¿Cuál es la mejor cerveza del mundo? ¿Qué marca?
LECTURA

¿Cuáles es la mejor cerveza del mundo?

¿Cuáles es la mejor cerveza del mundo?

La cerveza es, además de una de las bebidas más consumidas del mundo, el sello identificativo de muchos países. Desde el tipo pilsen que triunfa en países como Japón o República Checa, pasando por la clásica lager que forma parte del día a día de mexicanos, italianos, alemanes y españoles, hasta la británica ale. Ya sea elaborada con cebada o con trigo, solo con oír la palabra cerveza se levantan pasiones y, al igual que un himno o una bandera, marcan los gustos y la cultura de cada país. Pero ¿dónde está la mejor cerveza del mundo? Vamos a solventar esa pregunta que tantas veces nos hacemos y después hacer una ruta mundial por algunas de las mejores cerveza del mundo.

¿Cuál es la mejor cerveza del mundo 2021?

Aunque el refrán diga que “para gustos, los colores”, debería haber una versión que recogiera el “para gustos, las cervezas”. Así que nosotros vamos a ir a los expertos a que ellos nos digan cuál es la mejor cerveza del mundo. Según el prestigioso concurso World Beer Challenge, la mejor cerveza del mundo es española, concretamente la 1906 Reserva Especial, la 1906 Red Vintage y la cerveza Lager negra 1906 Black Coupage que lograron los 100 puntos posibles del ranking elaborado con las mejores cervezas del mundo en 2020.  

¿Dónde están las mejores cervezas del mundo?

– México, la cerveza Corona (Coronita en España) es todo un símbolo entre las cervezas mexicanas

La cerveza Corona Extra o simplemente Corona (o Coronita, como se llama en España), es una de las mejores cervezas del mundo no sólo por su sabor inconfundible y por ser una de las más refrescantes, sino porque encabeza el podio al ser la cerveza mexicana más vendida globalmente lo que la convierte en líder allí donde se toma. Presente en más de 160 países de todos los continentes, no por nada es casi una institución en lo que a bebida de cebada se refiere.

Nacida en la Ciudad de México en el año 1926, no fue hasta los años 80 cuando su expansión internacional se consolidó. Hoy en día esta cerveza mexicana clara y fina acompaña los mejores planes tanto de quienes disfrutan de unos tacos mexicanos como de unas tapas madrileñas. Lo que sin duda hace inconfundible a la cerveza Corona es la rodaja de limón sobre el borde de la botella. Existen numerosas teorías o leyendas de cómo comenzó esta costumbre: la primera cuenta que las antiguas chapas podían ensuciar de óxido el cristal de la botella y por ende la cerveza, con lo que un pequeño gajo de limón hacía las veces de “desinfectante”; otra de las teorías más sonadas sobre la reina de las cervezas mexicanas es que todo empezó en el legendario bar Cantina Hussong, ubicado en Baja California.

– República Checa, la Pilsner Urquell es la cerveza que más se bebe en Praga

Esta cerveza de la República Checa puede presumir de ser la primera cerveza pilsner de la historia, es decir, una cerveza elaborada a baja fermentación, con un color rubio bastante claro, casi traslúcido, y muy brillante. Su principal misión es refrescar por lo que son cervezas suaves, ligeras, con mucha burbuja y mucha espuma.

La cerveza Pilsner Urquell es un poco más agria que la mayoría de las pilsner y no es afrutada. Además, sabe más a malta debido a su maceración y tiene una graduación de 4,4º. Es sin duda una de las más conocidas cervezas del mundo y con casi 200 años de historia (fue creada en 1842 por el cervecero Josef Groll) es desde principios de siglo la cerveza más exportada de República Checa. No en vano, esta cerveza tiene su propio festival -el Pilsner Fest- y cuenta con su propio museo que cuenta con el edificio original de fermentación, situado muy cerca de la actual cervecera.

– Argentina, Quilmes, la más popular de las cervezas argentinas

La pasión por las marcas de cerveza cerveza (o fresca, como la llaman los argentinos) llegó a Argentina en 1888 de la mano de un empresario alemán, Otto Bemberg, que vio una oportunidad en el país de las empanadas y la carne de calidad. La cerveza Quilmes recibe su nombre por la ciudad homónima donde se instauró la primera fábrica cervecera.

La ciudad de Quilmes se hizo primordial a la hora de producir la cerveza argentina perfecta para el paladar local: gracias a la calidad de su agua y a la amplia red de ferrocarriles, una de las mejores cervezas pudo degustarse por todo el país, y más adelante, alrededor del mundo. La joya de las cervezas argentinas está preparada siguiendo la receta original, a partir de cebada, lúpulo y levadura, lo que la convierte en una cerveza fácil de tomar: ligera, clara y perfecta para tomar con un aperitivo.

– Alemania, la Krombacher es la mejor cerveza del mundo para los alemanes

La Krombacher es la cerveza más bebida en Alemania,  el segundo país que consume más cerveza por detrás de República Checa. Esta cerveza alemana procede del distrito de Kreuztal, en Renania del Norte-Westfalia. Su origen se remonta a 1803 y aunque su versión pilsen tradicional es una de las más conocidas y consumidas en su país de origen, lo cierto es que cuenta con otras muchas variedades como una cerveza de trigo, una cerveza oscura y un “Radler”, mezclado con refresco con sabor a limón.

Además de la Krombacher, en Alemania se consume también la Paulaner, otra marca que se encuentra entre la mejor cerveza del mundo y es bastante conocida fuera de las fronteras germanas especialmente por su patrocinio al Bayern Múnich y por el Oktoberfest. Producida en Múnich desde 1789, su nombre viene de la orden religiosa de los Mínimos, que fabricaban cerveza para consumo propio y que fue creada por San Francisco de Paula.

– República Dominicana, la cerveza Presidente es una favorita entre las cervezas internacionales

En República Dominicana no sólo se disfruta de la naturaleza, las playas kilométricas y su gente. También se disfruta (y mucho) de su cerveza, la Presidente. Esta cerveza se ha convertido en la bebida de cebada insignia de todo el Caribe, y su fábrica principal tiene sede en el malecón de Santo Domingo.

Como curiosidad, esta marca de cerveza, ahora rubia, comenzó sus andaduras por las tierras dominicanas como una cerveza oscura y de sabores fuertes, que no fue del agrado de todos. Diez años después la compañía de cerveza Presidente optó por la que es ahora su referente: el modelo pilsen: más suave, con menor graduación alcohólica y que se disfruta mucho más bien fría. La mejor bebida para disfrutar en las playas de República Dominicana.