, que pasa por ser la ciudadana más ilustre de la isla, que hasta cuenta con su propia estatua. Sin embargo, desde 1968, el faro funciona automáticamente así que los descendientes de Antoñito el farero montaron el único bar de la isla, abierto únicamente en temporada. Si estás buscando islas desiertas donde viajar, por unos 15 euros, podrás visitar esta, a 15 minutos en ferry desde Corralejo.

Dokos, un viaje diferente para unas vacaciones en una isla desierta

Poblada por monjes ortodoxos y ovejas, esta pequeña isla del golfo Argo-Sarónico, junto al Peloponeso, tiene algo más de 13 kilómetros cuadrados. Tradicionalmente ha pasado desapercibida ya que, muy cerca, se encuentra la isla de Hidra, una maravilla turística que aún conserva cierto halo de misticismo ya que por ella no pueden circular vehículos y porque, según la mitología griega, era el escondite de la Hidra, el temible monstruo marino de varias cabezas.

vacaciones en una isla desierta

El encanto de Dokos se respira en cuanto de pisa esta isla desierta

La forma más sencilla de visitar Dokos es alquilando un barco y así poder recalar en las dos islas el tiempo que queramos. Uno de los mejores lugares para hacerlo es Thermisia, una pequeña localidad conocida por sus lugares históricos, sus playas y sus impresionantes vistas a ambas islas. ¡Disfruta de este viaje original!

Sisarga, las islas deshabitadas existen en Galicia

En realidad son tres islas; Sisarga Grande, Sisarga Chica y Malante a cuyo alrededor hay una serie de islotes como Chalreu y Xoceiro que forman las Islas Sisargas, todas ellas deshabitadas. Situadas en plena Costa da Morte, frente a Malpica de Bergantiños, tienen el honor de poseer uno de los faros más antiguos de la zona, que data nada menos que de 1853, además de una ermita dedicada a Santa Mariña que, según cuenta en los alrededores habitados, fue derruida por los ataques normandos.

islas donde viajar

Las Sisarga contienen todo el encanto de una isla desierta en la costa gallega

Gracias a su riqueza ornitológica, con una importante presencia de gaviotas sombrías, patiamarillas y tridáctila, las islas han sido declaradas Zona de Especial Protección para las Aves. Para visitarlas, hay que dirigirse en barco privado a Sisarga Grande, que cuenta con embarcadero y una pequeña playa en su zona sur. Desde allí surge un sendero de unos 2 kilómetros que llega hasta el faro y que proporciona una vista inolvidable. Si eliges las Sisarga como islas desiertas donde viajar, te aseguramos que tendrás unas vacaciones originales y muy especiales.

Isla del Coco, entre las mejores islas desiertas del mundo

Al igual que otras de las islas desiertas donde viajar que ofrece esta lista, Isla del Coco en Costa Rica solo cuenta con una población de científicos y guardas que vigilan sus 23 kilómetros cuadrados. No es para menos porque de las 235 especies de plantas identificadas, 70 son endémicas así como 64 tipos de insectos, dos tipos de lagartijas. Cuenta además con más de 200 tipos de peces y casi una veintena de corales diferentes, lo que ha convertido la isla en uno de los paraísos mundiales del buceo, con tiburones martillo, manta rayas o tiburones ballena, entre otros. Y como muestra, la opinión de uno de los exploradores marinos por excelencia, Jacques Cousteau, que la consideró “la isla más bella del mundo”.

islas desiertas donde viajar

La Isla del Coco es de las más auténticas islas desiertas que existen en el mundo

Para visitarla, eso sí, hay que invertir unas 30 horas en alguno de los ferrys que llegan hasta ella desde Puntarenas.

Scharhörn, ¿una isla desierta en Alemania?

Si sigues buscando islas desiertas donde viajar, Scharhörn, perteneciente desde 1969 al estado de Hamburgo y situada en la desembocadura del Elba, tiene 20 hectáreas de superficie y está completamente deshabitada salvo la visita ocasional de un guardia de aves y de las compañeras a las que cuida, como por ejemplo zancudas, anserinos, patos y gaviotas. La isla forma parte del Parque Nacional Mar de Wadden formado esencialmente por arena y lodos mixtos con arroyos superficiales y en el que habitan alrededor de 2.000 especies animales, entre ellas la foca común y la foca gris.

Junto a Scharhörn, a unos 6 kilómetros, se encuentra la isla de Neuwerk, con unos 3 kilómetros cuadrados y en la que viven apenas una docena de personas. Desde allí se pueden concertar excursiones para visitar el Parque Nacional, avistar aves y buscar el considerado como el oro del norte; el ámbar.

Isla Dragonera, la isla desierta de Baleares

Junto con los islotes de Es Pantaleu y La Mitjana, forma el Parque Natural de Sa Dragonera, con varias especies endémicas –como la lagartija Podarcis lilfordi giglioli, que tradicionalmente se asoció al nombre de la isla ya que aquí a las lagartijas las llaman dragones- y con una importante área de influencia marina. Es por eso que su única población está formada por científicos, guardas y voluntarios.

Dragonera es sin duda una isla desierta donde viajar ya que es visitable y permite que se explore la isla libremente, para lo que hay cuatro grandes rutas habilitadas. La primera, de 1,7 kilómetros, va desde el embarcadero hasta el Faro de Tramontana; la segunda, de 3,8 kilómetros, conecta el embarcadero con el faro viejo; la tercera, de 4,5 kilómetros, une el embarcadero con el faro de Llebeig y la cuarta, de 1,2 kilómetros, desde el embarcadero a la punta de Miranda.

islas deshabitadas

Dragonera es un Parque Natural y una impresionante isla desierta en Baleares

Para llegar hasta esta isla desierta, existe un ferry que parte desde Sant Elm, Mallorca, en un trayecto que dura aproximadamente unos 20 minutos y cuyo coste ronda los 25 euros.

Gotska Sandon, una isla desierta para un viaje de cine 

Con un impresionante paisaje de dunas, playas y bosques de pinos, esta isla de 36 kilómetros cuadrados está compuesta principalmente de arena y de ahí su nombre, que se traduce como “isla de arena gotlandesa”. Está completamente deshabitada salvo por una relevante colonia de focas grises y varios tipos de orquídeas.

Para llegar a ella, en verano, se organizan excursiones desde la cercana isla de Fårö, a unos 38 kilómetros, que tiene el honor de ser el lugar en el que vivió y murió el cineasta Ingmar Bergman y donde rodó su trilogía de Fårö formada por La hora del lobo, La vergüenza y La pasión de Ana.